Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Festival de Málaga 2015 | Resumen y palmarés

    Daniel Guzmán

    Una Nueva Ola llega a Málaga

    Palmarés de la 18ª edición del Festival de Málaga

    Si los fans de la serie Aquí no hay quien viva (2003-2006) hubiéramos escuchado en su día que una película de Daniel Guzmán arrasaría en el Festival de Málaga no lo habríamos creído. Sin embargo, desde el inicio del certamen se habló con emoción de A cambio de nada, basada en la adolescencia del realizador novel, que finalmente se hizo con cuatro importantes premios: Biznaga de Oro a mejor película, mejor director, mejor actor de reparto (Antonio Bachiller) y Premio de la Crítica. Incluso hubo quien lamentó la derrota de su protagonista, Miguel Herrán, a favor de Ernesto Alterio, cuya Sexo fácil, película tristes fue bastante peor recibida. Lo que nadie cuestionó fue el galardón recogido por Natalia de Molina, madre coraje de Techo y comida, cinta que se hizo también con el Premio del Público impulsada por la viva actualidad de su temática (los desahucios). Premiada con el Goya a mejor actriz revelación hace poco más de un año gracias a Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), la joven ha dejado claro que tiene mucho que ofrecer a nuestra cinematografía. La veterana Elsa Olivero fue designada como mejor actriz de reparto por La deuda, coproducción entre Estados Unidos, España y Perú que también dio a su primerizo realizador, el inglés Barney Elliott, el premio a mejor guion. Ambas menciones resultan exageradas considerando la tibia acogida que tuvo este correcto thriller, sin duda el toque más internacional del certamen.

    Al tratarse de la 18º edición del certamen, muchos han comentado que el festival ha alcanzado la mayoría de edad, pero lo cierto es que la juventud se ha comido a la madurez de un solo bocado. Así, Leticia Dolera, protagonista de De tu ventana a la mía (2011) y [•REC]³: Génesis (2012), se ha llevado el galardón a mejor guion novel por su Requisitos para ser una persona normal, encantadora comedia romántica que también vio reconocidos su fotografía y su montaje. Dolera y Guzmán se convierten así en firmas candidatos al próximo Goya a mejor dirección novel, aunque los estrenos de pesos pesados como Gracia Querejeta y Alejandro Amenábar se lo pondrán más difícil en otras categorías. Por su parte, Los exiliados románticos, del prometedor Jonás Trueba (nominado hace un quinquenio al Goya a mejor dirección novel por Todas las canciones hablan de mí), se ha llevado el Premio Especial del Jurado, así como el de mejor música por las envolventes canciones de Tulsa. Entre las perdedoras hay que citar a Los héroes del mal, que, al igual que la gran triunfadora del certamen, hablaba de adolescentes problemáticos (coincidencia que no le ha ayudado en absoluto). Así, la ópera prima de Zoe Berriatúa debió conformarse con una mención especial a la interpretación de Emilio Palacios, otro de los jóvenes que dio que hablar durante el certamen. Pero los amantes del cine experimental lamentaron más la derrota de Hablar, de Joaquín Oristrell, rodada en Lavapiés en un único plano secuencia de 80 minutos con un reparto de auténtico lujo. Parece que en Málaga han preferido la juventud a la innovación, aunque ambos conceptos no están en absoluto desligados. En este momento, quizá un soplo de aire fresco sea precisamente lo que necesita nuestro país. Y nuestro cine también, claro | Juan Roures (Madrid).

    Biznaga de Oro a la mejor película: A cambio de nada, de Daniel Guzmán.
    Biznaga de Plata. Premio especial del jurado: Los exiliados románticos, de Jonás Trueba.
    Mejor dirección: Daniel Guzmán por A cambio de nada.
    Mejor actor: Ernesto Alterio por Sexo fácil, películas tristes.
    Mención especial: Emilio Palacios por Los héroes del mal.
    Mejor actriz: Natalia de Molina por Techo y comida.
    Mejor actor de reparto: Antonio Bachiller por A cambio de nada.
    Mejor actriz de reparto: Elsa Olivero por La deuda.
    Mejor guión: La deuda, de Barney Elliot.
    Mejor guión novel: Requisitos para ser una persona normal, de Leticia Dolera.
    Mejor montaje: Requisitos para ser una persona normal, de David Gallart.
    Mejor fotografía: Requisitos para ser una persona normal, de Marc Gómez.
    Mejor música: Los exiliados románticos, de Tulsa.
    Premio del público: Techo y comida, de Juan Miguel del Castillo.
    Premio de la crítica: A cambio de nada, de Daniel Guzmán.

    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]