Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    D’A 2015 | Día 1: Saint Laurent, de Bertrand Bonello

    Saint Laurent, de Bertrand Bonello.

    El D'A abre con una hoguera de vanidades

    Primera jornada del D'A 2015

    Por fin llegó el día. El teatro del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, en pleno corazón de la Ciudad Condal, acogió ayer la inauguración de la V Edición del Festival de Cinema d’Autor de Barcelona. Con una sala a rebosar, este año Saint Laurent, del director francés Bertrand Bonello (que estuvo presente en el acto), fue la encargada de dar el pistoletazo de salida a 10 días del mejor cine contemporáneo.

    Poco conocemos del cine de Bonello en nuestras fronteras. Por desgracia, tan solo Casa de tolerancia se ha estrenado en España, y puede que por eso ayer la expectación ante su última película fuera máxima. Si a eso le sumamos la figura de Yves Saint Laurent, protagonista de la cinta, el cóctel no puede ser más apetecible. Dos son los filmes que el pasado año exploraron su genio. Mientras que Jalil Lespert (en la cinta que tiene por título Yves Saint Laurent) se decanta por una concepción de la película mucho más ortodoxa, organizándose como un relato de los hitos que marcan la vida del diseñador, Bonello prefiere empezar desde dentro, partiendo del gesto mínimo y del detalle para construir la vida de Yves Saint Laurent y pasar así del personaje a la persona. En este sentido, Saint Laurent de Bonello se convierte en una película mucho más precisa que consigue plasmar los dos leitmotiv del diseñador de origen argelino: el tejido y la carne.

    Ante todo, cabe destacar el respeto con el que se acerca Bonello a Yves Saint Laurent. Las primeras imágenes con que se abre la cinta nos muestran una figura de espaldas en la recepción de un hotel parisino. El recepcionista le pregunta si está en la ciudad para hacer negocios. Con voz apocada, Saint Laurent le responde que ha venido para dormir. A continuación, sentado de nuevo de espaldas, con el teléfono en mano y mirando por la ventana a un París cubierto por la niebla, el modisto habla con un periodista para aceptar una entrevista. El director evita mostrarnos su rostro, nos obliga a no prejuzgar a la persona hasta que no entremos en ella. Bonello respeta la figura del diseñador al negarnos su rostro atormentado; más adelante, cuando recupere esta escena y ya seamos conscientes de sus vicisitudes, nos lo mostrará frontalmente, sin ambages.

    Saint Laurent, de Bertrand Bonello

    Saint Laurent no es tan solo un personaje, es el alma que mueve todo lo que ocurre en imágenes. Este es el gran logro de la cinta de Bonello: mutarse y SER Saint Laurent; conseguir que su cinta trascienda de la representación del genio y se encamine hacia la identificación con la persona a quien se acerca.


    Sin embargo, este respeto no significa que Bonello lo trate de manera condescendiente: la puesta en escena está totalmente volcada a mostrar su genialidad y su visión de la moda, pero también sus obsesiones y sus pesadillas. La cámara de Bonello se muestra curiosa y precisa, atenta a las manos de las mujeres que dan vida a sus dibujos; al lápiz con el que el diseñador traza, en pocos movimientos y con unas simples líneas maestras, los bocetos que se convertirán en obras maestras de la moda; pero también el gesto pausado del cigarro entre los dedos y la mirada perdida del creador. Bonello utiliza la imagen en detalle de los elementos mínimos de la historia para retratar no solo a Saint Laurent, sino también a la burbuja que constituye su mundo creativo. Este hecho se pone de manifiesto, por ejemplo, en la forma que adopta la película para exponer las colecciones de los años 1968 y 1969. A pantalla partida, mientras a la izquierda se muestran las imágenes de las manifestaciones de París y el convulso final del mandato de Charles De Gaulle, a la derecha, las modelos presentan suntuosos trajes bajando por una elegante escalinata de mármol, y todo acompañado por la música de fiesta. Parecen dos mundos totalmente desconectados. La realidad de las imágenes de archivo contrasta con un mundo frívolo que da la espalda a la calle. Saint Laurent busca en la frivolidad de las fiestas nocturnas una belleza que pueda plasmar en sus diseños. Del mismo modo, Bonello se adentra en esta búsqueda de la belleza con una puesta en escena de la noche casi de videoclip (el primer encuentro entre Saint Laurent y Betty y, sobre todo, el baile anterior de ella dan buena muestra de ello).

    Y es que, como venimos diciendo, la película respira, piensa, observa como Yves Saint Laurent. Así, un momento tan anodino y aburrido para alguien como Saint Laurent como la negociación con los inversores se muestra como algo casi insoportable para el espectador. La conversación a tres voces entre el inversor (en inglés), Bergé (la pareja del diseñador, en francés) y la intérprete crea una melodía inaguantable, incómoda para la misma película. Este tratamiento del sonido, extensible también al protagonismo de la música en muchos momentos del filme, tiene su razón de ser en el hecho que el director, antes que cineasta, es compositor y, como indicó momentos antes del estreno en el festival barcelonés, entiende que «la música está para explicar cosas, es un personaje, no es una simple capa sonora». Esta tesis impregna también la puesta en escena de la cinta: Saint Laurent no es tan solo un personaje, es el alma que mueve todo lo que ocurre en imágenes. Este es el gran logro de la cinta de Bonello: mutarse y SER Saint Laurent; conseguir que su cinta trascienda de la representación del genio y se encamine hacia la identificación con la persona a quien se acerca. ¿No debería ser este el objetivo de todo biopic? | |

    Víctor Blanes Picó
    Enviado especial al D'A 2015



    Feelmakers

    2 comentarios:

    1. No estoy nada de acuerdo con el comentario anterior,aunque lo respeto.Soy crítica y me llegó al corazón,entré en la piel de ese hombre,el padre es duro,no se detiene ante nada,y de hecho lógico puesto que sino a ver quien tiene el coraje de ir a buscar los restos de sus hijos,cualquier padre estaría llorando e incluso normal pensar en quitarse la vida....la guerra en sí, esa crudeza en el momento de los tres hermanos en el campo de batalla,me llegó al alma.Película perfecta y con un final que almenos no deja un mal sabor de boca...se me pasó rápido y lo interesante de una película es q se viva.

      ResponderEliminar
    2. Totalmente de acuerdo con Lucia. La película me llegó y eso significa que el director ha conseguido su objetivo de transmitir su mensaje, hecho que no consiguen el 90% de las películas. Además, se tiende a confundir lo sencillo con lo simple, nada que ver con el debut de gosling como director que se pasa de listo y ambicioso, y consigue una película fallida.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]