Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    El eterno McQueen en Le Mans

    Steve McQueen en Le Mans

    Este fin de semana se ha celebrado una nueva edición de las 24 horas de Le Mans, el gran clásico del motor cuya fortaleza, como muchas tradiciones, ha sido engullida por la inmediatez televisiva y por unas nuevas generaciones que se muestran impasibles ante este desfile de automóviles imposibles que luchan contra los elementos y el tiempo. Echando un vistazo a las actuaciones de los mediáticos Nico Hulkenberg y Mark Webber, ambos ex pilotos de Fórmula 1, es inevitable recordar a Steve McQueen. Nacido piloto y formado mecánico, su lugar preferido era cualquier lugar que oliera a aceite o gasolina, donde un sinfín de piezas y herramientas no dejaran hueco posible –más información en PiezascochesOnline.es—. El destino le deparó la fama en una disciplina, la interpretación, que siempre fue secundaria para él. Para el intrépido actor de La gran evasión (The Great Escape, John Sturges, 1963) el rugido de un motor era una droga para la que no había rehabilitación posible. Prueba de todo ello fue, una vez que sus cuentas bancarias sobrepasaban con soltura las seis cifras, embarcarse en un proyecto que unía su pasión y su oficio en esta muestra de cine de autor llamada Las veinticuatro horas de Le Mans (Le Mans, 1972), una obra que, pese a que tenía como firmante a Lee H. Katzin en la dirección, suponía el debut encubierto tras la cámara del oriundo de Beech Grove. Un largo, cuyo metraje inicial superaba las cuatro horas, a la mayor gloria de un McQueen y los coches que nunca dejó de amar. Es así, que la narración del filme tenía como eje casi exclusivo la batalla competitiva en el Circuito de la Sarthe. ¿Podrían imaginar más de cuatro horas viendo, únicamente, a prototipos desgastando el asfalto galo? Pues los productores tampoco, por lo que las imposiciones y las tijeras en la sala de montaje no tardaron en aparecer. El resultado final, en unos livianos 110 minutos, fue un rotundo fracaso. No le importó al gran McQueen, el éxito ya lo había vivido en el set: destrozando coches, dando gas y batiendo al velocímetro. Un rodaje sin vehículos era un drama para uno de los grandes actores de las Historia. Con Le Mans se dio un homenaje a su altura. A los demás, solo nos queda Europcar.

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]