Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Festival de Toronto 2015 | Resumen y palmarés

    Room

    Abrahamson y Larson se imponen

    Resumen y palmarés de la 40ª edición del Festival Internacional de Cine de Toronto.

    El Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), aún sin ser propiamente competitivo, se está convirtiendo cada año en uno de los certámenes más imprescindibles de la temporada, hasta el punto de que hoy en día podría considerarse como el segundo en importancia después de Cannes. Lo sería por la cantidad y calidad de proyecciones que acumula, tanto cosechas de los festivales europeos que le han precedido como premieres sobre todo pero no sólo norteamericanas; y también por su repercusión de cara a los premios que se conceden a finales de año, llegando hasta los Óscar, y la consiguiente difusión que ello conlleva. De hecho, desde 2008, todas las películas que han ganado el premio principal del TIFF, el People’s Choice Award, han sido al menos nominadas a mejor película en Los Ángeles, con la salvedad de ¿Y ahora adónde vamos? (Nadine Labaki, 2011), excepción comprensible al tratarse de una producción no anglosajona. Ello supone pues un gran empuje para la ganadora de este año, Room (Lenny Abrahamson, 2015), adaptación del bestseller de Emma Donoghue sobre la historia de una niña confinado en una habitación con su madre. Ésta es interpretada por la ascendente Brie Larson, cuyas grandes críticas la postulan igualmente como candidata al Óscar a mejor actriz. Otra contendiente que aparece en la misma categoría gracias al sólo favor que ha generado en el TIFF, por ejemplo, es Maggie Smith, por su papel de mujer sin techo (más allá del de un coche) en The Lady in the Van (Nicholas Hytner, 2015).

    Pero volviendo al apartado propio de las películas, una de las favoritas de los premios que se avecinan, por encima de la cinta de Abrahamson dado su mayor empaque, es Spotlight (Tom McCarthy, 2015), la historia real del escándalo de pedofilia en la Iglesia desenmascarado por el Boston Globe. La misma ha obtenido el tercer puesto del People’s Choice Award, lo cual confirma que estamos ante una trama muy del gusto del público, reforzada por un elenco de gran experiencia en el que destacan Michael Keaton o Mark Ruffalo. La cinta de McCarthy también ha sido presentada hace poco en Telluride y Venecia, certámenes cuya cercanía cronológica con el TIFF obliga a que se solapen las proyecciones. Películas como Spotlight obtienen así una pronta difusión, al igual que otras como Anomalisa (Duke Johnson & Charlie Kaufman, 2015), el regreso de Kaufman en forma de tragicomedia existencial en stop-motion que ha sido alabada por la crítica. Un filme que ha pasado asimismo por los tres festivales sucesivos, con buena acogida, es Beasts of No Nation (Cary Fukunaga, 2015), un drama bélico que se estrenará a la vez en cines y en Internet; mientras que The Danish Girl (Tom Hooper, 2015), otra historia real y polémica, la del transexual Einar Weneger, ha tenido una recepción menos entusiasta. Estamos en cualquier caso ante algunos de los trabajos de los que más oiremos hablar en los próximos meses.

    Por ahora, les dejo con el palmarés de este 50º TIFF, en cuyos apartados secundarios se reconocen películas más marginales, aunque destacan algunos nombres como los de Sion Sono y Jonás Cuarón. El primero con su ritmo inabarcable de una o incluso varias películas cada año; y el segundo apenas con su segundo largometraje, tratando de forjarse un nombre propio al margen de su padre.

    People’s Choice Award: Room, de Lenny Abrahamson (Irlanda & Canadá)
    Premio documental: Winter on Fire, de Evgeny Afineevsky (Ucrania, Estados Unidos & Reino Unido)
    Midnight Madness: Hardcore, de Ilya Naishuller (Rusia & Estados Unidos)
    Premio Toronto Platform: Hurt, de Alan Zweig (Canadá)
    Premio NETPAC para la Premiere de Cine Asiático Mundial o Internacional: The Whispering Heart, de Sion Sono (Japón)
    Premio Fipresci para Special Presentations: Desierto, de Jonás Cuarón (México & Francia)
    Premio Fipresci para Discovery: Eva Nová, de Marko Skop (República Checa & Eslovaquia)
    Mejor largometraje canadiense: Closet Monster, de Stephen Dunn (Canadá)
    Mejor ópera prima canadiense: Sleeping Giant, de Andrew Cividino (Canadá)



    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]