Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Cannes 2015 | Cementerio de esplendor

    Sicario

    La esperanza no está en Francia

    Previa/editorial de la séptima jornada de la 68ª edición del Festival de Cannes

    Uno de los aspectos positivos del Festival de San Sebastián es su capacidad organizativa. Las colas, en la mayoría de los casos, se disuelven con rapidez, y positivamente, para sus integrantes en casi todos sus horarios. Se trata de facilitar la labor de la prensa, y que esta corresponda de la forma más productiva posible. En Cannes se pueden esperar dos horas e irte de vacío o, en el peor de los casos, entrar y encontrarte con un engendro en pantalla. Miradas perdidas mientras el minutero avanza lentamente, lotería en ciernes en cada elección, absoluta falta de libertad. Es por ello que secciones como Un Certain Regard, Quincena de Realizadores o la Semana de la Crítica otorgan algo de aire a un acreditado que, una vez superado los primeros días, elabora una estrategia más efectiva. Y más cuando la Sección Oficial ofrece productos de tan baja calidad. Son los casos de las representantes francesas: estereotipadas, pedestres y poco imaginativas. Llueven las primeras críticas a Thierry Frémaux por la selección de obras menores de directores que, hasta la fecha, no rozan en su currículum, siquiera, el one hit wonder. Donzelli, Brizé, Bercot y, en menor medida, Maïwenn, se acercan más al telefilme que a la avant garde del cine europeo. Mientras, autores como Garrel (padre e hijo) o Desplechin encabezan la Quincena y sienten el abrazo de un público entregado a sus propuestas. Algo que también sucede con el inefable Apichatpong Weerasethakul, que ayer deslumbró con Cemetery of Splendour, nueva alegoría del cineasta tailandés que, si bien, no alcanza las cotas de anteriores trabajos, hubiera sido un más que digno contendiente a la Palma de Oro. Así es Cannes.

    Hoy se espera el segundo gran abucheo del festival con Marguerite et Julien. La proyección para prensa en la tarde de ayer supuso ser el termómetro perfecto. Ni la siempre maravillosa Anaïs Demoustier es capaz de salvar este melodrama de época, adaptación homónima de la novela de Jean Gruault que retrata la relación incestuosa entre los hijos de un noble francés. Valérie Donzelli, creadora de la infravalorada Declaración de guerra (Semana de la Crítica, 2011), está ante su primera oportunidad de luchar por la Palma de Oro de Cannes. Quizá, demasiado pronto ya que su narrativa, como demostró en Main dans la main (2012), necesita un mayor grado de maduración. Un problema que no tiene un Denis Villeneuve que aspira, con Sicario, a dar un nuevo paso en su filmografía. Más con ese brillante 2013 en la memoria, donde nos deleitó con la atmosférica Prisioneros y la críptica Enemy. En Sicario cuenta con un tridente de campanillas —Emily Blunt, Benicio Del Toro y Josh Brolin— para narrarnos la encrucijada de una joven agente del FBI en la frontera mexicana, donde espera desmontar el entramado criminal de la zona. Una excelente ocasión para presenciar las dotes dramáticas de una actriz, Blunt, a la que no hay pantalla que se le resista. Villeneuve visita por primera vez la Croisette como adalid de esa nueva generación de cineastas canadienses que encandilan a crítica y público a golpe de hipnosis. Sicario es una de las grandes esperanzas de una Sección Oficial que, de no ser por el poderío estadounidense, se muestra depresiva y sin ninguna arista especialmente reseñable. [Toda la información del Festival de Cannes en EAM]

    Emilio Martín Luna
    Redacción Madrid



    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]