Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica en serie | Broad City / Temporada 2

    Broad City

    Sobreviviendo con imaginación en Nueva York

    crítica a Broad City (2014-) | Segunda temporada

    Comedy Central | 2ª temporada: 10 capítulos | EE.UU, 2015. Creadoras: Abbi Jacobson & Ilana Glazer. Directores: Lucia Aniello, Michael Blieden, John Lee, Jeff Tomsic, Nicholas Jasenovec. Guionistas: Abbi Jacobson, Ilana Glazer, Lucia Aniello, Paul W. Downs, Jen Statsky, Chris Kelly, Anthony King. Reparto: Abbi Jacobson, Ilana Glazer, Hannibal Buress, Arturo Castro, John Gemberling, Paul W. Downs, Stephen Schneider, Chris Gethard, Nicole Drespel. Fotografía: Steve Calitri.

    Con el paso del tiempo las webseries se están librando poco a poco del estigma de ser un contenido cutre y barato, principalmente porque los productos de bajo presupuesto, cada vez más presentes en el cine y la televisión, son en muchos casos la demostración de un casi sobrenatural ingenio en las circunstancias más precarias. Lo mejor es que en su constante búsqueda de nuevos talentos y, para qué negarlo, maneras de producir series baratas, las cadenas apuestan cada vez más por la traslación de estas webseries al formato seriado televisivo. Broad City es una de varias, pero es sin duda de las mejores. La webserie que Abbi Jacobson e Ilana Glazer pusieron online entre 2010 y 2011, y donde ya conocieron a la directora/guionista de la serie Lucia Aniello y al actor/guionista Paul W. Downs (que interpreta al intenso Troy), llamó la atención no solo de Comedy Central sino de la mismísima Amy Poehler. Poehler, como muchos intérpretes de éxito, está interesada en financiar nuevos talentos, y su apoyo ha sido fundamental para que la extraordinaria comedia que nos ocupa haya llegado a emitirse. Broad City cerró una casi perfecta segunda temporada hace unos días, con la feliz noticia de que volverá con una tercera confirmada desde hace meses. Y si se cumple lo que ha pasado hasta ahora (la progresión de calidad como resultado de la continuidad del trabajo y una mayor confianza en uno mismo), enero de 2016 será un gran mes.

    La primera temporada fue una estupenda carta de presentación, irregular en algunos aspectos pero tan fresca y divertida que lo malo no era tan significativo. De cara a la segunda, las creadores han evolucionado su narrativa, echado la vista atrás y comprobado lo que funcionaba mejor y peor. Y cómo han acertado. Los secundarios masculinos (Hannibal, Jaime, Bevers, Troy) han aparecido ahora de manera más puntual, evitando así el riesgo de acabar siendo cargantes –algo que pasó en ocasiones en la temporada anterior–, y así las tramas que los implicaban en esta temporada han sido mejores, limpiamente. Además, Jaconson y Glazer han decidido consumar la tensión sexual no resuelta entre Abbi y su vecino Jeremy, liándolos y haciendo que se den cuenta de que no pueden durar porque tienen intereses distintos (bravo por tratar el tema que tratan en el episodio de su ruptura). La esencia de la serie, lo que mejor funciona, es ver al dúo protagonista navegando por la vida entre humo de marihuana, frustraciones profesionales e incorrectas demostraciones de afecto. Abbi e Ilana, los personajes, son Broad City, y los mejores momentos se desprenden de la palpable química entre estas mujeres.

    Broad City

    Puntuada por varios capítulos redondos –Knockoffs (2.4); Citizen ship (2.7) y Coat check (2.9) en concreto– y con la habilidad de hacer sutilmente que los personajes crezcan un poco, esta temporada ha sido espectacular. Los guionistas se encuentran en ese estado concreto de inspiración, que se da de vez en cuando en las temporadas de series, donde cada una de las ideas que proponen es brillante y casa perfectamente con el espíritu del proyecto. Su estrategia cómica es ofrecer una reconocible descripción de sus experiencias como veinteañeras sin rumbo en Nueva York, bañándolo en una pátina de exageración cómica donde todo tiene cabida (desde vídeos de porno en solitario hasta alucinaciones por un batido de maría). Con una apuesta visual que a veces presenta acciones en forma de videoclip para acelerar el ritmo, la comedia funciona a pleno rendimiento en esta decena de episodios y convierte la experiencia de ver cada capítulo en algo imprevisible. Las protagonistas prueban todo tipo de trabajos, viven su sexualidad como quieren, se enfrentan a las dificultades de una urbe tan intensa como la Gran Manzana y ante todo se tienen la una a la otra. Broad City celebra sin sermones la amistad y el poder de lo femenino, y tener una actitud positiva y de disfrute ante la ausencia de metas en la vida y una realidad que puede ser dura.

    Y como también suele pasar cuando una serie crece en popularidad, especialmente con las comedias, los cameos comienzan, y los de esta temporada son una delicia. Seth Rogen (como un ligue de Abbi en una muy calurosa noche), Susie Essman & Bob Balaban (como los padres de Ilana, destacando la perfecta simbiosis entre Essman y Glazer), Amy Ryan (como una pijísima madre para la que Ilana hace de canguro), Alia Shawkat (como Adele, doble de Ilana con la que empieza un tórrido romance que prueba su narcisismo), Kelly Rippa (haciendo una muy salvaje versión de sí misma que asusta a Abbi) o Leo Fitzpatrick & Patricia Clarkson (como una psiquiatra desquiciada y su hijo inmaduro de 34 años) han dejado ya su impronta en Broad City. Repite su rol de veterinaria Janeane Garofalo, ahora para oficiar una boda de perros. Y el hermano real de Glazer interpreta al hermano de Ilana en la serie, terminando de redondear la impagable familia Wexler. Es una pena que tras tantos capítulos fuertes, el desenlace sea algo decepcionante y que a veces las actrices se encallen en los mismos mohines y recursos cómicos, pero aún así el nivel general de la temporada es sobresaliente. Hasta la escena de cierre (temporal) es perfecta: Abbi e Ilana sentadas en plena calle, disfrutando un gesto de amor de la una a la otra y enumerando las cosas que han hecho en el último año. Que empiece la cuenta atrás hasta la nueva temporada. | |

    Adrián González Viña
    Redacción Sevilla


    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]