Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    'Calabria' presenta: Mis mafiosos favoritos | AMOR A QUEMARROPA (Tony Scott, 1993) por Elena Neira

    Amor a quemarropa
    Con motivo del estreno en España de CALABRIA de Francesco Munzi a cargo de Betta Pictures el próximo viernes 24 de marzo, MIS MAFIOSOS FAVORITOS recoge firmas invitadas de representantes de la escena cinematográfica y cultural española en torno al crimen organizado en el cine.

    «Dígale a los ángeles cuando llegue al cielo que jamás vio el mal tan personificado como en el rostro del hombre que le mató» / Amor a quemarropa, Tony Scott (1993).



    Amor a quemarropa no es una película sobre la mafia, pero nos regaló una de las mejores escenas de mafiosos de todos los tiempos: la visita de Vincent Coccotti y sus secuaces a Clifford, padre de Clarence.

    Don Vincenzo podría haber salido de una novela de Mario Puzo. El gesto con el que dobla su abrigo esconde un pasado que se esfuerza en olvidar. Bajo la gomina y el humo de cigarrillos, Vincent huele a cloaca, a miseria, a huida, a una oportunidad que probablemente consiguió vendiendo sus escrúpulos. O puede que su alma. Desde un discreto segundo plano, un jovencísimo James Gandolfini contempla la escena. La fuerza bruta a un asentimiento de distancia. Un matón de nueva generación con mirada ansiosa y sonrisa socarrona, como la un niño que por primera vez arranca las alas de una mosca en una absurda demostración de superioridad.

    Don Vincenzo observa. Escruta. Analiza. Su dialéctica se cierra en torno a la presa con una naturalidad de quien ha vivido esa misma situación decenas, cientos de veces. Dice que es siciliano; tierra de mentirosos. Y que es hijo del campeón mundial de los embusteros. Nadie puede engañar al que domina el arte del engaño. Por eso sabe que solo unos minutos de dolor le separan de la información que quiere conseguir.

    Pero esta vez es diferente. Esta vez no hay súplicas. Hay un oponente a su nivel. Un kamikaze inmune a la amenaza. Clifford acepta su sentencia de muerte afirmando que una antepasada de la mamma Coccotti se folló a un negro. Legendario epitafio. Luego risas. Y el beso de la muerte. Ese que Don Vincenzo no había tenido que dar desde 1984. Que no quería dar.

    El espectador no sabe quién ha ganado el duelo. Tan solo que acaba de ver una escena legendaria.


    Elena Neira
    Consultora marketing, redes sociales y nuevas tecnologías (El espectador social. Las redes sociales en la promoción cinematográfica. Editorial UOC. Colección TIC Cero)

    Mis mafiosos favoritos

    En un pequeño pueblo de la región de Calabria, los hermanos Carbone llevan años viviendo del lucrativo negocio familiar: el tráfico de drogas. Luciano, el mayor, alejado del resto de la familia, intenta mantenerse al margen hasta que su conflictivo hijo Leo empieza a acercarse a su carismático tío Luigi y sus turbios negocios. Cuando Leo pierde el control una noche, los tres hermanos se ven forzados a unirse de nuevo para defender el honor y las vidas de la familia. "CALABRIA" es el tercer filme del realizador italiano Francesco Munzi, que tras su paso por la Mostra de Venecia y los Festivales de Toronto y Londres, entre otros, ha sido comparada con "El Funeral" de Abel Ferrara y "Gomorra". Con Carlos Bardem como capo de la droga.

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]