Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Stockholm Film Festival 2015 | De familias disfuncionales

    Skandia

    Tras unos días nublados, el sol ha llegado a la capital sueca. Y, con él, el inicio de las competiciones oficiales del festival. Estocolmo es un gran centro cultural y su certamen de cine se convierte en un evento de gran aceptación para sus habitantes. El carácter y la organización nórdica están muy presentes: las colas son moderadas y todo el mundo espera diligentemente. Durante el día de hoy se han programado 34 películas en ocho complejos cinematográficos distintos de la ciudad. Por nuestra parte, hemos podido disfrutar de tres filmes de sección oficial, dos en la categoría de ficción y un documental: Louder than Bombs de Joachim Trier; Neon Bull de Gabriel Mascaro; y The Wolfpack de Crystal Moselle. Tres notables obras que nos trasladan una reflexión sobre familias, relaciones disfuncionales, miedos, tabúes y secretos.

    Louder than bombs (Joachim Trier, Noruega, Francia, Dinamarca - Official competition) [70/100]

    Joachim Trier retorna tras ese éxito progresivo titulado Oslo, 31 de agosto. Después de su paso por Cannes (donde se estrenó en el máximo apartado), Múnich y Haugesund, arriba a Estocolmo, donde ya consiguiera reconocimientos en anteriores ediciones. En esta ocasión, rueda en inglés con un reparto internacional conformado por Isabelle Huppert, Gabriel Byrne, Jesse Eisenberg, Amy Ryan, David Strathairn y el joven Devin Druid, que, lejos de convertirse en una lucha de egos o actores desaprovechados, consiguen brillar todos a idéntica altura. Louder than Bombs nos cuenta la historia de una fotógrafa de guerra que, tras retirarse para estar con su marido y sus dos hijos, pierde la motivación vital y se suicida en un accidente de tráfico. Años más tarde, y justo cuando un museo decide dedicarle una retrospectiva, los miembros de la familia siguen luchando con el pasado. El filme parte de un tema recurrente y mil veces explorado para realizar un objetivo análisis de un núcleo familiar en crisis. Un conflicto encubierto cuya catarsis explota en silencio. Su mayor logro es dibujar con todo lujo de detalles a los cuatro personajes que forman esa familia y sus interrelaciones. La, a veces, caótica estructura, introduciendo muchos flashbacks de corta duración, lejos de complicar la comprensión, ayuda a desarrollar todas las subtramas. Tras un maduro desarrollo, se echa de menos una resolución más valiente y trabajada. Pese a ello, las sensaciones que deja el nuevo paso en la carrera de Trier son más que positivas.

    Neon bull (Gabriel Mascaro, Brasil, Uruguay, Holanda - Official competition) [80/100]

    Gabriel Mascaro, con experiencia previa en el campo documental y en el video-arte, presentó en el Sture Biograf su segunda ficción tras Ventos de Agosto: Boi Neon (Neon Bull). Cuatro años tardó su director en ver el resultado de su idea después de luchar para conseguir el dinero necesario para su producción. Tras el esfuerzo, han llegado éxitos y premios en festivales como Venecia, Río y Toronto. El filme retrata a una familia de transhumantes que preparan toros para rodeos en la Brasil más profunda; un grupo formado por tres hombres solitarios y una madre soltera con una hija de unos nueve años. Mascaro plantea con una mirada extremadamente naturalista un juego de contrastes. La realidad que viven sus personajes embiste a los sueños por los que luchan, a pesar de ser, y en la mayoría de casos saberse, inalcanzables. La belleza de las imágenes choca con la aridez del polvoriento y decadente paisaje. Así como la masculinidad del trabajo físico con esa sensibilidad femenina de Irimar, el protagonista, y su amor por confeccionar vestidos. El cineasta brasileño arriesga, por suerte, con planos largos para mostrar acciones que pueden parecer, a priori, banales para definir el carácter de cada uno de ellos. Un planteamiento acertado que marca el relieve emocional de tan peculiares sujetos. Neon Bull es una cinta sugerente que nos lleva a un territorio insólito a nivel cinematográfico a través de unos personajes, interpretados por una mezcla entre actores profesionales y amateurs, que luchan por huir de su realidad y, simplemente, soñar.

    The Wolfpack (Crystal Moselle, USA - Documentary competition) [72/100]

    Tras su exitoso estreno en Sundance y Edimburgo, llevándose en ambos el máximo galardón a mejor documental, The Wolfpack, ópera prima de Crystal Moselle, se proyectó en Estocolmo dejando muy buenas impresiones. El largometraje nos acerca la historia de la familia Angulo. Bhagavan, Govinda, Jagadisa, Krsna y Mukunda son cinco hermanos con edades entre los 12 y 18 años que viven en un apartamento en Lower East Side del que sus padres solo les permiten salir una vez al año, si tienen suerte. Para sobrevivir, encuentran en el cine una ventana para escapar de esas claustrofóbicas cuatro paredes; pero no solo con su visionado, también en las representaciones caseras de sus películas preferidas. De hecho, el filme se gana al público desde el minuto uno con una divertidísima versión de Reservoir Dogs registrada en videos. A partir de ahí, se van desmenuzando las particularidades de una familia controlada por el silencio y la parálisis vital: los hermanos asustados por la figura paterna; y los padres atemorizados porque la realidad rompa las expectativas de sus vástagos. Aun con ello, el documental, busca con honestidad y cercanía el lado más optimista sin obviar la parte más sensible de la historia. Eso sí, surge la duda ante el protagonismo de la cámara, un miembro más del linaje: ¿Hasta que punto la historia contada es real? ¿cómo influyo la presencia del equipo de realización en el devenir de los Angulo? The Wolfpack es una película amable y simpática que, empero, deja muchas más preguntas que respuestas bajo su caótica estructura de reinterpretaciones, videos caseros y comentarios directos a la cámara y al espectador.
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]