Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Especial Róterdam 2015 (II) | Efervescencia oranje

    Un jeune poète

    Cuando uno va al Festival de Cine de Róterdam por primera vez se siente algo abrumado por lo variopinta de su programación, a la que se suma todo plan post-proyección que os podáis imaginar: conciertos, performances, exposiciones, fiestas... Por eso, además de cubrir la sección de cortometrajes para el medio para el que trabajo, decidí centrarme únicamente en la sección Bright Future, que resalta los trabajos más interesantes de nuevos talentos a nivel internacional, tras la recomendación de varios veteranos por estos lares. Ahí es donde están los diamantes en bruto, me comentaron. Todo esto más el añadido de ver a nuestra Magical Girl de Carlos Vermut entre las seleccionadas fueron razones suficientes para tomar dicho camino. Y así, sin darme cuenta, me topé con God Loves the Fighter de Damian Marcano. Cinta de Trinidad y Tobago (puede que la primera que viera en mi vida de este país), interesante propuesta visual y sonora (Róterdam tiende a seguir una línea experimental) que nos acerca las vivencias de un joven de barrio marginal en Puerto España, al que no le queda otra que dedicarse al crimen para poder salir adelante; un filme que nos recuerda demasiado a otros trabajos —que trataron con más lógica (y corazón) el tema— como Ciudad de Dios (Fernando Meirelles, 2002) y Slumdog Millionaire (Danny Boyle, 2008).

    Mucho más interesante resultó la muy indie Valedictorian, el debut como director del estadounidense Matthew Yeager. Con música de Daniel Rossen, miembro de la banda Grizzly Bear, e inspirado en la historia real de un conocido de Yeager, la película sigue los pasos de Ben (el debutante Brian Dell), un hipster de Brooklyn que parece tenerlo todo en la vida pero que un día descubre que su vida superficial no tiene ningún sentido y decide alejarse de todo y dedicarse a una vida austera; simplemente a existir, convirtiéndose practicamente en vagabundo, hasta desaparecer. El concepto en sí mismo resulta muy banal, pero la evolución, más bien involución, del personaje se hace sin dramatismos, parafernalias ni pedanterías, resultando un buen e interesante retrato sobre el vacío de la Generación Y.



    Una parodia sobre la búsqueda de inspiración es Un jeune poète, ópera prima del francés Damien Manivel que recibió la mención especial en el Festival de Cine de Locarno. La cinta nos traslada a un pequeño pueblo marítimo al sur de Francia, donde un joven que no ha cumplido los 20 años trata de escribir el mejor poema de su vida sugestionado por el aire del Mediterráneo. El resultado podría ser de lo más pedante si Damien Manivel no quisiera reírse de la intensidad con la que vive su protagonista su sueño de convertirse en poeta. La película está narrada de forma pausada y contemplativa, y nos muestra la incomodidad de un protagonista que ejecuta a la perfección el manual del poeta incomprendido: pasear solo, encontrar una musa (aunque ésta no le corresponda), frecuentar bares y anotar ideas repentinamente. Un jeune poète es divertida, especial y con un interesante sentido del humor para hablar sobre el proceso creativo y lo que supone ser escritor.

    Para finalizar, el colombiano Óscar Ruiz Navia presentó en el IFFR Los Hongos, la historia de dos amigos en la problemática ciudad de Cali cuyo sueño es convertirse en graffiteros. Ruiz Navia sigue sus aventuras para conseguir dinero con el que comprar las herramientas y el cómo obtienen su mayor inspiración: a través de un vídeo de Youtube sobre las protestas de la Primavera Árabe. De forma muy sencilla y tierna, la película sigue a los dos jóvenes comprometidos que, a pesar de tener pocas oportunidades, quieren cambiar el mundo. Entre el documental y la ficción, el colombiano consigue un fiel retrato sobre el difuso futuro de un par de jóvenes viviendo en una de las ciudades más peligrosas de Colombia. Una excelente muestra de la efervescencia de un certamen que deja a un lado los cánones y apuesta por la valentía | Lucía Ros Serra (Róterdam).

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]