Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | The sky trembles and the Earth is afraid and the two eyes are not brothers

    The sky trembles and the Earth is afraid and the two eyes are not brothers

    El viaje

    crítica de The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers (Ben Rivers, Reino Unido, 2015).

    La nueva película de Ben Rivers es lo más parecido a un viaje narrativo a través de las múltiples capas y significados del cine. Con parte de la cinta inspirada en un cuento de Paul Bowles, de quien también procede el largo título de la cinta, The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers es una obra misteriosa, con un punto críptico que en lugar de hacerla más opaca la hace más interesante. El filme se va desplegando sobre sí mismo, y cada nueva dirección que adopta transforma su sentido. Lo que al principio parece ser un documental sobre el rodaje en Marruecos del próximo trabajo de Oliver Laxe, Las Mimosas, transmuta en una ficción tortuosa y tribal. ¿Dónde termina la vertiente documental y empieza la ficción? ¿Existe frontera? Puede que el híbrido que crea Rivers no necesite definición o etiqueta. O puede que llamarlo “híbrido” ya sea un error en sí mismo, al presuponer que hay dos elementos, el documental y la ficción, y desechar así la idea de que se trate de una unidad de experimentación fílmica donde se eliminan los límites del género para producir una película singular, única en su especie, que evoca numerosas interpretaciones.

    «The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers es, ante todo, una experiencia intelectual y sensorial a la que hay que entregarse haciéndose todas estas preguntas, pero sin obsesionarse demasiado en las respuestas: una invitación en toda regla a simplemente dejarse llevar».


    El único elemento que se mantiene constante durante toda la película es el paisaje. La excelente fotografía sabe sacar partido a la Cordillera del Atlas marroquí, pero no nos la muestra en forma de postal, sino como el hábitat de una serie de gentes que intentan encajar su humanidad en la inmensidad del paisaje. Sus voces, ecos que retumban entre los riscos, se amoldan a una forma de vivir áspera y dura en la que las tradiciones más ancestrales han perdurado. En la primera parte de la cinta, Rivers parece reflexionar sobre cómo el cine se acerca a estas maneras de vivir desde un modo un tanto paternalista. Una especie de «colonialismo» fílmico que nos lleva a retratar a través de la ficción filtrada en nuestros ojos occidentales estilos de vidas que nos parecen exóticos, como quien ve a un animal quieto en su jaula e intenta que haga algo, para entretenerse. Puede que por eso la película vire hacia una vertiente más primaria. Oliver Laxe pasa de cazador a cazado: aquello que quiere capturar con su cámara parece engullirle para meterlo en una pesadilla terrorífica que lo va deshumanizando. El viaje de Laxe, y de la película también, va del razonamiento occidental a lo primario, del control sobre el mundo que pretende crear a través de una lente a ser una pieza en un ritual ancestral. Pero no deberíamos entender esta reflexión como la única manera de comprender y analizar la cinta. Rivers nos presenta un relato lleno de recovecos. Esta historia hacia la deshumanización del individuo podría tener numerosas lecturas, y puede que simplemente lo que nos proponga sea una manera de experimentar con lo que significa hacer cine y hacia dónde puede dirigirse una historia, sea cual sea el punto de partida: utilizar el cine como un soporte sin demarcaciones estancas y encontrar nuevas formas narrativas de expresión. Lo cierto es que, pese a todas estas apreciaciones, las imágenes que nos regala tienen algo de macabro, hipnótico e intrigante que nos hace preguntarnos continuamente por los caminos que transita Rivers. Nos empuja constantemente a reflexionar sobre los caminos que adoptará, sobre qué hay detrás de la belleza turbante de sus imágenes. The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers es, ante todo, una experiencia intelectual y sensorial a la que hay que entregarse haciéndose todas estas preguntas, pero sin obsesionarse demasiado en las respuestas: una invitación en toda regla a simplemente dejarse llevar. | ★★★★ |


    Víctor Blanes Picó
    © Revista EAM / L'Alternativa 2015


    Ficha técnica
    The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers. Reino Unido. 2015. Dirección: Ben Rivers. Guión: Ben Rivers. Producción: Artangel. Fotografía: Ben Rivers. Montaje: Ben Rivers, Benjamin Mirguet. Reparto: Oliver Laxe, Shakib Ben Omar.


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]