Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | Yo no soy él (Ben O Değilim)

    Ben O Değilim

    Círculo identitario

    crítica a Yo no soy él (Ben O Değilim, Tayfun Pirselimoglu, Turquía, 2014)

    En un momento de la cinta, cuando ambos protagonistas están sentados en el sofá frente al televisor, ella le comenta que lo que están viendo es mentira, que los que aparecen en pantalla son solo actores y que, por tanto, están actuando. Nihat y Aysa, los protagonistas de la película turca Ben O Değilim («yo no soy él»), son lo mismo para nosotros. Es un trato tácito entre el espectador y el autor: aceptamos el mundo de ficción propuesto y le damos el beneficio de la veracidad para disfrutar de la historia. Los mismos protagonistas del universo ideado por el Tayfun Pirselimoglu desmoronan las reglas de un juego del que ellos mismos son partícipes. Puede que este hecho sea simplemente un simple guiño divertido; o también podemos leer entre líneas y entender que el realizador nos está diciendo que esto es solo otro divertimento, que hay tanta realidad como nosotros, los espectadores, queramos y que sus mentiras (o verdades) son relativas y dependen del nivel de implicación de cada uno. Y esta última idea está presente en la cinta: hay tanto cine en el quinto largometraje de Pirselimoglu que las referencias que extraemos de ella dependen de la experiencia de cada espectador al visualizar el filme.

    La primera referencia, y la más clara de todas, la tenemos en el clásico de Hitchcock, Vértigo. Los cambios de identidad y la creación del conflicto a través de los doppelgänger tienen un claro precedente en la historia protagonizada por James Stewart y Kim Novak. Si bien es interesante esta revisión del clásico y su actualización y adaptación a tierras turcas, finalizar aquí el análisis formal de la cinta sería quedarse corto. La sombra de la historia hitchcockiana es alargada en la confección del guión, pero el estilo y puesta en escena que despliega Tayfun Pirselimoglu poco tienen que ver. La limpieza del plano, totalmente desprovisto de elementos superfluos o de un acercamiento extraño, indaga en la aburrida cotidianeidad de los protagonistas para romperla a través de situaciones ridículas. Los personajes se ven abocados a los límites de su desgraciada existencia desde lo cómico y lo grotesco, incluso desde la caricatura de sí mismos. La impasividad que demuestran frente a los hechos, y en general frente a la vida, junto su falta de empatía hacia sus propios sentimientos dibujan la ausencia total de identidad. La nitidez en la composición de la escena y del plano y esos tintes grotescos de ridiculización del personaje acercan el resultado al estilo de los Coen, pero con una sensibilidad y un tempo en la contemplación de las situaciones y los personajes totalmente distintas al pulso de los hermanos. Pirselimoglu consigue aunar de manera sutil rasgos del cine clásico, sobre todo en su estructura y en la concepción del guión, con otros del cine contemporáneo para construir una película de múltiples capas que, tal y como comentábamos al principio, le confiere de tantas lecturas y referencias como el espectador quiera.

    Ben O Değilim

    La idea de un juego de espejos o una ida y venida circular entre el cine de antes y el de hoy se materializa de otro modo dentro de la historia a través de sus personajes. La cinta empieza con Nihat observando su propio reflejo en el espejo de su escueta habitación. Aunque Nihat sale de la habitación, su reflejo permanece, inmóvil, como si de otro ente extraño se tratara. Este primer desdoblamiento del personaje, que se produce más bien en el territorio de la alegoría fílmica, sirve como introducción al cambio identitario que llevarán a cabo Nihat y Aysa a lo largo de todo el metraje. Él, por escapar de una vida anodina y buscar algún aliciente más allá del simple deseo sexual, se transformará en el marido de Aysa, encarcelado en la prisión por falsificación de documentos (es decir, por falsear la identidad de un trozo de papel). Ella, también como modo de escape y para continuar con la linealidad de su vida ausente de sobresaltos, acepta y potencia este cambio, funciona como colaboradora necesaria del engaño. A partir de aquí, Pirselimoglu desarrolla todo un lienzo de situaciones que abocan a sus protagonistas a la exploración de una identidad ajena para intentar llegar a conocer quienes son en realidad. La fatalidad y la casualidad dan una vuelta de tuerca al relato, que funciona como una bola de nieve: conforme avanza, su entidad como obra se va haciendo más grande, a la vez que se complica el entramado de relaciones entre los personajes. ¿Quién es quién realmente? ¿Qué hay de mentira y qué de realidad en cada una de sus acciones y decisiones?

    Para rematar este juego, la historia acaba teniendo un elemento circular que nos remite de nuevo a los espejos: el presente se ve reflejado en el pasado, y esta historia de búsqueda (o asimilación) de una personalidad ajena como propia parece no tener fin. Este círculo existencialista remite en sí mismo a la incapacidad de su protagonista de establecer su propia identidad, una con la que se sienta cómodo y que le permita llevar una vida lo menos nimia posible, pero tampoco sin ningún exceso. Algo así como que la solución al problema de la exploración de la identidad sea la única manera de añadir un pelín de adrenalina a nuestras insignificantes vidas. Y con esta premisa, Pirselimoglu consigue crear una película pausada, sensible, tremendamente sugerente y llena de entresijos sorprendentes que nos sirve para descubrir a un autor hasta ahora desconocido en nuestro territorio. | ★★

    Víctor Blanes Picó
    Enviado especial a la XXI edición de L'Alternativa


    Ficha técnica
    Turquía, Grecia, Francia, 2014 Ben O Değilim. Dirección: Tayfun Pirselimoglu. Guión: Tayfun Pirselimoglu. Productoras: Zuzi Film / Bad Crowd / Arizona Productions / Bredok / Coproducers Demirkol / Graal. Producción: Veysal Ipek, Nikos Moustakas, Guillaume de Seille, Irfan & Inci Demirkol, Mustafa Dok, Konstantina Stavrianou. Fotografía: Andreas Sinanos. Música: Giorgos Koumendakis. Montaje: Ali Aga. Sonido: Fatih Aydoğdu. Duración: 124 min. Reparto: Ercan Kesal, Riza Akin, Maryam Zaree, Mehmet Avci, Nihat Alpetkin. Ganadora del premio a la Mejor Película en el XXI Festival de cinde de l’Alternativa.


    Póster: Ben O Değilim
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]