Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Palmarés de la XXIII edición de los premios del cine checo

    The snake brothers

    Aún queda lejos el Festival de Karlovy Vary, el rey cinematográfico del julio europeo. De allí parten los mejores productos facturados en la nación checa. Algo que corroboran sus premios anuales, los Czech Lions, que este año han galardonado al filme más relevante presentado en las tierras de Karlsbad. Huelga decir que el país centroeuropeo está a años luz de su relevancia de antaño (años 70 y 80) y que sus filmes no se descuelgan de su idiosincrasia: drama estereotipado y humor ingenuo. Así podríamos definir al 98% de las integrantes del cuadro de honor de los Czech Lions. Se sale, no por mucho, de la norma, su ganadora, Snake Brothers, una comedia dramática sobre la peripecias de dos hermanos en una zona deprimida del extrarradio praguense. Una película donde destaca Kryštof Hádek, Globo de Plata en el KVIFF y que anoche, en una gala celebrada en la capital, se impuso en el apartado de mejor actor secundario. A continuación, el resto de vencedores.

    Mejor película: The Snake Brothers de Jan Prušinovský.
    Mejor documental: Lean a Ladder Against Heaven de Jana Ševčíková.
    Mejor director: Jan Prušinovský por The Snake Brothers.
    Mejor actriz: Alena Mihulová por Home Care.
    Mejor actor: Matěj Hádek por The Snake Brothers.
    Mejor actriz secundaria: Lucie Žáčková por The Snake Brothers.
    Mejor actor secundario: Kryštof Hádek por The Snake Brothers.
    Mejor guion: Petr Zelenka por Lost in Munich.
    Mejor fotografía: Petr Koblovský por The Snake Brothers.
    Mejor montaje: Vladimír Barák por Lost in Munich.
    Mejor sonido: Christoph de la Chevallerie por Schmitke.
    Mejor música: Johannes Repka por Schmitke.
    Mejor diseño de producción: Ondřej Mašek, Peter Čanecký por Seven Ravens.
    Mejor vestuario: Kateřina Štefková por Seven Ravens.
    Mejor maquillaje: Juraj Steiner por Seven Ravens.
    Premio del público: The Snake Brothers de Jan Prušinovský.
    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]