Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Cannes 2015 / Tráiler de La juventud, de Paolo Sorrentino

    La juventud, de Paolo Sorrentino

    Reválida por la Palma de Oro


    Aunque terminaría triunfando en los Oscars, los Globos de Oro, los BAFTA y los Premios de Cine Europeo, la aclamadísima La gran belleza (2013) se fue de vacío en el festival de Cannes, precisamente un espacio que parecía hecho para ella. Su creador, el italiano Paolo Sorrentino, artífice de joyas como Las consecuencias del amor (2004) o Il Divo (2008), vuelve al certamen cinematográfico más prestigioso del mundo con su obra más internacional hasta la fecha: La juventud. Se trata de la sexta vez que el cineasta compite por la Palma de Oro, pero en esta ocasión lo hace con un reparto tan popular como efectivo reunido gracias al éxito de su anterior cinta: los justamente oscarizados Michael Caine (Hannah y sus hermanas, 1986), Rachel Weisz (El jardinero fiel, 2005) y Jane Fonda (El regreso, 1978), el nominado Harvey Keitel (Bugsy, 1991) y el prometedor Paul Dano (imparable desde Pequeña Miss Sunshine, 2006). La presencia secundaria de la mítica Jane Fonda es especialmente apropiada considerando el título del film (las fuentes dicen que cuenta 77 primaveras, pero el tiempo lleva años sin pasar por ella). En cualquier caso, es emocionante imaginar el partido que Sorrentino sacará de estos intérpretes, a los que, de entrada, resulta extraño contemplar hablando italiano con tal fluidez.

    La juventud (La giovinezza) sigue a un gran director de orquesta retirado (Caine) de vacaciones en los Alpes junto a su hija (Weisz) y un amigo cineasta en crisis imaginativa (Keitel) al que la propia reina de Inglaterra insta a volver a trabajar. Si La gran belleza parecía emular a La dolce vita (1960), esta sinopsis recuerda inevitablemente a otra obra maestra del gran Federico Fellini: Fellini, ocho y medio (1963). Empero, la trama es lo de menos, porque —como sucede con Fellini— el cine de Sorrentino es un cine de sensaciones; sólo hay que ver el hipnótico tráiler para comprobarlo. Tras presentarse en Cannes el 20 de mayo, la cinta llegará directamente a las salas italianas, que siempre lo reciben con los brazos abiertos. Los premios David di Donatello ya tienen una clara favorita, pero habrá que esperar unos días para descubrir si el prestigioso festival francés se rinde por fin ante los encantos de uno de los realizadores europeos más admirados del momento.





    Póster La giovinezza

    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]