Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Cannes 2015 | La caída de Van Sant

    The Sea of Trees

    Baño de lodo

    editorial de la cuarta jornada de la 68ª edición del Festival de Cannes

    El tiempo todo lo cura, dicen. Y así lo han tenido que ver tanto Thierry Frémaux como su invitado Gus Van Sant, otrora líder del cine independiente estadounidense convertido en hacedor de telefilmes matutinos con estrellas de primera categoría. Una máxima certificada en 2011, la edición más notable por el momento de esta segunda década del nuevo milenio, donde el cineasta de Kentucky presentó Restless, un alegato pro vida con dos adolescentes como protagonistas que recibió críticas feroces y un aun peor recibimiento comercial. El filme suponía el sello que rubricaba el adiós de Van Sant a los estándares de calidad; la absoluta deriva en la que estaba sumida su filmografía. Poco quedaba del director de Mi Idaho privado (1991), El indomable Will Hunting (1997) o Elephant (Palma de Oro en 2003), perdido en un estilo anacrónico y pedestre sin visos de evolucionar. Van Sant convertido en Danielle Steel, hechicero del drama populista y la lágrima más miserable. Pero, como remarcábamos en la primera frase, el fracaso se evapora con el minutero y siempre queda el apellido. Y más si éste está acompañado por uno de los actores de moda. Matthew McConaughey, Naomi Watts, Ken Watanabe y la esperanza de una resurrección son un reclamo más que suficiente. Frémaux no se podía permitir el no tener al protagonista de Dallas Buyers Club e Interstellar paseando por la Croisette. Y así aparece en Sección Oficial The Sea of Trees, calcando al milímetro las reacciones de su anterior película: inane, estereotipada, manipuladora e indigna. Es cierto que Cannes, cuando lo desea, no suele mostrar misericordia y tiende hacia la hipérbole rápida como la prensa a los cócteles pero, de forma unánime, le ha dicho a Mr. Van Sant lo mismo que a Oliver Stone y Francis Ford Coppola: o mueres como héroe, o vives lo suficiente para convertirte en un villano.

    Y de un director enfangado a otro que disfruta del lodo. También un habitual en estas lides, Nanni Moretti aparecía en la Competición con Mia madre, su enésimo lienzo sobre la familia, la sociedad, el trabajo y, además, la pesadumbre que se cierne sobre su profesión. El realizador transalpino nos traslada al desencanto de una veterana cineasta y la influencia de éste en todos los satélites emocionales que la rodean. Con Mia madre, Moretti prosigue con esa narrativa arcaica que le ha otorgado la gloria y también granjearse un sinfín de detractores –sobre todo en su tierra— pero, por una vez, va más allá y clama, en segunda persona, sobre la erosión que sufre el creador. Sobre la imposibilidad de levantarse ante cada tropiezo, sea liviano o fatídico. Mucho se aprecia del Moretti ganador de la Palma de Oro en 2001 con La habitación del hijo, quizá demasiado. Son preferibles productos como Habemus papam (2011), su última incursión en territorio cannois, donde, al menos, se busca una nueva rosca dentro de su obra. Moretti, con seguridad, necesita algo más que los condescendientes aplausos galos y un posible premio para encontrar el brillo perdido. [Las críticas de Alberto Sáez Villarino de The Sea of Trees y Mia madre / Toda la actualidad de Cannes en EAM]

    Emilio Martín Luna
    Redacción Madrid



    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]