Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Something Must Break

    Something Must Break

    El poder de la atracción y la conquista de la identidad

    crítica a Something Must Break (Nånting måste gå sönder, Ester Martin Bergsmark, 2014) / ★★★

    Something must break, título que ha recibido esta adaptación del libro sueco Du är rötterna som sover vid mina fötter och håller jorden på plats (“Eres las raíces que duermen bajo mis pies y mantienen en órbita la Tierra”), supone el debut en el terreno de la ficción de Ester Martin Bergsmark tras dos películas documentales. Bergsmark y el autor del libro Eli Levén han llevado a formato guión la novela, que narra la historia de autodescubrimiento y (re)afirmación de Sebastian/Ellie, que va a vivir una intensa historia de amor con el atribulado Andreas. La película se inscribe de pleno en la vertiente del cine que documenta la intensidad de la juventud y el amor juvenil, donde se ama, se folla y se siente todo a flor de piel. Lo más refrescante de todo el asunto es el clima de normalización de conductas sexuales y amorosas no convencionales para muchos, expuestas sin moralinas ni dando etiquetas, con la ocasional explicitud pero también sensibilidad. Tras el rescate de una agresión homófoba en unos baños públicos, Sebastian concentra su agradecimiento y efervescente sexualidad en Andreas, chico que exuda hombría. Su vida es monótona (trabajo mecánico, casi exiguo círculo social, turbiedades internas), y la descontextualización de su entorno y de dónde proviene añade un aura de misterio a su persona. Es por tanto tarea del espectador construir el puzle que es nuestro/a protagonista, ayudándose de lo que nos dicen sus pocas interacciones con otros personajes y, sobre todo, por la manera en que gestiona su tiempo. Ahora, su parte más introspectiva, y es éste un gran problema de la cinta, se resuelve con una voz en off que no tiene nada de novedosa, no solo porque subraya innecesariamente una oscuridad inherente en Sebastian/Ellie que sus actitudes ya apuntaban, sino porque la pedantería de sus pensamientos no casan con lo que vemos en el resto de momentos, y parecen más los intentos de los guionistas de escribir una prosa profunda y sin sentido del ridículo.

    Se entiende la dedicación a descifrar un poco la psique del joven, porque está claro que lo que más le importa a Bergsmark es el proceso de transformación anímica de su fascinante protagonista –interpretado/a con arrojo por el debutante Saga Becker, plenamente identificado/a con su personaje según ha relatado el cineasta–, una presencia arrolladora que solo quiere una gran historia de amor que le saque de la mediocridad del mundo. En pleno proceso de autodescubrimiento y a la caza siempre de una sensación, cualquiera que sea, para despertar de su mundo adormilado, Sebastian/Ellie se mueve por la vida casi por impulsos. A través de su fijación con lo mundano (lo sucio y orgánico es de suma importancia en la cinta y ayuda a sacarla de los cauces de lo previsible en este tipo de historias de vehemente cariño juvenil), su enigmática personalidad se va desenrollando hasta alcanzar un cambio radical de humor. Y su voraz sexualidad, vivida sin remordimientos ni moraleja y como demostración, para las audiencias del siglo XXI, de que sexo y amor en cine no tienen por qué ir juntos.

    Something Must Break

    Something Must Break

    Something must break está recorrida por ese vehemente aliento del compromiso con la causa contada, del impulso casi suicida de seguir las elecciones de los personajes y no distanciarse de lo que les pasa. Ester Martin Bergsmark y su equipo técnico están en plena misión de hablar de algo muy complejo de manera sensorial. Y al ya nombrado fallo de la voz en off se unen decisiones de lo más acertadas y dinámicas, como una selección musical donde las letras de las canciones dialogan estupendamente con la acción, y que han sido elegidas por el director partiendo de grupos de música cuyos integrantes conoce personalmente, o la creación de un envoltorio que es mucho mejor cuando se atiene al realismo de las situaciones, y no tanto en sus excursiones estéticas, como los ralentís de las escenas sexuales, pura provocación y capacidad facilona de impacto. Si uno no está harto de historias adolescentes o de confusiones con la sexualidad, podrá disfrutar plenamente de Something must break, nueva muesca en el imaginario de cine LGTB que demuestra la buena forma de la temática. El valor para salirse de lo convencional, por lo tanto, debe ser destacado. Las elecciones de los guionistas, suponemos partiendo fielmente del libro de Levén, tratan de hacerlo pero con humildad, sin pontificar en ningún momento.

    Tras cruzar sus destinos y tontear con la ambigüedad, Sebastian y Andreas comienzan una relación que, como muchas de las que suceden en esa edad, es malsana, absorbente y excitante. El ya escueto entorno del protagonista termina de desaparecer del todo y lo que nos queda en su tremenda manera de sentir ese amor y, sobre todo, la atracción. Something must break habla, sin ponerle las cosas sencillas al espectador, de conexión química y deseo. La masculinidad de Andreas contrapuesta a la androginia de Sebastian, mientras Ellie crece cada vez más en su interior. Y en el medio sexo. Mucho sexo. Sexo donde los fluidos están presentes, donde se respira la pasión y cada clímax es la muerte y renacimiento del deseo. Sexo nunca gratuito porque habla sin tener que verbalizarlo de los sentimientos de los personajes, expresa lo que sienten tanto para sí mismos como respecto al otro. Sexo que lleva a un amor destructivo porque una parte está muy por encima de la otra en cuanto a tener las cosas claras. O esa es la impresión que da. La otra gran cuestión que toca la cinta, y lo hace de manera siempre sugestiva, es la de la identidad. Aunque Sebastian/Ellie sea el personaje principal, tanto él como Andreas verán en su relación el momento definitivo para tomar una decisión irrevocable y definirse como personas. Así, cuando arranca la cinta y el espectador no tiene claro el género de Sebastian, se va a lo seguro y se juega la carta de la androginia para justificarnos como audiencia. La realidad es distinta y mucho más interesante. Ellie está en su interior, como un reflejo que le hace escupirse por cobarde y por no aceptarse en toda su complejidad. Respecto a Andreas, la película es astutamente vaga a la hora de delimitar la naturaleza de su conflicto. No sabemos si está batallando con una homosexualidad reprimida, con una bisexualidad mal digerida o con el hecho de que el centro de sus atracciones tenga ese aspecto y esto le cree un conflicto aún mayor. Sí sabremos, para cuando acabe la peripecia, que nuestro/a imponente protagonista está a mucha distancia de su conquista, así que toca avanzar y no mirar atrás, liberarse de una relación a todas luces tóxica. Si sentir ese amor le ha servido de algo, si su errático comportamiento le ha llevado a algún lugar, es a abrazar la verdad sobre sí mismo/a. Y así es como se puede conquistar lo sublime, lo más auténtico. Sentado/a en la cima de una montaña de basura, mientras se espera ver el amanecer para recibirlo con una sonrisa. | |

    Adrián González Viña
    Redacción Sevilla


    Ficha técnica
    Suecia, 2014. Título original: Nånting måste gå sönder. Dirección: Ester Martin Bergsmark. Guión: Ester Martin Bergsmark & Eli Levén, basados en la novela Du är rötterna som sover vid mina fötter och håller jorden på plats, de Eli Levén. Reparto: Saga Becker, Iggy Malmborg, Shima Niavarani, Mattias Âhlén. Fotografía: Lisabi Fridell & Minka Jakerson. Productoras: Garagefilm International AB. Presentación official: Festival de Róterdam (Premio Tiger Award a la mejor película).


    Something Must Break
    Feelmakers

    6 comentarios:

    1. Alejandra Álvarez21 de enero de 2015, 23:29

      La serie tendrá Togetherness con Amanda
      Peet

      ocho episodios y sigue la vida de cuatro
      adultos que luchan por mantener sus relaciones y sus sueños vivos.

      ResponderEliminar
    2. Todos creemos que al crecer nuestra vida será perfecta
      pero ahora con la serie Togetherness nos viene a enseñar que no siempre las
      cosas son así y ya veremos que sorpresas nos trae en su segunda temporada

      ResponderEliminar
    3. Karina López Salazár2 de marzo de 2015, 20:42

      Me encanta esta serie, no me la pierdo desde que empezó, los hermanos Duplass han hecho un gran trabajo con Togetherness mis felicitaciones.

      ResponderEliminar
    4. Karina López Salazár6 de marzo de 2015, 20:09

      Muy divertida comedia de HBO, esta serie es una adaptación excelente del nuevo modelo de vida que siguen algunos profesionistas: vivir como rommies con el objeto de compartir gastos y ser más felices, me encanta el trabajo de los hermanos Duplass, se las recomiendo mucho, saludos.

      ResponderEliminar
    5. Una excelente serie, sin duda tiene capítulos muy entretenidos, togetherness me encanta. La recomiendo mucho.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]