Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Il giovane favoloso

    Il giovane favoloso

    Il giovane favoloso, Mario Martone (Italia, 2014)
    Mostra de Cine Italiano de Barcelona (MCIB) 2014 / ★★★★.

    “Così ho pensato di andare verso la grotta, in fondo alla quale, in un paese di luce, dorme, da cento anni, il giovane favoloso”. Con estas palabras la célebre escritora italiana Anna Maria Ortese describía su peregrinación a la tumba donde yace sepultado Giacomo Leopardi, sin saber que, años más tarde, Mario Martone acuñaría su peculiar descripción del poeta para el título de un biopic sobre éste. Según apuntó Elio Germano, actor protagonista del film, en la entrevista que pudimos realizarle durante la Mostra de Cine Italiano de Barcelona, la adjetivación que emplea la novelista en su verso es un oxímoron en sí mismo, puesto que Leopardi nunca fue considerado en vida cual “joven fabuloso”. Como muestra Mario Martone en su último largometraje —presentado a competición en la pasada edición del Festival de Venecia—, el literato decimonónico fue una persona respetada por los círculos intelectuales porque era un gran erudito pero, al mismo tiempo, fue motivo de burla entre la alta sociedad por dos razones correlativas. La primera, por su extraña enfermedad degenerativa en la espina dorsal cuyo empeoramiento influyó en su personalidad, llevándolo hacia la melancolía y la misantropía. Y, la segunda, por su sombría sensibilidad, siempre presente en sus escritos, que pese a ser causada por su introspectivo carácter, molestaba al público porque no coincidía con el próspero siglo que vivía Italia en el contexto histórico de su unificación.

    Igual que en su anterior film de época Noi credevamo (2010), el cineasta napolitano también redescubre el pasado de su país en el momento de la unión territorial con su nueva película, aunque en esta ocasión recupera el mito de una de los autores esenciales de la Literatura Universal. Para llevar a la gran pantalla la vida de Giacomo Leopardi, Mario Martone e Ippolita di Majo basaron el guión del film en el epistolario del poeta y filósofo de Recanati, a excepción de una única parte ficcionada en la que se representa un pasaje de una pieza teatral de Leo Moscato. En dicha escena Leopardi visita un burdel de Nápoles, lugar donde conoce a un hermafrodita que le ofrece su cuerpo y afecto a cambio de dinero. Como apuntó el Elio Germano en el coloquio tras la proyección de Il giovane favoloso en el certamen barcelonés, la citada escena felliniana ha sido la más censurada dado que escapa de la voluntad testimonial del mismo biopic. Sin embargo en ella se resumen dos ideas simbólicas del largometraje: la enajenación en la que Leopardi permanecía constantemente, un éxtasis frenético que en Nápoles pudo desatar sin tapujos, y la analogía entre el cuerpo deformado del ilustrado y la imperfección corporal del hermafrodita, es decir, dos seres que pese a su monstruosidad deseaban amar.

    Il giovane favoloso

    En este sentido, e incluyendo el episodio del hermafrodita, Il giovane favoloso nunca pierde su poso hagiográfico. La película de Mario Martone exhibe el viacrucis de uno de los iconos del Romanticismo tomando tres momentos clave de la biografía del genio: su aprisionamiento existencial en su ciudad natal de Recanati, su estancia en Florencia diez años después y sus últimos días en Nápoles antes de su fallecimiento. De este modo, Martone no propone un ambicioso proyecto que abarque toda la vida del poeta más admirado en Italia desde Dante. El realizador únicamente selecciona las tres etapas citadas para centrarse en los acontecimientos más relevantes de su vida y la pertinente creación de su obra. En este último aspecto es necesario señalar la fantástica recitación de Elio Germano de tres famosos poemas de Leopardi que Martone añade en el film: “Dialogo della Natura e di un Islandese”, “L’infinito” y “La ginestra o il fiore del deserto”. Por otro lado, puede que Il giovane favoloso sea un largometraje poco atrevido por su estática escenografía. No obstante, Martone se arriesga y aniquila el clasicismo de su puesta en escena introduciendo dos elementos que no pertenecen al género del biopic histórico: la recreación del mundo fantasioso en el que se refugiaba el teórico mediante la proyección de las alucinaciones visuales que éste padecía, y una banda sonora que oscila entre las composiciones de Rossini y música electrónica con letras cantadas en inglés. Il giovane favoloso es una road movie protagonizada por un joven enfermo obsesionado con la muerte. Es la historia de un talentoso y afligido artista que se embarca en un viaje por toda Italia sin saber que tan sólo está huyendo de sí mismo. Il giovane favoloso es la ocasión perfecta para adentrarse en los infiernos de Giacomo Leopardi, rememorando su obra y su historia. | |

    Carlota Moseguí
    Enviada especial a la Mostra de Cine Italiano de Barcelona


    Ficha técnica
    Italia, 2014, Il giovane favoloso. Director: Mario Martone. Guion: Mario Martone. Productoras: Palomar / Rai Cinema. Fotografía: Renato Berta. Música: Sascha Ring. Montaje: Jacopo Quadri. Presentación oficial: Sección oficial de la Mostra de Venecia. Reparto: Elio Germano, Isabella Ragonese, Michele Riondino, Edo Natoli, Massimo Popolizio, Anna Mouglalis, Valerio Binasco, Paolo Graziosi, Sandro Lombardi, Iaia Forte.


    Póster: Il giovane favoloso
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]