Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Caleidos | ★ por David Bowie & Johan Reneck

    Young David Bowie

    Blackstar es el primer single de su último disco homónimo. El cortometraje-videoclip está creado por Johan Reneck, uno de los directores regulares de Breaking Bad.

    Hemos quedado huérfanos de David Bowie, uno de los intérpretes y compositores de pop-rock más queridos, y que más ha influenciado, en las últimas décadas. Se le recordará por sus álbumes de los años 70, por The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972) y por Low (1977), o por temas como “Space Oddity” (1969), “Life on Mars” (1971) o “Ashes to Ashes” (1980). Pero, sobre todo, David Robert Jones será recordado por haber sido un artista nato de inagotable talento que, como Andy Warhol, supo entender como pocos el mundo en el que vivía, la paulatina transmutación del creador en histrión en una realidad donde la fama dependía menos del genio que de la habilidad para mostrarlo. No en vano, Bowie desarrolló también una carrera como actor, dejando en la retina de varias generaciones sus emblemáticas apariciones en El ansia (1983) de Tony Scott, Feliz Navidad, Mr. Lawrence (1983) de Nagisa Ôshima, Dentro del laberinto (1986) de Jim Henson, La última tentación de Cristo (1988) de Martin Scorsese o Basquiat (1996) de Julian Schnabel. Y es que este creador polifacético encarnó como pocos la figura de la estrella contemporánea, esa que Dan Graham catalogó, no sin cierta ironía, como la sublimación de los impulsos de una masa sumida en el inmenso escaparate de los medios de comunicación; en definitiva, los nuevos dioses de una sociedad materialista, superficial y efímera. Siempre reinventándose a sí mismo, heredero de una belleza y elegancia masculinas nacida con el dandismo burgués, inquieto, exhibicionista y brillante, tan contradictorio como solamente pudo haberlo sido un personaje público en el tránsito de nuestros siglos XX y XXI, muere, en fin, un ser humano que devino mucho más que el padre de algunas de las canciones más memorables y hermosas de nuestra época, al convertirse, ya de aquí a la eternidad, en un auténtico icono pop.

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]