Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    BFI London Film Festival | Día 4

    El equipo de Bone Tomahawk

    La gran favorita no decepciona

    crónica de la cuarta jornada del BFI London Film Festival 2015.

    Las predicciones se hicieron buenas. La cinta húngara Son of Saul (Lázsló Nemes, 2015), que tanta expectación traía tras su espléndido paso por Cannes, Telluride y Toronto, entre otros muchos certámenes, maravilló a la prensa en bloque. Su utilización de recursos como la profundidad de campo y el sonido, así como la impecable dirección del debutante Nemes, han dejado boquiabierta a la concurrencia, y si bien el premio a la Mejor Película lo decide el jurado, pocos son los que dudan de que esta historia sobre el Holocausto, tan brillante como terrorífica, tiene todas las papeletas para llevarse el premio principal del festival. Más división de opiniones suscitó Bone Tomahawk (S. Craig Zahler, 2015). El western caníbal protagonizado por Kurt Russell no tuvo pase de prensa, así que fue muy complicado —por no decir imposible— poder acceder a la proyección pública. Es un problema endémico de ciertas galas del festival (sucedió lo mismo hace un par de años con Under the Skin) que suele suponer bastantes quebraderos de cabeza, sobre todo porque no estamos hablando de obras que vayan a pasar desapercibidas. En cualquier caso, parece que las opiniones se dividen entre quienes disfrutaron con la brutalidad y el absurdo de la película de Zahler, y quienes la aborrecieron por considerarla demasiado violenta, machista y/o racista. Quién sabe qué esperaban ver cuando oyeron las palabras “western caníbal”.

    Si hay un filme del que nadie sabía qué esperar, esa fue el danés Men & Chicken (Anders Thomas Jensen, 2015). Venía con el gancho de estar protagonizada por un Mads Mikkelsen irreconocible, así que atrajo a muchísima gente al pase; la misma gente que salió de la sala con cara de no saber muy bien qué habían visto. Pero, a diferencia de lo sucedido con Sangue de la mia sangue, Men & Chicken sí supo despertar las simpatías de la prensa, entre otras cosas porque sí tiene un argumento claro por muy desquiciado que sea. Basculando entre el humor absurdo —y a veces puramente slapstick— y la historia casi lovecraftiana (por muy extraño que pueda sonar), Men & Chicken consigue ser un producto simpático y muy, muy weird, que si bien no gustará a todo el mundo, no creará reacciones en contra tan viscerales como las de Bone Tomahawk o High-Rise. La última película del día fue Don’t Grow Up (Thierry Poiraud, 2015), producción española rodada en inglés que, lamentablemente, tampoco ha salido muy bien parada de su paso por el festival. Su premisa, interesante a primera vista (una historia “de infectados” en los que la amenaza son los adultos), se diluye en una dirección mecánica, unos diálogos sonrojantes y unos personajes con los que es casi imposible empatizar por lo desagradables que resultan. Sólo se salvan algunas escenas de tensión más o menos bien resueltas, y los paisajes de Tenerife, que consiguen resultar amenazadores y salvajes en pantalla.

    Y así llegamos a las puertas del domingo, día relajado por excelencia del festival. Se esperaba con ganas la presencia del gran Hollywood para presentar Black Mass (Scott Cooper, 2015), pero, aunque la película seguirá proyectándose, se han cancelado todos los actos a su alrededor, incluyendo la rueda de prensa y hasta el photocall. Ignoro a qué puede ser debido, dado que Johnny Depp, Benedict Cumberbatch y otros miembros del equipo sí estarán en la alfombra roja. Para sustituirla, como gran cita del día, llegará The Assassin (Hou Hsiao-Hsien, 2015), que también llega precedida de excelentes críticas a su paso por Cannes y Toronto. La última destacable del día será el documental Listen to Me Marlon (Stevan Riley, 2015), aproximación a la figura de Marlon Brando a través de las decenas de cintas grabadas con sus pensamientos que dejó el actor, y que tanto gustó en el último Sundance. Un día tranquilo para un festival que llega ya a su punto intermedio con muchas de las cartas sobre la mesa.


    Judith Romero Esquerra
    © Revista EAM / 59º London Film Festival


    Tierra de Dios

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]