Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Cannes 2015 | Agnès Varda, Palma de Oro de honor

    Agnès Varda en un evento de Cannes 2015

    Durante la ceremonia de clausura del 68º Festival de Cannes se hará entrega de la Palma de Oro de honor a Agnès Varda, una distinción máxima otorgada por el Consejo de Administración del certamen a realizadores unánimamente elogiados que nunca han ganado la Palma de Oro. La fotógrafa, guionista, actriz, directora y artista plástica francesa es la primera mujer homenajeada con un galardón anteriormente recibido por Woody Allen (en 2002), Clint Eastwood (en 2009) y Bernardo Bertolucci (en 2011). Los tres nombres se bastan por sí solos para reflejar la grandeza del mismo.

    Nacida el 30 de mayo de 1928 en Bruselas, Varda estudió fotografía y debutó en el Festival d’Avignon con Jean Vilar. Escogió a dos actores del Teatro Nacional Popular, Sylvia Montfort y Philippe Noiret, para su primer largometraje, La Pointe Courte (1954), obra precursora de la Nouvelle vague que fue montada por el mismísimo Alain Resnais. Cleo de 5 a 7 (1962) le ganó un nombre en la industria, recibiendo su siguiente film, La felicidad (1965), el prestigioso Premio Louis-Delluc. Desde entonces, Varda se ha movido entre el corto y el largometraje, el documental y la ficción, la realidad sin concesiones y la fantasía más poética. Entre sus innumerables logros destacan la desangelada Sin techo ni ley (León de Oro en Venecia, 1985), el lírico équiem de una vagabunda; la emotiva Jacquot de Nantes (1991), una de las tres obras que dedicó al hombre de su vida (Jacques Demy) tras su fallecimiento, y la sorprendente Los espigadores y la espigadora (2000), un recorrido a la Francia rural que rodó acompañada solo por su cámara (y su inagotable determinación, claro).

    Este último trabajo mostró una vez más el espíritu independiente de la realizadora, plasmado en su honesto autorretrato Las playas de Agnès (2008), que le valió el César a mejor documental. Tan emblemática como underground, Varda constituye un modelo a seguir, no sólo para los nuevos cineastas, sino para las nuevas generaciones: un ejemplo de incansable curiosidad, ilimitada creatividad e infinita libertad. No hay barreras inquebrantables para Varda. Y este reconocimiento es sólo otra muestra de ello / Juan Roures (Madrid).


    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]