Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Unexpected

    Unexpected

    Sin pan bajo el brazo

    crítica de Unexpected (Kris Swanberg, 2015).

    El tema del embarazo, con las consiguientes repercusiones que trae a la vida de los protagonistas, ha sido tocado en multitud de ocasiones por el cine, bien en clave de comedia o bien en su faceta más dramática. Desde el punto de vista más liviano y comercial —Qué esperar cuando estás esperando (Kirk Jones, 2013)— , desde una agridulce perspectiva adolescente —Juno (Jason Reitman, 2007)—, en forma de gamberra comedia romántica —Lío embarazoso (Judd Apatow, 2007)—o con fuerte carga de denuncia social —Precious (Lee Daniels, 2009), este tipo de películas hacían hincapié en cómo le cambia la vida, de la noche a la mañana, a las mujeres cuando quedan embarazadas, propiciando todo tipo de conflictos, ya sean sentimentales, familiares o laborales. Éste último aspecto, sin embargo, ha sido el menos explotado hasta el momento. Mucho se ha hablado de los embarazos no deseados; de las mujeres que, ante la negativa de sus parejas a aceptar la situación, emprenden la aventura de ser madres en solitario; o, ante la imposibilidad de hacerse cargo del bebé que viene en camino, de planteamientos como la adopción después del parto o, en casos más radicales, el aborto. Pero existe otra realidad muy a la orden del día: las dificultades con las que se encuentra la mujer para compatibilizar su vida profesional con el papel de madre. Unexpected (2015), proveniente de la última cosecha del Festival de Sundance y tercer trabajo de la realizadora, guionista y actriz Kris Swanberg —quien plasma en la misma muchas de sus experiencias reales, ya que se encontraba encinta cuando la rodó—, toca, de forma simpática, estos inconvenientes.

    La historia cuenta la estrecha amistad que nace entre dos mujeres bien distintas, unidas por un mismo estado de gestación. Por un lado, Samantha Abbott, una treintañera que ejerce de profesora de ciencias en un instituto de Chicago a punto de clausurarse que descubre, de la noche a la mañana, que se encuentra en estado de buena esperanza. Afortunadamente, este imprevisto embarazo se produce dentro de una relación sentimental estable, respondiendo su pareja de manera positiva ante el mismo. La mayor encrucijada a la que se enfrenta Samantha es la de tener que decidir entre tomarse un par de años sabáticos para cuidar de la criatura que viene en camino, o, por el contrario, luchar por encontrar su hueco dentro de un mercado laboral que pone demasiadas trabas a una persona en su estado. En contraposición a Samantha está Jasmine, una de las alumnas más aplicadas de su clase, ilusionada con la idea de entrar en la universidad para dedicarse a las finanzas en el futuro, y proveniente de un hogar humilde en el que la abuela es la cabeza de familia que saca adelante a cinco personas. Con tan solo 18 años, también espera un bebé, pero sus circunstancias son bastante más complicadas, ya que la relación que mantiene con su inmaduro novio tiene un futuro incierto. El panorama que presenta la cinta de Swanberg es bastante desesperanzador para ambas protagonistas, mostrando las escasas oportunidades laborales y las limitadas facilidades que los centros universitarios dan a jóvenes embarazadas para que éstas puedan compaginar los estudios con el cuidado de sus hijos. Su guión, co-escrito junto a Megan Mercier, apuesta por la frescura y un tono amable en la construcción de sus personajes y los conflictos que alrededor de ellos se van presentando. Una visión descafeinada y bienintencionada que, por otra parte, acaba por jugar en contra de la fuerza de su mensaje y de su calado emocional, pasando muy de puntillas por los aspectos más incómodos de la historia —la situación marginal de una chica que, tristemente, y a pesar de los esfuerzos de su profesora por ayudarla, parece predestinada a tener que apearse de sus aspiraciones de formarse para terminar trabajando como reponedora en cualquier supermercado; la tirante relación entre Samantha y su castradora madre (estupenda Elizabeth McGovern)—, ofreciendo unas resoluciones a los mismos tan cómodas como previsibles.

    Unexpected

    «Es en la entregada labor de ambas intérpretes donde Unexpected acaba alcanzando una autenticidad capaz de camuflar algunas importantes deficiencias tales como su rutinaria puesta en escena».


    No se puede negar tampoco que estamos ante un filme cuyo mayor encanto reside en su sencillez y que acierta a la hora de encontrar el adecuado equilibrio entre drama —con algún momento emotivo tan destacable como el de la ecografía—y humor, naciendo éste de situaciones comunes y nada forzadas —las clases de gimnasia para embarazadas, por ejemplo—. Mundialmente popular por la sitcom Cómo conocí a vuestra madre, donde dio vida a Robin Scherbatsky, y, entre los seguidores del cine de superhéroes, por su papel de Maria Hill en las dos entregas de Los vengadores, Cobbie Smulders ofrece aquí una actuación de lo más convincente en un personaje hecho a su medida. A su lado, la joven Gail Bean, sin experiencia previa como actriz, también se muestra muy natural en su papel de la alumna, desplegando gran química con su compañera de reparto. Es en la entregada labor de ambas intérpretes donde Unexpected acaba alcanzando una autenticidad capaz de camuflar algunas importantes deficiencias tales como, más que funcional, su rutinaria puesta en escena. Que estemos ante un filme independiente, de escaso presupuesto, no debería ser excusa para que sus creadores puedan ser capaces de apañárselas para trascender de la mediocridad —sirva como ejemplo la notable Half Nelson (Ryan Fleck, 2006), que también mostró la especial relación entre un profesor y su pupila, con un paisaje de fondo más descarnado y realista, asumiendo mayores riesgos—. Sin embargo, la Swanberg guionista tiene algunas buenas ideas que ofrecer y sabe escribir unos diálogos llenos de frescura, pero choca frontalmente con la Swanberg realizadora, que, incapaz de otorgarle a su obra una identidad propia en su acabado visual, se limita a entregar un producto de factura casi televisiva que, eso sí, se disfruta con una permanente sonrisa en los labios. | ★★ |


    José Antonio Martín León
    © Revista EAM / Madrid


    Ficha técnica
    Estados Unidos. 2015. Título original: Unexpected. Directora: Kris Swanberg. Guión: Kris Swanberg, Megan Mercier. Productora: Andrea Roa. Productora: Film Arcade. Fotografía: Dagmar Weaver-Madsen. Música: Keegan DeWitt. Montaje: Zach Clark. Diseño de producción: Brandon Tonner-Connolly. Reparto: Cobie Smulders, Gail Bean, Anders Holm, Elizabeth McGovern.

    Póster: Unexpected
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]