Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica en serie | Parks and Recreation (2009-2015). Análisis final

    Parks and Recreation

    El optimismo hecho comedia

    análisis final a Parks and recreation (2009-2015) / ★★★★

    NBC / 7 temporadas: 125 capítulos | EE.UU, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015. Creadores: Michael Schur & Greg Daniels. Directores: Dean Holland, Ken Whittingham, Michael Schur, Troy Miller, Randall Einhorn, Morgan Sackett, Craig Zisk, Tristram Shapeero, Michael Trim, Nicole Holofcener, Wendey Stanzler, Greg Daniels, Beth McCarthy-Miller, Jason Woliner, Amy Poehler, Charles McDougall, Alex Hardcastle, Jorma Taccone, Tucker Gates, Alan Yang, Nick Offerman, otros. Guionistas: Michael Schur, Greg Daniels, Alan Yang, Aisha Muharrar, Harris Wittels, Donick Cary, Matt Murray, Amy Poehler, Dave King, Joe Mande, Megan Amram, Matt Hubbard, Dan Goor, Katie Dippold, Jen Statsky, Emma Fletcher, Rachna Fruchbom, Chelsea Peretti, Mike Scully, Rachel Axler, otros. Reparto: Amy Poehler, Nick Offerman, Aubrey Plaza, Aziz Ansari, Chris Pratt, Jim O´Heir, Retta, Adam Scott, Rashida Jones, Rob Lowe, Ben Schwartz, Jay Jackson, Mo Collins, Paul Schneider, Yvans Jourdain, Billy Eichner, Jon Glaser, Andy Forrest, Alison Becker, Kevin Symons, Helen Slayton-Hughes, Natalie Morales, Kathryn Hann, Jenny Slate, Pamela Reed, Lucy Lawless, Eric Isenhower, Megan Mullally, Susan Yeagley. Fotografía: Tom Magill, Michael Trim, John Inwood, Shana Hagan, otros. Música: Mark Rivers.

    Parks and recreation ha conquistado varias cumbres a lo largo de su excitante vida televisiva. Nació a la sombra de la versión americana de The office (2005-2013), creada por dos de sus guionistas, en la misma cadena, siguiendo su estilo de falso documental (que ha resultado ser eso, solo un estilo, no una trama real) y con una temporada de apenas seis episodios en la primavera de 2009. Sus protagonistas fueron enseguida comparados con quién podrían ser respecto a The office, y las tramas estaban sometidas a ese tipo de escrutinio. Y aunque tardó un tiempo en encontrar su tono de comedia positiva y a la vez absurda –las dos primeras temporadas esencialmente–, una vez lo logró se convirtió en una de las sitcom más refrescantes que nos ha dado la televisión en abierto en los últimos años. Las andanzas de Leslie Knope (magnífica Amy Poehler) y sus compañeros de trabajo y amigos para mejorar en lo posible su ciudad son un bienvenido ejemplo de una política del trabajo duro pero justo, la recompensa con paciencia y, sobre todo, la loa a la amistad y la importancia de ser buenas personas. Y aunque pudiera sonar a cursilada o parecer un panfleto en pantalla, en un mundo cínico como en el que vivimos, Michael Schur (nominado al Emmy por el final de la cuarta temporada) y sus guionistas se aseguran de que esto no sea así con un trabajo tan honesto como divertido.

    Hay una descripción sencilla pero concienzuda de cómo funciona la política local, y también una parodia de los elementos más extremos (y tomados de la realidad) que ese mundo puede ofrecer, pero al final siempre se puede llegar a una solución que satisfaga las partes convocadas. Pawnee, Indiana como ejemplo ficticio de una pequeña ciudad en la que nuestros protagonistas pasarán por todos los estados anímicos posibles, sin olvidar al final que esto es una comedia de situación de 20 minutos. Lo importante, lo especial de Parks and recreation, es que los personajes cambian, evolucionan, cometen errores y rectifican. Lo que se cuenta es consecuente con sus personalidades y se trata sus trayectorias como los pasos lógicos de una vida real. Siempre con una sonrisa, la serie no ha puesto las cosas fáciles a sus protagonistas, pero de sus dificultades se extraía no solo toneladas de oro cómico sino una genuina sensación de verdad, de que esto eran personas reales. Versiones exageradas de personas reales, sí, pero reconocibles en sus comportamiento y pasto perfecto de la mitificación (Ron Swanson probablemente quedará grabado en la historia del género).

    Parks and Recreation

    Conforme avanzaba la serie, que asentó su equilibrio perfecto con la llegada de Ben y Chis y la salida de Mark, se creaba una mitología autorreferencial cada vez más densa, que ha germinado en brillantes running gags, frecuentes vueltas sobre algunos temas y la creación de un séquito de figuras secundarias tocadas por la gracia, a lo que se unía un reparto heterodoxo pero muy bien elegido, que terminaba de convertir en memorables a los personajes. Todo envuelto en una de las grandes señas de identidad de la serie, el seguir evolucionando y probando cosas nuevas, lo cual es siempre bienvenido. Es estimulante ver que una comedia no se duerme en los laureles de su éxito, en una fórmula de probada eficacia. La ambición siempre ha sido parte de su ADN, y su acercamiento narrativo del “ensayo-y-error” ha dado unos frutos irregulares, pero con un balance que se inclina más por los aciertos. Los guionistas han explorado múltiples combinaciones de personajes, tanto sentimentales como de amistad, y han usado con mucha pericia los 21 minutos de metraje para contar siempre historias graciosas, con su moraleja de rigor y ante todo un optimismo loable ante la adversidad.

    Sin embargo, y aunque puede que no fuera el plan desde el principio, a lo largo de siete temporadas fue quedando cada vez más claro que Parks and recreation era la historia de una mujer y las recompensas vitales de su positiva disposición ante la vida. Es difícil que un personaje de sitcom desarrolle tantas capas como lo ha hecho Leslie Knope, ayudada por el talento como actriz de Poehler (productora, también directora y guionista puntual), pero es una realidad que la serie reivindica lo mujeril como elemento de igualdad. Es un producto felizmente feminista, donde lo exasperante que puede ser su protagonista se ve contrarrestado por lo bien y expeditivamente que hace su trabajo. Y aunque sea su viaje, no solo ella aporta. Sin Ron y su actitud ante la vida; Tom y su suicida entusiasmo y egocentrismo; April y su sentido del humor negro; Andy y su corazón de oro; Ben y lo mucho que la complementa; sin la amistad eterna de Ann y con Chris, Donna y Garry a su alrededor, la evolución de Leslie sería distinta. Todos aportan, y los guionistas son lo suficientmente listos como para darles su autonomía como personajes, sea ésta más o menos intermitente.

    Parks and Recreation

    Otro de los mayores placeres de la serie, una práctica habitual en el mundo de las comedias de situación, ha sido el impresionante desfile de estrellas invitadas, tanto compañeros de Poehler de Saturday Night Live (Andy Samberg, Fred Armisen, Jorma Taccone) como rostros frecuentes de la televisión (Louis C.K., Megan Mullally –esposa de Nick Offerman en la vida real–, Kristen Bell, el reparto protagonista de Workaholics, Ben Schwartz, Lucy Lawless, Jenny Slate, Henry Winkler) o del cine (Justin Theroux, Bill Murray, Paul Rudd, Jason Schwartzman, Sam Elliott, Patricia Clarkson, Werner Herzog). Y muchos más. Diferentes grados de duración, calidad e ingenio en las intervenciones, pero ante todo el compromiso de gente con ganas de pasarlo bien, en una comedia que ante todo era luminosamente festiva. Y cuya aceptación crítica ha sido en general positiva, con múltiples nominaciones a los premios más importantes de la televisión, casi siempre centradas en el trabajo de Poehler (6 veces candidata al Emmy –una como guionista–, y otras tantas a los SAG o los Globos de Oro) o en la serie en general como Mejor comedia. Eso sí, solo la protagonista ha llegado a ganar un galardón, el Globo de Oro en 2014.

    Parar uno a uno en los incontables estímulos cómicos que la serie ha ofrecido en sus 125 episodios sería tan imposible como injusto, así que baste decir que aunque no todas las decisiones tomadas germinaron en tramas del mismo nivel, siempre se hicieron con la transparente intención de hacer disfrutar al espectador. Michael Schur y su equipo han demostrado más de una vez inteligencia a la hora de plantear las historias, los recorridos vitales de sus personajes y ante todo una sana capacidad de sorpresa, dando vuelcos cabales a las tramas. Han gustado de no ser obvios cuando podían evitarlo, y cuando han disfrutado de la confianza de NBC, tras varias temporadas siempre con la duda de si serían cancelados, han podido hacer las cosas pensando en un futuro. Esto se puede ver especialmente en la decisión de Leslie o Ben de ampliar su carrera política, o la salida de la serie de Ann y Chris. Y ante todo en la última temporada, con salto temporal y mucha diversión para cubrir esos tres años. Se pueden hacer reproches (el mal uso de los niños de los protagonistas, el evidente esfuerzo para mantener a algunos personajes en la historia global), pero el desenlace, One last ride parts 1 & 2 (7.12/13) demuestra que Schur es un guionista de categoría, que ha pensado en el legado de su peculiar serie, tan locamente maravillosa. Parks and recreation tendrá su página en la historia de las sitcom, y lo ha logrado con toda justicia. A base de talento y trabajo duro. | |

    Adrián González Viña
    Redacción Sevilla


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]