Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    BFI London Film Festival 2015 | Dia 2

    Bryan Cranston, Helen Mirren y John Goodman

    La prensa se siente generosa

    crónica de la segunda jornada del BFI London Film Festival 2015.

    Segundo y madrugador día, en el que ha sucedido algo que pocas veces vemos en el festival: la prensa ha dado su bendición a la mayoría de películas proyectadas, incluyendo alguna que otra con la que es difícil estar de acuerdo. En su línea al respecto de volver locos a los asistentes, la organización ha decidido programar el pase de prensa de Trumbo a las 8.45 de la mañana, haciendo que la sala estuviese a medio gas. A pesar de ello, la película de Jay Roach ha gustado mucho, recibiendo halagos encendidos para su protagonista, Bryan Cranston, y alabando su sentido del humor, lo que viniendo del director de Los padres de ella (y de él) y Austin Powers: La espía que me achuchó, es digno de ser tenido en cuenta. Si acaso, se le ha reprochado un acercamiento un tanto tímido al tema de la Lista Negra de Hollywood, pero las reacciones han sido mayoritariamente positivas.

    Incluso más ha gustado Beasts of No Nation, la primera película de la sección oficial en saltar a la palestra. A pesar de lo durísimo de su temática (y de muchas de sus imágenes), la cinta de Cary Joji Fukunaga ha sido, de momento, la mejor acogida del festival, y se postula como una firme candidata al máximo galardón. Claro que el hecho de ser un producto Netflix, y la presencia en los próximos días de Son of Saul, que llega con la etiqueta de favorita, pueden aguarle la fiesta. En breve tendréis la crítica, así como una entrevista con Fukunaga y el joven protagonista del filme, Abraham Attah. En un territorio mucho más optimista se mueve He Named Me Malala, el documental de Davis Guggenheim (ganador del Óscar por Una verdad incómoda) sobre la joven activista pakistaní Malala Yousafzai, que ha sido objeto de una presentación oficial fuera de galas y/o secciones. En general, todo el mundo coincide a la hora de subrayar sus virtudes, aunque la crítica se divide entre quien acusa a Guggenheim de una dirección muy genérica, y quien aplaude su forma cercana e incluso humorística de acercarse a la historia de Malala y su familia.

    «A pesar de lo durísimo de su temática (y de muchas de sus imágenes), la cinta de Cary Joji Fukunaga ha sido, de momento, la mejor acogida del festival, y se postula como una firme candidata al máximo galardón».


    La nota discordante, al menos para quien esto escribe, ha sido la muy entusiasta recepción a 21 Nuits avec Pattie. Incomprensiblemente, a la mayor parte de la crítica londinense le ha encantado. Valoran especialmente a sus dos actrices, Isabelle Carré y Karin Viard, y la dirección de los hermanos Larrieu. Por los pasillos se ha llegado a oír alguna comparación con el cine de François Ozon, algo que, la verdad, le queda muy grande. También es cierto que la prensa de Londres suele recibir cualquier película francesa con los brazos abiertos; de hecho, después de las del propio Reino Unido suelen ser las que mejores críticas obtienen. En este caso, sin embargo, creo que han errado el tiro. Eso ha sido lo más destacable de hoy por este caos llamado Festival de Londres. Mañana tendremos otro botón de la sección oficial, Tangerine (Sean Baker, 2015), acompañando a una selección de lo más internacional: la danesa Land of mine (Martin Zandvliet, 2015), la coreana Assassination (Choi Dong-hoon, 2015) y la italiana Sangue del mio sangue (Marco Bellocchio, 2015), reciente ganadora del premio FIPRESCI en el Festival de Venecia. Pero sin duda, la gran protagonista de la jornada se prevé que sea High-Rise (Ben Wheatley, 2015), protagonista de la gala del día y que llega de levantar opiniones de lo más dispares a su paso por Toronto y San Sebastián, donde compitió en la sección oficial. De todo ello os hablaremos como siempre aquí, en El antepenúltimo mohicano.


    Judith Romero Esquerra
    © Revista EAM / 59º London Film Festival


    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]