Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    La jungla y el mito: retrospectiva dedicada a Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack en el 63 Festival de Cine de San Sebastián

    Las cuatro plumas (The Four Feathers, 1929)

    La jungla según Hollywood es un lugar plagado de peligros y maravillas, un entorno hostil para el hombre pero al tiempo origen de lo fantástico, en un delirante maridaje con lo exótico, en la cual los humanos pueden vivir las más extraordinarias aventuras. Los directores Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack tuvieron esto muy presente en sus películas, si bien sus primeros trabajos como documentalistas impregnaron de realidad sus fantasías, haciendo creíbles, palpables y vívidos el sudor, la espesa vegetación, la opresión de la selva y la eterna amenaza de los monstruos que esconde en su corazón, monstruos que en ocasiones adoptan rostros humanos. Así el conde Zaroff, el exiliado ruso que en su isla perdida se dedica a la caza del hombre utilizando como presas a los desafortunados náufragos que van a dar con sus huesos en su feudo, en El malvado Zaroff (The Most Dangerous Game, 1932), o el temible Dr. Thorkel, el científico loco que protagoniza esa joya naif que es Dr. Cyclops, escondido en lo más profundo de las tinieblas dedicado a experimentos increíbles capaces de convertir a hombres curtidos en muñequitos de juguete. Y si estos maestros del mal que no podemos sino adorar eran monstruos con forma humana, Cooper y Schoedsack también supieron mostrarnos a seres de pesadilla con alma poética y soñadora, porque así es el alma enamorada del fabuloso gorila gigante King Kong, el protagonista de la que sin duda es su película más conocida. Aunque en su breve trayectoria en la dirección cinematográfica (Cooper apenas dirigiría seis películas, Schoedsack llegaría a dieciséis, siempre incluyendo sus documentales) también tocaron géneros como la comedia dramática (Long Lost Father, 1934, dirigida por Schoedsack en solitario), relatos de misterios en un Londres ahogado por la perenne niebla en la simpática Una aventura en la niebla (Blind Adventure, 1933, también con Schoedsack sin Cooper) o el cine histórico de catástofres como la apasionante Los últimos días de Pompeya (The Last Days of Pompeii, 1935).

    El 63 Festival de Cine de San Sebastián dedicará una retrospectiva a los directores Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack en la cual podremos disfrutar de 14 de sus películas y documentales rodados formando un imbatible tándem, en solitario o bien en compañía de otros. Un recorrido completo por la filmografía de Cooper y casi exhaustivo por la de Schoedsack. De éste solo se han quedado fuera The Monkey’s Paw, un filme de 1933 firmado por Wesley Ruggles pero en el que al parecer colaboró en tareas de dirección el mismo Schoedsack, basado en el fascinante relato de terror del mismo título (La pata de mono en español) escrito en 1902 por W. W. Jacobs, que no hemos podido ver nunca y que quizá esta fuera una ocasión única de poder hacerlo. Y Trouble in Morocco, dirigida por Schoedsack en 1937, otra de sus películas a las que es imposible tener acceso pues también se da por perdida. En cualquier caso, un ciclo magnífico que nos traerá obras maestras, rarezas que al fin verán la luz y la recreación de un mito clásico que bajo sus manos se convertirá en uno de los iconos más imperecederos del cine jamás creados: ese gorila titánico que caerá rendido a los pies de la hermosa Fay Wray.

    «Un ciclo magnífico que nos traerá obras maestras, rarezas que al fin verán la luz y la recreación de un mito clásico que bajo sus manos se convertirá en uno de los iconos más imperecederos del cine jamás creados: ese gorila titánico que caerá rendido a los pies de la hermosa Fay Wray».




    El antepenúltimo mohicano no faltará a esta retrospectiva, uno de los eventos más esperados de esta edición del festival, y os contaremos con fruición y placer todo acerca de estas películas y el documental dirigido en 2005 por Christopher Bird y Kevin Brownlow dedicado al gran Merian C. Cooper, cuya carrera en el cine nunca se detuvo aunque continuara y se afianzara en el campo de la producción. Estos son los títulos que formarán esta esperada retrospectiva:

    Hierba (Grass: A Nation’s Battle for Life, 1925), de Merian C. Cooper, Marguerite Harrison y Ernest B. Schoedsack.
    Chang (Chang: A Drama of the Wilderness, 1927), de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack.
    Las cuatro plumas (The Four Feathers, 1929), de Merian C. Cooper, Lothar Mendes y Ernest B. Schoedsack.
    Rango (1931), de Ernest B. Schoedsack.
    El malvado Zaroff (The Most Dangerous Game, 1932), de Ernest B. Schoedsack e Irving Pichel.
    Una aventura en la niebla (Blind Adventure, 1933), de Ernest B. Schoedsack.
    King Kong (1933), de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack.
    El hijo de Kong (The Son of Kong, 1933), de Ernest B. Schoedsack.
    Long Lost Father (1934), de Ernest B. Schoedsack.
    Los últimos días de Pompeya (The Last Days of Pompeii, 1935), de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack.
    Outlaws of the Orient (1937), de Ernest B. Schoedsack.
    Dr. Cyclops (1940), de Ernest B. Schoedsack.
    El gran gorila (Mighty Joe Young, 1949), de Ernest B. Schoedsack.
    This Is Cinerama (1952), de Merian C. Cooper, Ernest B. Schoedsack, Gunther von Fritsch y Michael Todd Jr.
    I’m King Kong!: The Exploits of Merian C. Cooper (2005), de Christopher Bird y Kevin Brownlow.

    Retrospectiva dedicada a Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]