Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Crítica | The sky trembles and the Earth is afraid and the two eyes are not brothers

    The sky trembles and the Earth is afraid and the two eyes are not brothers

    El viaje

    crítica de The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers (Ben Rivers, Reino Unido, 2015).

    La nueva película de Ben Rivers es lo más parecido a un viaje narrativo a través de las múltiples capas y significados del cine. Con parte de la cinta inspirada en un cuento de Paul Bowles, de quien también procede el largo título de la cinta, The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers es una obra misteriosa, con un punto críptico que en lugar de hacerla más opaca la hace más interesante. El filme se va desplegando sobre sí mismo, y cada nueva dirección que adopta transforma su sentido. Lo que al principio parece ser un documental sobre el rodaje en Marruecos del próximo trabajo de Oliver Laxe, Las Mimosas, transmuta en una ficción tortuosa y tribal. ¿Dónde termina la vertiente documental y empieza la ficción? ¿Existe frontera? Puede que el híbrido que crea Rivers no necesite definición o etiqueta. O puede que llamarlo “híbrido” ya sea un error en sí mismo, al presuponer que hay dos elementos, el documental y la ficción, y desechar así la idea de que se trate de una unidad de experimentación fílmica donde se eliminan los límites del género para producir una película singular, única en su especie, que evoca numerosas interpretaciones.

    «The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers es, ante todo, una experiencia intelectual y sensorial a la que hay que entregarse haciéndose todas estas preguntas, pero sin obsesionarse demasiado en las respuestas: una invitación en toda regla a simplemente dejarse llevar».


    El único elemento que se mantiene constante durante toda la película es el paisaje. La excelente fotografía sabe sacar partido a la Cordillera del Atlas marroquí, pero no nos la muestra en forma de postal, sino como el hábitat de una serie de gentes que intentan encajar su humanidad en la inmensidad del paisaje. Sus voces, ecos que retumban entre los riscos, se amoldan a una forma de vivir áspera y dura en la que las tradiciones más ancestrales han perdurado. En la primera parte de la cinta, Rivers parece reflexionar sobre cómo el cine se acerca a estas maneras de vivir desde un modo un tanto paternalista. Una especie de «colonialismo» fílmico que nos lleva a retratar a través de la ficción filtrada en nuestros ojos occidentales estilos de vidas que nos parecen exóticos, como quien ve a un animal quieto en su jaula e intenta que haga algo, para entretenerse. Puede que por eso la película vire hacia una vertiente más primaria. Oliver Laxe pasa de cazador a cazado: aquello que quiere capturar con su cámara parece engullirle para meterlo en una pesadilla terrorífica que lo va deshumanizando. El viaje de Laxe, y de la película también, va del razonamiento occidental a lo primario, del control sobre el mundo que pretende crear a través de una lente a ser una pieza en un ritual ancestral. Pero no deberíamos entender esta reflexión como la única manera de comprender y analizar la cinta. Rivers nos presenta un relato lleno de recovecos. Esta historia hacia la deshumanización del individuo podría tener numerosas lecturas, y puede que simplemente lo que nos proponga sea una manera de experimentar con lo que significa hacer cine y hacia dónde puede dirigirse una historia, sea cual sea el punto de partida: utilizar el cine como un soporte sin demarcaciones estancas y encontrar nuevas formas narrativas de expresión. Lo cierto es que, pese a todas estas apreciaciones, las imágenes que nos regala tienen algo de macabro, hipnótico e intrigante que nos hace preguntarnos continuamente por los caminos que transita Rivers. Nos empuja constantemente a reflexionar sobre los caminos que adoptará, sobre qué hay detrás de la belleza turbante de sus imágenes. The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers es, ante todo, una experiencia intelectual y sensorial a la que hay que entregarse haciéndose todas estas preguntas, pero sin obsesionarse demasiado en las respuestas: una invitación en toda regla a simplemente dejarse llevar. | ★★★★ |


    Víctor Blanes Picó
    © Revista EAM / L'Alternativa 2015


    Ficha técnica
    The Sky Trembles and the Earth is Afraid and the Two Eyes are not Brothers. Reino Unido. 2015. Dirección: Ben Rivers. Guión: Ben Rivers. Producción: Artangel. Fotografía: Ben Rivers. Montaje: Ben Rivers, Benjamin Mirguet. Reparto: Oliver Laxe, Shakib Ben Omar.


    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]