Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    'The here after', de Magnus Van Horn, mejor película sueca del 2015

    The here after

    Este fin de semana se ha celebrado la 51ª edición de los Premios Guldbagge, los galardones que el Instituto Sueco concede de forma anual a las producciones del país escandinavo. Esta entrega ha corroborado el lavado de cara de la industria del país nórdico. Los tres filmes que han acaparado los premios son debuts, y los tres han tenido un dilatado recorrido internacional. El de The here after (elegida en nuestro top 10 de mejores películas inéditas en España), coproducción con Polonia ganadora de los entorchados a mejor película, dirección y actor secundario, comenzó en Cannes. La ópera prima de Magnus Van Horn fue uno de los largometrajes más destacados de la Quincena de Realizadores. Tras la riviera gala, Karlovy Vary (crítica) y Donostia. Precisamente, en la sección de Nuevos Directores pasó Peter Grönlund con Drifters (crítica), que ha obtenido hasta 5 Guldbaggen (denominación en sueco del premio). A diferencia de la vencedora, un notable ejercicio de intriga juvenil, la película de Peter Grönlund navega en los caminos del feísmo para arribar en la nada más absoluta. La tercera en discordia es Flocken, con tres laureles, que tuvo su premiere en la sección Generation de la Berlinale. Otro thriller con adolescentes como protagonistas inédito en Europa.

    Mejor película: The here after, de Magnus Van Horn.
    Mejor director: Magnus Van Horn por The here after.
    Mejor actriz: Malin Levanon por Drifters.
    Mejor actor: Rolf Lassgård por Ove i En man som heter Ove.
    Mejor actriz secundaria: Eva Melander por Flocken.
    Mejor actor secundario: Mats Blomgren por The here after.
    Mejor guion: Peter Grönlund por Drifters.
    Mejor fotografía: Gösta Reiland por Flocken.
    Mejor montaje: Kristofer Nordin por Drifters.
    Mejor vestuario: Mia Andersson por Drifters.
    Mejor diseño de sonido: Andreas Franck por Den perfekta stöten.
    Mejor maquillaje: Eva von Bahr y Love Larson por Ove i En man som heter Ove.
    Mejor música: Lisa Holmqvist por Flocken.
    Mejor escenografía: Kajsa Severin por Drifters.
    Mejores efectos visuales: Stella Nostra.
    Mejor documental: Förvaret de Anna Persson y Shaon Chakraborty.
    Mejor cortometraje: Kung Fury de David Sandberg.
    Mejor filme extranjero: Leviatán de Andrei Zvyagintsev (Rusia).
    Guldbagge Honorífico: Birgitta Andersson.

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]