Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Cine independiente japonés 2000-2015. Retrospectiva en el 63 Festival de Cine de San Sebastián

    The Light Shines Only There (Soko nomi nite hikari kagayaku, 2014), de Mipo Oh
    The Light Shines Only There (Soko nomi nite hikari kagayaku, 2014), de Mipo Oh

    Fuera de los márgenes de las grandes productoras, alejado de las películas que barren, o al menos lo intentan, en las taquillas, y ajeno a los gustos masivos y a las modas alimentadas por las masas, el cine independiente se mueve y se transforma inasequible a su falta de grandes medios y sus reducidos presupuestos. Libre, experimental y cercano por sus temáticas a la realidad cotidiana del espectador incluso cuando se adentra en el cine de género, su mirada es inusual y diferente, extraña y cercana a un tiempo. Escapando, a veces en demasía sin que esto devenga un demérito, a una narrativa y realización normalizadas. Pero también es la tumba de los filmes pensados para ganar festivales, películas cuyo recorrido se limita a las proyecciones en estos eventos y así, paradójicamente, acabar pareciéndose a esas otras películas comerciales de las que sus autores parecen renegar: buscando lo mismos resultados en ámbitos diferentes. Osadía y experimentación que pueden generar visiones sorprendentes y novedosas, pero también obras aburridas, insípidas o directamente incomprensibles. Ese es su encanto y su fealdad, lo que nos provoca atracción y en ocasiones rechazo. Indagar, mirar, penetrar en sus aguas y nadar contracorriente: nadie dijo que fuera divertido. Pero sí puede ser apasionante.

    La retrospectiva temática de este año 2015 en el 63 Festival de Cine de San Sebastián estará dedicada al Cine independiente japonés 2000-2015. Su programación constará de 35 filmes que ofrecerán un recorrido amplio y muy atractivo por una cinematografía siempre enamorada de la sorpresa y la emoción. Desde el cine henchido de sensibilidad y animado por la fuerza del recuerdo de Naomi Kawase al más underground con raíz cyberpunk de Shinya Tsukamoto, el autor de la brutal Tetsuo (1989). Directores que se iniciaron en el cine erótico softcore, el pink film, como Ryuichi Hiroki, el casi inabarcable Kôji Wakamatsu o Kiyoshi Kurosawa, este último encaminando su obra hacia el fantástico y el thriller más reflexivos sin renunciar al drama, y otros de genio desbocado y rabiosamente experimental como Sion Sono. Autores ya conocidos que conforman un epicentro de atención que nos obliga a detenernos en otros con una obra aún no reconocida como se merece o bien nuevos talentos por descubrir.



    El antepenúltimo mohicano estará allí para contaros con detalle todo acerca de estas 35 películas que prometen momentos fascinantes de gran cine realizado a espaldas de la industria comercial. Esta será la programación:

    H Story (2001), de Nobuhiro Suwa.
    Hole in the Sky (Sora no ana, 2001), de Kazuyoshi Kumakiri.
    Border Line (2002), de Sang-il Lee.
    A Snake of June (Rokugatsu no hebi, 2002), de Shinya Tsukamoto.
    Bright Future (Akarui mirai, 2003), de Kiyoshi Kurosawa.
    No One’s Ark (Baka no hakonube, 2003), de Nobuhiro Yamashita.
    Vibrator (2003), de Ryuichi Hiroki.
    Canary (Kanaria, 2004), de Akihiko Shiota.
    Late Bloomer (Osoi hito, 2004), de Go Shibata.
    The Soupe, One Morning (Aru asa soup wa, 2005), de Izumi Takahashi.
    Bashing (2005), de Masahiro Kobayashi.
    A Stranger of Mine (Unmei janai hito, 2005), de Kenji Uchida.
    Birth/Mother (Tarachime, 2006), de Naomi Kawase.
    Sex Is No Laughing Matter (Hito no sekkuso o warauna, 2007), de Nami Iguchi.
    United Red Army (Jitsuroku rengo sekigun, 2007), de Kôji Wakamatsu.
    Fourteen (Ju-yon-sai, 2007), de Hiromasa Hirosue.
    Sad Vacation (2007), de Shinji Aoyama.
    Love Exposure (Ai no mukidashi, 2008), de Sion Sono.
    Passion (2008), de Ryûsuke Hamaguchi.
    Mental (Seishin, 2008), de Kazuhiro Soda.
    Parade (Parêdo, 2009), de Isao Yukisada.
    Yellow Kid (Ierô Kiddo, 2009), de Mariko Tetsuya.
    Love Addiction (Fuyu no kemono, 2010), de Nobuteru Uchida.
    Heaven’s Story (Hevunzu sutôrî, 2010), de Takahisa Zeze.
    Sawako Decides (Kawa no nakakara konnichiwa, 2010), de Yuya Ishii.
    Saudade (Saudâji, 2011), de Katsuya Tomita.
    The Cowards Who Looked to the Sky (Fugainai boku wa sora o mita, 2012), de Yuki Tanada.
    The Kirishima Thing (Kirishima bukatsu yametatteyo, 2012), de Daihachi Yoshida.
    No Man’s Zone (Mujin chitai, 2012), de Toshi Fujiwara.
    Cold Bloom (Sakura namiki no mankai no shita ni, 2012), de Atsushi Funahashi.
    Au revoir l’eté (Hotori no sakuko, 2013), de Kôji Fukada.
    The Tale of Iya (Iya monogatari: Oku no hito, 2013), de Tetsuichirô Tsuta.
    Miss Zombie (2013), de Sabu.
    The Light Shines Only There (Soko nomi nite hikari kagayaku, 2014), de Mipo Oh.
    Sharing (2014), de Makoto Shinozaki.

    Nuevo cine independiente japonés 2000-2015, retrospectiva en el 63 Festival de Cine de San Sebastián
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]