Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Cannes 2015 | La silueta de la soledad

    The Lobster

    De discípulo a realidad

    Previa de la tercera jornada de la 68ª edición del Festival de Cannes

    Pese a que su apellido resuena como si de un veterano se tratara, Yorgos Lanthimos debuta en la Competición de Cannes con su cuarta película. Conocido como el creador de la insólita Canino –que estuvo en la Riviera en 2009, donde obtuvo el premio Un certain regard—, Lanthimos abandera esa negada nueva ola del cine heleno que tiene como leitmotiv narrativo la economía, la familia y el declive estamental; junto a él, Athina Rachel Tsangari, Panos H. Koutras, Ektoras Lygizos o Penny Panayotopoulou navegan por una corriente de impacto similar al Dogma 95 con una apuesta por lo críptico para desentrañar lo mundano. La próxima propuesta del cineasta ateniense, The Lobster, busca remarcar este axioma y, a la vez, desmarcarlo. Es por ello que Lanthimos cambia de idioma, sube el caché de su elenco pero su esencia sigue perenne. Como si de un apéndice de Alps (2011) se tratara, The Lobster bucea en las profundidades de la soledad, tanto física como emocional, con un retrato coral de diferentes parejas e individualidades con los rostros de Colin Farrell, Rachel Weisz, Ben Whishaw, Olivia Colman, Lea Seydoux o John C. Reilly. Suena a primer gran salto. Ese que determinará la carrera de un Lanthimos que buscará residencia fija en la ciudad francesa. Estamos seguros que ya tiene pagada la primera letra.

    Con más modestia, pero también orgullo, llegará su partenaire en la Sección Oficial este viernes. Hablamos del húngaro László Nemes, otrora ayudante en la dirección del gran Béla Tarr y heredero declarado del maestro magiar. Con su obra debut, Saul fia (El hijo de Saúl), Nemes promete no ser un convidado de piedra en la Competición. Prueba de ello es que en los pases vespertinos del día de ayer consiguió el aplauso y la unanimidad de la crítica de forma impensable: dibujando el Holocausto de como nunca se había plasmado. Las comparaciones con la poderosa y visceral Hard to be God de Aleksei German aparecen impresas en cada crónica, es una mirada valerosa al terror más real y palpable. Todo aderezado con una precisión técnica digna de su preceptor. Pese al impacto, era predecible, Cannes no suele equivocarse. Es probable que esta 68ª edición pase a la Historia por haber mostrado Auschwitz como desgraciadamente jamás hubiéramos deseado.

    Entre tanto dolor y profundidad, no viene mal algo más liviano. Y quién mejor que Woody Allen para revertir los biorritmos. Fuera de competición llegará Irrational Man, enésima muesca dramático-cómica del genio neoyorquino que formula la clásica crisis existencial junto a una particular relación amorosa. Joaquin Phoenix y la ubicua Emma Stone son los elementos de una ecuación de la que podemos esperar cualquier cosa. ¿Trabajo menor u obra de enjundia? Atendiendo a la última etapa cinematográfica de Allen, todo apunta a lo primero: jazz, diálogos chispeantes, remezcla de estilemas, acordes y desacuerdos, y sonrisas casi enlatadas. Pese a cierto olor a rancio, es inimaginable un año cinematográfico sin el autor de Annie Hall, Manhattan, Zelig o Match Point. Irrational Man será la décimo quinta visita de Woody Allen a Cannes. Siempre es y será bienvenido. Esta noche conocerán las impresiones de nuestro compañero Alberto Sáez Villarino. Toda la información del Festival de Cannes en El antepenúltimo mohicano.

    Emilio Martín Luna
    Redacción Madrid


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]