Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Tráiler de El club, de Pablo Larraín

    El club, de Pablo Larraín

    Estreno en España: 9 de octubre.

    Después de haber arrasado en el pasado Festival de Berlín, donde se hizo con el Oso de plata y el Gran Premio del Jurado, la esperadísima y muy controvertida película chilena El club (2015) llegó a las salas de cine de su país de origen el 28 de mayo, logrando entusiastas críticas que la encumbraban como una casi obra maestra y, sin duda, uno de los títulos indispensables del cine de habla hispana de 2015. Los hermanos Juan de Dios Larraín y Pablo Larraín vuelven a dar un paso adelante dentro de una filmografía que les ha reportado grandes éxitos como Tony Manero (2008), Post Mortem (2010) y, sobre todo, No (2012), aquel drama político protagonizado por Gael García Bernal y ambientado en la dictadura militar chilena, que consiguió una celebrada nominación al Óscar a la mejor película de habla no inglesa. Pese a que la soberbia Amor, de Michael Haneke, le arrebató la estatuilla, aquella presencia en los premios supuso todo un triunfo para el cine chileno.

    El club es un drama psicológico de alto voltaje, triste y desgarrado, que toca un tema polémico y que la Iglesia siempre se ha encargado de intentar tapar: el de los abusos sexuales de algunos curas hacia niños inocentes. La película se ambienta en una casa situada en un pequeño pueblo costero alejado de todo, donde cuatro hombres y una mujer viven enclaustrados, purgando por terribles errores del pasado a los ojos de Dios. Se trata de un grupo de curas y una monja que les sirve de cuidadora, a los que la Iglesia ha desterrado con el fin de mantener sus sucios pecados lejos de la opinión pública. La tensa calma de sus vidas se verá perturbada con la llegada de un quinto sacerdote que reabrirá viejas heridas. Una atmósfera asfixiante, potenciada por el excelente trabajo de Sergio Armstrong en la fotografía, y un impecable plantel de excelentes actores, casi todos ellos habituales en el cine de los Larraín, como Roberto Farias, Alfredo Castro, Alejandro Goic, Alejandro Sieveking, Jaime Vadell, José Soza y Antonia Zegers, ex-esposa de Pablo Larraín y actriz fetiche, son dos de las principales armas con las que El club promete dar mucho que hablar en los próximos meses, tanto por lo explosivo que resulta hablar de la trastienda oscura de la religión, como por su incuestionable calidad cinematográfica.


    Feelmakers

    2 comentarios:

    1. Yo empece a ver la película y me interrumpieron por teléfono en la escena en la que el marido de Natia mata a su anterior pretendiente. ¿Cómo termina la película.

      ResponderEliminar
    2. Parece interesante esta película, la fotografía y los diálogos invitan a verla y sacar nuestras propias conclusiones

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]