Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Las 10 mejores películas de la 66ª edición de la Berlinale

    L'avenir

    De vuelta a casa y con todos los premios ya repartidos, toca hacer balance de la 66ª edición del Festival de Cine de Berlín. Echando la vista atrás, detectamos varios temas que han jugado un papel protagonista este año. En primer lugar, la reivindicación de la mujer, ya no solo como autora y cineasta (Mia Hansen-Løve se alzó con el premio a la mejor dirección), sino también como fuente de historias. Son diversas las películas con una clara lectura feminista, aunque su mensaje no lo griten a los cuatro vientos. No les hace falta, su poder narrativo y su sutileza en muchos casos sustituyen cualquier subrayado. Así, cintas de la sección oficial como L’avenir, de Mia Hansen-Løve, United States of Love, de Tomasz Wasilewski o 24 Wochen, de Anne Zohra Berrached, ponen el foco en conflictos femeninos en los que la reafirmación de género formaba parte intrínseca de su ruptura o sometimiento con los cánones establecidos. Pero la situación sociopolítica actual también ha tenido gran importancia, hecho que salta a la vista si tenemos en cuenta los ganadores del Oso de Oro y el Gran Premio del Jurado. Además de Fuocoammare, de Gianfranco Rosi, otras cintas como la china Wu Tu, de Fan Jian, o Yarden , de Máns Mánsson, tienen una clara lectura de denuncia y visualización de las crisis. Documentales y ficciones que reinciden en el hecho que, aunque afecten a distintos colectivos en distintos territorios, sus consecuencias son devastadores para el común de los mortales. Y, finalmente, como todos los años, la temática gay tiene un papel central en el festival. Siendo una de las capitales gay friendly del mundo, Berlín celebraba los 30 años del Teddy Award, reconocimiento para la mejor película de esta temática en cualquier sección. Este año ha recaído en la alemana Kater, de Händi Klaus. Y es que en la Berlinale el activismo tiene más fuerza que el glamour. Sin olvidar la parte artística intrínseca del cine, el de Berlín es el festival donde el cine como arma estética capaz de remover conciencias mediante un discurso comprometido adquiere la importancia que se merece. Pese a todo ello, en líneas generales, esta edición nos deja un sabor agridulce. Conforme ha ido avanzado el festival, nos han faltado esas dos o tres películas de consenso más o menos indiscutible. En cambio, hemos visto unas pocas películas notables y un sinfín que se han quedado a medio camino, a falta de un empujón que las lleve más allá de la corrección o el interés a medio gas. Y luego está Lav Díaz, a quien más que un empujón le hacen falta unas buenas tijeras. Sus 8 horas de película han marcado el festival y muchas conversaciones. Sin duda, esta edición será recordada por la maratoniana jornada del jueves cuando se presentó el filme. Pero anécdotas aparte, la sensación en muchos casos ha sido de un «quiero y no puedo» que ha llevado a muchos a considerar esta Berlinale como una de las más grises que se recuerden.

    Esto ha sido todo por nuestra parte. A continuación, las 10 películas que para nuestro equipo desplazado a Berlín (Luís Forero, Gonzalo Espinosa y Víctor Blanes) han destacado entre la inabarcable oferta de cada sección. El año que viene, más y mejor.

    L'avenir

    1| L'avenir, Mia Hansen-Løve (Francia, Alemania).


    Death in Sarajevo

    2| Mort à Sarajevo, Danis Tanović (Francia, Bosnia y Herzegovina).


    Fuocoammare

    3| Fuocoammare, Gianfranco Rosi (Italia, Francia).


    United States of Love

    4| United States of Love, Tomasz Wasilewski (Polonia, Suecia).


    Hedi

    5| Hedi, Mohamed Ben Attia (Túnez, Bélgica, Francia).



    Zero Days

    6| Zero Days, Alex Gibney (Estados Unidos).


    La comuna

    7| Kollektivet, Thomas Vinterberg (Dinamarca, Suecia, Holanda).


    Sand Storm

    8| Sand Storm, Elite Zexer (Israel).


    Kate plays Christine

    9| Kate plays Christine, Robert Greene (Estados Unidos).


    A quiet passion

    10| A quiet passion, Terence Davies (Gran Bretaña, Bélgica).


    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]