Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Cannes 2015 | La silueta de la soledad

    The Lobster

    De discípulo a realidad

    Previa de la tercera jornada de la 68ª edición del Festival de Cannes

    Pese a que su apellido resuena como si de un veterano se tratara, Yorgos Lanthimos debuta en la Competición de Cannes con su cuarta película. Conocido como el creador de la insólita Canino –que estuvo en la Riviera en 2009, donde obtuvo el premio Un certain regard—, Lanthimos abandera esa negada nueva ola del cine heleno que tiene como leitmotiv narrativo la economía, la familia y el declive estamental; junto a él, Athina Rachel Tsangari, Panos H. Koutras, Ektoras Lygizos o Penny Panayotopoulou navegan por una corriente de impacto similar al Dogma 95 con una apuesta por lo críptico para desentrañar lo mundano. La próxima propuesta del cineasta ateniense, The Lobster, busca remarcar este axioma y, a la vez, desmarcarlo. Es por ello que Lanthimos cambia de idioma, sube el caché de su elenco pero su esencia sigue perenne. Como si de un apéndice de Alps (2011) se tratara, The Lobster bucea en las profundidades de la soledad, tanto física como emocional, con un retrato coral de diferentes parejas e individualidades con los rostros de Colin Farrell, Rachel Weisz, Ben Whishaw, Olivia Colman, Lea Seydoux o John C. Reilly. Suena a primer gran salto. Ese que determinará la carrera de un Lanthimos que buscará residencia fija en la ciudad francesa. Estamos seguros que ya tiene pagada la primera letra.

    Con más modestia, pero también orgullo, llegará su partenaire en la Sección Oficial este viernes. Hablamos del húngaro László Nemes, otrora ayudante en la dirección del gran Béla Tarr y heredero declarado del maestro magiar. Con su obra debut, Saul fia (El hijo de Saúl), Nemes promete no ser un convidado de piedra en la Competición. Prueba de ello es que en los pases vespertinos del día de ayer consiguió el aplauso y la unanimidad de la crítica de forma impensable: dibujando el Holocausto de como nunca se había plasmado. Las comparaciones con la poderosa y visceral Hard to be God de Aleksei German aparecen impresas en cada crónica, es una mirada valerosa al terror más real y palpable. Todo aderezado con una precisión técnica digna de su preceptor. Pese al impacto, era predecible, Cannes no suele equivocarse. Es probable que esta 68ª edición pase a la Historia por haber mostrado Auschwitz como desgraciadamente jamás hubiéramos deseado.

    Entre tanto dolor y profundidad, no viene mal algo más liviano. Y quién mejor que Woody Allen para revertir los biorritmos. Fuera de competición llegará Irrational Man, enésima muesca dramático-cómica del genio neoyorquino que formula la clásica crisis existencial junto a una particular relación amorosa. Joaquin Phoenix y la ubicua Emma Stone son los elementos de una ecuación de la que podemos esperar cualquier cosa. ¿Trabajo menor u obra de enjundia? Atendiendo a la última etapa cinematográfica de Allen, todo apunta a lo primero: jazz, diálogos chispeantes, remezcla de estilemas, acordes y desacuerdos, y sonrisas casi enlatadas. Pese a cierto olor a rancio, es inimaginable un año cinematográfico sin el autor de Annie Hall, Manhattan, Zelig o Match Point. Irrational Man será la décimo quinta visita de Woody Allen a Cannes. Siempre es y será bienvenido. Esta noche conocerán las impresiones de nuestro compañero Alberto Sáez Villarino. Toda la información del Festival de Cannes en El antepenúltimo mohicano.

    Emilio Martín Luna
    Redacción Madrid


    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]