Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | The Lack, de Masbedo

    The Lack, de Masbedo
    The Lack, Masbedo (Italia, 2014)
    Mostra de Cine Italiano de Barcelona (MCIB) 2014 / ★★★★.

    Nicolò Massazza e Iacopo Bedogni iniciaron su prolífica carrera conjunta hace más de quince años con un único propósito: aportar una perspectiva metafísica a la disciplina del videoarte. Desde sus inicios, los integrantes del dúo artístico Masbedo han querido anular la visión superficial y peyorativa que predomina en Italia sobre su especialidad. Según han afirmado ambos autores, sus influencias nunca varían. Todas las piezas de Massazza y Bedogni parten de la corriente filosófica existencialista de los años cincuenta y la prosa de Michel Houellebecq. Asimismo, tras la proyección de The Lack en la Mostra de Cine Italiano de Barcelona, Iacopo Bedogni se refirió al literato francés como “su maestro” y mostró una gran satisfacción al haber colaborado con Houellebecq en tres ocasiones (una de ellas en una exposición organizada por el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona). Michel Houellebecq les ha permitido entender los problemas esenciales de nuestra sociedad que, parafraseando de nuevo a Bedogni, “derivan del rechazo a convivir con la soledad”. En este sentido, el primer largometraje de Masbedo explora dicho malestar universal a través de cuatro episodios relacionados con el concepto de la falta. Las cuatro variaciones sobre la noción de ausencia están protagonizadas por seis mujeres que se enfrentan a un aislamiento no deseado, sino impuesto. Para no hundirse en la melancolía, los abandonados personajes femeninos realizan un tour de force en el que intentan pasar de la negación a la aceptación de su soledad. Sin embargo, aunque todas las anécdotas marquen el inicio de la negación con una forzada separación de otro ser o elemento —éste siempre oculto en la inmaterialidad del fuera de campo—, en ninguno de los cuatro actos se realiza el íntegro proceso de asimilación. De este modo, nos hallamos frente a cuatro finales abiertos que fueron muy criticados en la premier del film en la sección Giornate degli Autori de la pasada Mostra cinematográfica de Venecia. No obstante, exhibir la completa evolución psicológica de las seis mujeres hubiese sido demasiado pretencioso por parte de los videoartistas, porque el ser humano no es tan hábil, y mucho menos tan perfecto. Como señaló Nicolò Massazza en el coloquio con el público en los Cines Verdi, The Lack no ofrece respuestas, la intención de la película es increpar al espectador para que éste se cuestione sobre su propia capacidad de afrontar su solitaria condición de ser único e individual.

    The Lack, de Masbedo

    La ópera prima de Masbedo es un excelente retrato plural sobre la ausencia elaborado a partir de un temerario acercamiento al antiheroico rol de la mujer. Pese a contar con depresivos personajes femeninos, Massazza y Bedogni plasman el arrebato histérico y las contradicciones internas de sus protagonistas con la misma delicadeza que Michelangelo Antonioni filmaba a Monica Vitti y sus otras actrices fetiche. En este sentido, el dúo de videoartistas definieron The Lack como un homenaje explícito al realizador italiano. Además, en el segundo episodio se hace referencia a una de las mejores obras de Antonioni con un guiño que no escapa a los cinéfilos. En el supuesto capítulo Xiu (Xin Wang) viaja en un navío abandonado rumbo a Lisca Bianca, y en cuanto llega a tierra firme arrastra un gigantesco faro, colocándolo en el punto exacto donde desaparece personaje de Lea Masari en La aventura (1960). El esfuerzo físico que Xiu emplea para arrastrar el pesado instrumento de un lado a otro de la isla expresa el calvario que viven las mujeres que aparecen en la cinta. Su soledad es sinónimo de martirio psicológico pero, como se evidencia en el pasaje citado, también es un sacrificio físico.

    A excepción del fragmento rodado en Las Eolias, las localizaciones del debut cinematográfico de Masbedo se sitúan en el gélido territorio islandés. En la charla con los asistentes a la proyección de The Lack, los autores comentaron que las condiciones meteorológicas debían ser un obstáculo para las intérpretes. Los directores querían que las actuaciones fueran una auténtica supervivencia corporal performativa, para que así se percibiera la constante y metafórica lucha del cuerpo contra su hábitat. Por eso, las mujeres se enfrentan estoicamente al frío, la fatiga y la oscuridad, relacionándose con el otro gran actor de The Lack: la hostil y desenfrenada naturaleza leopardiana. En relación con la anterior película (Il giovane favoloso) que visionamos en la tercera jornada de la Mostra de Cine Italiano, The Lack dialoga con el primitivismo que Giacomo Leopardi otorgaba a la Madre Natura, poderosa adversaria del ser humano, en su testamento literario “La ginestra”; la elegía que Elio Germano recita magistralmente tras la erupción del Vesubio en Il giovane favoloso. Del mismo modo que Leopardi se convirtió en la manifestación poética de la naturaleza durante el trascurso del siglo XIX, los integrantes de Masbedo desean recuperar la voz propia actual que le pertenece a la misma. En consecuencia, el sonido se convierte en el tercer y último bloque actoral de The Lack: pues las seis mujeres no son abatidas por su entorno, sino por el ruido que éste produce. La película se construye a partir de un reiterante plano-contraplano entre el silencio de las protagonistas y un asfixiante eco que simboliza algún elemento de su ausencia. Propósito que se exhibe desde el primer capítulo. Pues, en éste, la espera de Eve (Lea Mornar) de un hombre que nunca llegará se propone a través del mutismo de la chica en contraposición con el continuo tic tac que emiten las manecillas de los relojes de su casa, a veces más fuerte que las propias palabras de Eve cuando deja mensajes al contestador de su expareja. Con The Lack Nicolò Massazza e Iacopo Bedogni consiguen traer al séptimo arte el lenguaje del videoarte, y viceversa. La rigurosa perfección formal —medida con el cuidado del sonido y una deslumbrante fotografía— se rinden ante una propuesta tan trascendental que roza la religiosidad. En otras palabras, el refinamiento de la estética nunca había estado a la altura de una propuesta existencialista de este calibre. | |

    Carlota Moseguí
    Enviada especial a la Mostra de Cine Italiano de Barcelona


    Ficha técnica
    Italia, 2014, The Lack. Director: Iacopo Bedogni y Nicolò Massazza. Guion: Beatrice Bulgari, Mitra Divshali, Iacopo Bedogni y Nicolò Massazza. Productoras: In Between Art Film, Vivo Film, Regione Lazio. Fotografía: Giuseppe Domingo Romano y Gherardo Gossi. Música: Vittorio Cosma y Gianni Maroccolo. Montaje: Benni Atria. Presentación oficial: Mostra de Venecia. Reparto: Lea Mornar, Xin Wang, Giorgia Sinicorni, Ginevra Bulgari, Emanuela Villagrossi, Cinzia Brugnola, Sofia Di Negro.


    Póster: The Lack, de Masbedo
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]