Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Cannes.
    Cobertura de la 70ª edición.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    Bajo la máscara de la tolerancia.
    Déjame salir, de Jordan Peele.

    D'A 2015 | Día 4: A misteriosa morte de Pérola / They have escaped / La sapienza / El incendio

    They have escaped

    El sexo como anemómetro

    Cuarta jornada del D'A 2015

    Todavía reponiéndonos del estruendoso éxito de Les amigues de l’Àgata (no se habla de otra cosa en los medios barceloneses), el D’A nos propone en su cuarta jornada cuatro películas bien dispares. Desde la paranoia sonoro-visual del brasileño Guto Parente al runaway alegórico del finlandés J-P Valkeapää, pasando por la densidad de Eugène Green y la inherente violencia del argentino Juan Schnitman: ayer hubo para todos los gustos.

    They have escaped

    He ovat paenneet, J-P Valkeapää, Finlandia, 2014

    Raisa y Joni, los adolescentes protagonistas de la cinta They Have Escaped, podrían ser la versión finlandesa de Sam y Suzy, los dos jóvenes amantes de Nueva Inglaterra que emprendían una huida hacia ninguna parte en Moonrise Kingdom, de Wes Anderson. Las coincidencias van más allá de la premisa inicial: ambas parejas intentarán conectar con la naturaleza para intentar liberarse por completo de las ataduras impuestas. Sin embargo, el contexto no puede ser más diferente. No hay ni rastro del colorido mundo de perfectas armonías del director americano. Todo lo que rodea a Raisa y Joni les es hostil: ella es una joven internada en un centro reformatorio para jóvenes conflictivos donde él, un joven que ha desertado del servicio militar, es obligado a trabajar.

    La película sigue el planteamiento típico de la historia de dos fugitivos, pero poco a poco va desembocando en una cinta con un fuerte componente alegórico, llena de imágenes que evocan otros significados mucho más amplios. Todo lo que se encuentran los dos jóvenes en su huida les intenta atar, imponer normas, reconducir por la senda correcta. Como contestación a todo ello, la cinta en sí misma, como ente creativo, se empeña en ser tan libre como sus protagonistas y se propaga con elementos simbólicos que apuntan directamente a las cadenas que nos impone la férrea sociedad. Y aunque tarde demasiado en llegar a su verdadera esencia, regodeándose en exceso por los elementos que la hacen comparable con la cinta de Anderson y con muchas otras, They Have Escaped muta desde la enésima representación del runaway juvenil hasta explorar sin rodeos su propia existencia como oda poética a la libertad del individuo. [65|100]

    A misteriosa morte de Pérola

    A misteriosa morte de Pérola

    Guto Parente, Brasil, Francia, 2014

    Pérola es una joven brasileña que va a estudiar a un pequeño pueblo de Francia. Esta es la simple premisa de la cinta de Guto Parente. A partir de ella, el director brasileño se servirá del sonido y la imagen para construir una película desasosegante. Durante la primera parte, A misteriosa norte de Pérola juega con un elemento terrorífico para el común de los mortales: los sonidos de una casa que desconocemos. El pequeño apartamento en el que vive Pérola se convierte en una verdadera caja de resonancia de todo cuanto se mueve y suena a su alrededor. La cinta apenas tiene diálogos, tan solo un par de conversaciones mínimas por teléfono, y parece que hasta el silencio de su protagonista retumba entre las paredes que habita en solitario. 

    Sin embargo, lo que empieza siendo una historia de terror sonora, con algún que otro sobresalto, empieza a convertirse en una pesadilla visual que juega con las texturas de la imagen para crear una especie de ouija con formatos de vídeo. Más cercana a las vanguardias cinematográficas que a una película de terror convencional, A misteriosa norte de Pérola es una propuesta extraña cuya mayor baza se encuentra en la atmósfera que es capaz de crear con los elementos que conforman la esencia cinematográfica. Una obra desconcertante ante la que hay que dejarse llevar para adentrarse en la pesadilla sonora y visual que propone, algo que no es sencillo. [70|100]

    La sapienza

    La sapienza

    Eugène Green, Italia, Francia, 2014

    En el cine de Eugène Green, los personajes miran fijamente a cámara, hablan de manera pausada, casi como si fueran autómatas, con el gesto contenido en el rostro. El tiempo adquiere un significado nuevo, parece pararse a entender las palabras después de cada intervención de los personajes. En su última creación, La sapienza, los paisajes y la arquitectura de los edificios le aportan un tono contemplativo, buscando la verdad en sus líneas que se elevan hacia el cielo. Los planos se suceden de manera pausada, caen lentamente como las gotas de agua que se forman al final de una elegante estalactita. Si a esta puesta en escena le sumamos una temática densa, casi mística en algunos momentos, el resultado es un trabajo cargado y cargante.

    Alexandre y Leonor son dos arquitectos franceses que viajan en busca de las huellas de Borromini, arquitecto clave del barroco. Tras visita su pueblo natal, se topan con una pareja de hermanos: ella, Lavinia, enferma; él, Goffredo, futuro estudiante de arquitectura. Leonor decide quedarse con Lavinia para cuidarla y anima a Goffredo a viajar con Alexandre hasta Roma para visitar las creaciones de Borromini. Este extraño intercambio de parejas dará lugar a la búsqueda de la luz de los personajes. A ellos, la luz que debe llenar los espacios arquitectónicos les aporta un nuevo sentido del conocimiento y el aprendizaje. A ellas, la luz que se encuentra detrás de su psicología les hace entender mejor el amor, tanto el fraternal como que se debe sentir hacia una pareja. La unión de estas dos desviaciones filosóficas da lugar a la sapiencia. Palabras, ideas y divagaciones interesantes, expresadas bellamente, de manera armoniosa, en sintonía con la hermosa arquitectura romana… pero que languidecen y llegan a colapsar una cinta que debería depurar su contenido del mismo modo que depura su forma. [40|100]

    El incendio

    El incendio

    Juan Schnitman, Argentina, 2015

    En la fantástica Una historia de violencia, David Cronenberg utilizaba dos escenas de sexo para representar cómo la violencia entraba como un torbellino en la vida de la familia Stall. En la primera de ellas, Maria Bello, vestida como una juguetona animadora, seduce a Viggo Mortensen; el sexo es cómplice, ambos se entregan. En la segunda, él la fuerza en la escalera, la agarra por el cuello, la arrastra por los escalones… la violencia ya se ha apoderado de ellos. En El incendio, del argentino Juan Schnitman también utiliza el sexo para tomarle el pulso a la acción, como termómetro de la fiebre violenta. La diferencia es que, ya en la primera escena íntima de la pareja protagonista, la violencia está presente, aunque sea de manera suave, a modo de pelea juguetona entre dos amantes. 

    La película narra las desastrosas 24 horas en las que una pareja se descompone por completo a causa de un hecho mínimo: la firma de la compra de su nueva casa se pospone un día. Schnitman analiza con maestría ese preciso momento en el que todo se hunde y sale a relucir nuestro yo más temido. El justo momento cuando nos damos cuenta que el monstruo más terrorífico lo llevamos dentro. Y lo hace a través de largos planos donde el tiempo es imposible de manipular, con la cámara pegada a los personajes, obviando el montaje para evitar subrayados y dejando que la imagen misma vaya calentando un ambiente malsano. La violencia es como un gas que ni ves ni hueles, no puedes anticipar su llegada, pero lo contagia todo, hasta la sociedad que les rodea. El abuso y la inseguridad están presentes en todos los lugares (desde el interior de tu casa hasta tu lugar de trabajo) y infecta nuestro día a día (esa paranoia por el dinero).

    Schnitman hace un gran trabajo en la contención de las interpretaciones de los actores. Pilar Gamboa (ganadora el pasado fin de semana del premio a la mejor actriz en la sección Territorio Latinoaméricano del Festival de Málaga) y Juan Barberini consiguen dotar de la intensidad exacta a cada escena para no caer en la sobreactuación dramática, gran riesgo que siempre corren este tipo de historias. [82|100]

    Víctor Blanes Picó
    Enviado especial al D'A 2015


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]