Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica en serie | Agentes de S.H.I.E.L.D. (Temporada 2)

    Agentes de S.H.I.E.L.D. (Temporada 2)

    Un mejorado reciclaje de ideas

    crítica a Agentes de S.H.I.E.L.D. (2013-) | Temporada 2

    ABC / Marvel´s Agents of S.H.I.E.L.D. / 2ª temporada: 22 capítulos | EE.UU, 2014, 2015. Creadores: Joss Whedon & Jed Whedon & Maurissa Tancharoen. Directores: Bobby Roth, Vincent Misiano, Milan Cheylov, Billy Gierhart, Roxann Dawson, Jesse Bochco, Holly Dale, Kevin Hooks, Kevin Tancharoen, Ron Underwood, David Solomon, Michael Zinberg, Karen Gaviola, Garry A. Brown. Guionistas: Jed Whedon, Maurissa Tancharoen, Paul Zbyszewski, Jeffrey Bell, Brent Fletcher, Monica Owusu-Breen, Lauren LeFranc, Rafe Judkins, DJ Doyle, Drew Z. Greenberg, Craig Titley. Reparto: Clark Gregg, Ming-Na Wen, Chloe Bennet, Iain de Caestecker, Elizabeth Henstridge, Nick Blood, Henry Simmons, Adrianne Palicki, Brett Dalton, Ruth Negga, Kyle MacLachlan, Jamie Harris, B.J. Britt, Simon Kassianides, Dichen Lachman, Christine Adams, Maya Stojan, Adrian Pasdar, Patton Oswalt, Reed Diamond, Luke Mitchell, Edward James Olmos, J. August Richards, Blair Underwood. Fotografía: Feliks Parnell. Música: Bear McCreary.

    La segunda temporada de Agentes de SHIELD es mejor que la primera porque ha abandonado en gran medida su estructura episódica y, como hacen las mejores series por cable, ha ido cambiando hacia una narrativa de tramas generales, a desarrollar en toda una temporada o en segmentos de ésta. Esto no quiere decir que no haya una misión por capítulo y que existan aventuras autoconclusivas, pero lo que está claro es que los showrunners Jed Whedon & Maurissa Tancharoen están serializando más su aportación a la maquinaria Marvel, creando un universo cada vez más denso de personajes, relaciones, interacciones e historias con múltiples ramificaciones. Lo que abre esta etapa está presente en su despedida, 22 capítulos y ocho meses después. La exploración de los orígenes de Skye, los efectos de la sangre alien en Coulson, la relación entre Fitz y Simmons tras la traumática estancia submarina, el antes-y-después de May y la Caballería, y las consecuencias de la traición de Ward. Pero también la nueva realidad de nuestro grupo protagonista como nuevo SHIELD, tras la retirada de Nick Fury. A eso habrá que sumarle nuevos miembros del equipo, la presencia de los Inhumanos, los coletazos restantes de Hydra y viejos enemigos que prosiguen su cruzada contra nuestros protagonistas. Lo que deja claro esta entrega es que Whedon y Tancharoen, liderando una sala de guionistas casi exacta a la del año pasado, conocen los trucos de la televisión del entretenimiento. Que no de la más alta calidad, pero es que hay que entender que también operan bajo las leyes de estar en una cadena en abierto, que tienen que rellenar más de 920 minutos de metraje y, ante todo, que trabajan en conjunción con un estudio que también hace películas y otras series. De hecho, el parón de Navidad entre el capítulo diez y el once de Agentes de SHIELD fue usado para estrenar la primera tanda de Agente Carter (2015-), una nueva historia de ocho entregas y con conexión directa con la serie que nos ocupa.

    El problema es que casi todo esto es pasto de curiosidades, pero a la hora de la verdad lo importante es que Agentes de SHIELD sea lo mejor que puede ser. Y sigue sin ser el caso. Es mejor que la primera temporada, eso es cierto, pero sigue siendo un reciclaje de ideas desarrolladas en series de corte similar o en las que han trabajo ya sus guionistas. No solo es Buffy, cazavampiros (1997-2003) o Ángel (1999-2004), ya referenciadas en la crítica de la primera tanda, sino también Alias (2001-2006), con esos villanos desesperantemente escurridizos, Fringe (2008-2013) y el tratamiento de lo extraño o Dollhouse (2009-2010) y la política del “nada es lo que parece”. Si un capítulo de South Park (1997-) trataba sobre la dificultad de imaginar historias que no se hubieran hecho en Los Simpson (1989-), los guionistas de Agentes de SHIELD parecen presos de su propio pasado. O de una fórmula que ha quedado algo oxidada. Y es una pena, ya que la serie habla de temas importantes y elige maneras interesantes de hacerlo, pero el factor de la previsibilidad y el dèjá vu con los mecanismos de las tramas, es muy grande. Esto no quiere decir que alguna sorpresa no funcione (el otro SHIELD, la revelación final de la misión en Bahrein), pero sí neutraliza el potencial peligroso o tenso de las situaciones. Ward siempre va a escapar, Skye no va a dar la espalda a sus amigos, ningún personaje fijo está en verdadero peligro de muerte.

    Agentes de S.H.I.E.L.D. (Temporada 2)

    «Agentes de S.H.I.E.L.D. posee un reparto más atractivo que efectivo, que navega las emociones de sus personajes apoyándose más en poses y candencias a la hora de dialogar que en un talento profundo. La temporada contiene varias subtramas que se retroalimentan sobre una gran historia, la de un mundo en constante peligro a la espera de ser salvado por gente, tengan estos poderes o solo inteligencia».


    La serie ha mejorado en las escenas de acción, lo cual se agradece siendo ante todo un entretenimiento que vende dinamismo y humor. Son más ambiciosas (la pelea entre May y la Agente 33 en el hotel, o Ming-Na Wen luchando contra sí misma; el plano-secuencia que sigue a Skye por una habitación mientras deja fuera de combate a varios soldados) y hacen que el peaje que suponen se convierta en momento álgido. El equipo se ha expandido al tomar Coulson el mando, lo que ha supuesto la llegada de varios personajes y nuevas perspectivas a los diferentes asuntos tratados, desde la obediencia a la Autoridad al moverse por instinto. Los guionistas fueron muy astutos al usar a la icónica Lucy Lawless como pista falsa y guardarse a la mejor novedad, Bobbi Morse, unos cuantos episodios. En una de esas perfectas uniones actriz/personaje, el carisma de Adrianne Palicki y cómo está escrito su personaje dan como resultado una creación más que reseñable. En el lado de los villanos, explorados a conciencia en sus defectos y virtudes, queda en el recuerdo Cal, padre de Skye y con quien Kyle MacLachlan debe habérselo pasado muy bien. El resto de presencias antagónicas, así como algunos personajes no necesariamente malvados, no llegan a causar una impresión duradera porque la bastante transparente estructura de la serie hace que la fecha de caducidad en cada uno brille con fuerza.

    Y en medio, lo interesante, es la exploración más íntima de la personalidad del quinteto protagonista. La recuperación de Fitz tras el daño cerebral, la lealtad de May y su tierno pasado matrimonial (un buen trabajo de Wen), y sobre todo los cambios que experimentan Coulson y Skye, sin duda la relación más importante de Agentes de SHIELD. Todo ello servido por un reparto más atractivo que efectivo, y que navega las emociones de sus personajes apoyándose más en poses y candencias a la hora de dialogar que en un talento profundo. La temporada contiene varias subtramas que se retroalimentan sobre una gran historia, la de un mundo en constante peligro a la espera de ser salvado por gente, tengan estos poderes o solo inteligencia. O ambas cosas. Siempre hay una nueva amenaza, nuestro protagonistas están al borde de la muerte y los que caen dejan huella en los supervivientes (quizá no tanto en el espectador por lo ya dicho de su evidente condición transitoria). Y al final, con una tercera ya asegurada, hay que levantarse y enfrentarse a lo que viene. Y quedarse boquiabierto ante los últimos segundos, un cliffhanger tan inesperado como potente. A ver si a la vuelta reina más lo genuino, y no prosigue el reciclaje. | |

    Adrián González Viña
    Redacción Sevilla


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]