Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    II edición de Convergencias del Festival de Gijón

    risttuules

    Es «el espacio abierto a las nuevas voces en la dirección y en la crítica». Así define el Festival de Gijón a la II edición de Convergencias, ese vano para el cine maldito y silente que nació el pasado año por iniciativa de los críticos Martín Cuesta (Cinemaadhoc) y Víctor Paz (A cuarta parede). Un hueco que permite al público asturiano acercarse a producciones alejadas de los márgenes del estereotipo que no tendrá, salvo sorpresa, la oportunidad de llegar a las salas comerciales. A cargo de la programación, seis redactores nacionales e internacionales con seis filmes bajo el brazo. Para su 53ª entrega, el FICX apuesta en Convergencias por una line up ecléctica, cuyo leitmotiv es «la capacidad creativa del sonido». De este modo, en Gijón se podrá ver la sensacional cinta estonia In the crosswind (Risttuules, 2014), crudo relato de la purga de los países bálticos por parte del régimen stalinista. La elección del crítico de Visual 404 David Tejero y nuestro compañero Víctor Blanes Picó es uno de los hitos anónimos del circuito europeo. La película de Martti Helde ha pasado con éxito por los festivales de Varsovia, Gotemburgo y Sarajevo.

    Con un palmarés de más enjundia, Gijón proyectará la ópera prima de Trey Edward Shults, Krisha (EE.UU., 2015), ganadora en el South by Southwest celebrado en marzo en Austin. Un drama familiar con toques de intriga situado en un Día de Acción de Gracias en un hogar norteamericano. La cinta, que llegó a Europa gracias a Cannes y Karlovy Vary, es la elección de nuestra también compañera Carlota Moseguí. El cartel de Convergencias lo completan Test (Aleksandr Kott, Rusia, 2015), ganadora de los Nika, los Premios de la Industria Rusa, propuesta por Pablo G. Taboada (Cinemanía); Os Olhos de André (António Borges Correia, Portugal, 2015), ganadora de tres premios en el IndieLisboa, seleccionada por el jovencísimo Jesús Choya Zataraín (La llave azul); Transatlantique (Félix Dufour-Laperrière, Canadá, 2014), filme candidato de la británica Rebecca Naughten (Nobody Knows Anybody); y, The Road (Rana Salem, Israel, 2015), premio FIPRESCI en el último Festival de Moscú, sugerida por el crítico Eduardo Guillot. Pueden consultar la nota de prensa del Festival de Gijón en el enlace. El 53 FICX se desarrollará del 20 al 28 de noviembre. Se lo contará EAM.


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]