Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica | Yo no soy él (Ben O Değilim)

    Ben O Değilim

    Círculo identitario

    crítica a Yo no soy él (Ben O Değilim, Tayfun Pirselimoglu, Turquía, 2014)

    En un momento de la cinta, cuando ambos protagonistas están sentados en el sofá frente al televisor, ella le comenta que lo que están viendo es mentira, que los que aparecen en pantalla son solo actores y que, por tanto, están actuando. Nihat y Aysa, los protagonistas de la película turca Ben O Değilim («yo no soy él»), son lo mismo para nosotros. Es un trato tácito entre el espectador y el autor: aceptamos el mundo de ficción propuesto y le damos el beneficio de la veracidad para disfrutar de la historia. Los mismos protagonistas del universo ideado por el Tayfun Pirselimoglu desmoronan las reglas de un juego del que ellos mismos son partícipes. Puede que este hecho sea simplemente un simple guiño divertido; o también podemos leer entre líneas y entender que el realizador nos está diciendo que esto es solo otro divertimento, que hay tanta realidad como nosotros, los espectadores, queramos y que sus mentiras (o verdades) son relativas y dependen del nivel de implicación de cada uno. Y esta última idea está presente en la cinta: hay tanto cine en el quinto largometraje de Pirselimoglu que las referencias que extraemos de ella dependen de la experiencia de cada espectador al visualizar el filme.

    La primera referencia, y la más clara de todas, la tenemos en el clásico de Hitchcock, Vértigo. Los cambios de identidad y la creación del conflicto a través de los doppelgänger tienen un claro precedente en la historia protagonizada por James Stewart y Kim Novak. Si bien es interesante esta revisión del clásico y su actualización y adaptación a tierras turcas, finalizar aquí el análisis formal de la cinta sería quedarse corto. La sombra de la historia hitchcockiana es alargada en la confección del guión, pero el estilo y puesta en escena que despliega Tayfun Pirselimoglu poco tienen que ver. La limpieza del plano, totalmente desprovisto de elementos superfluos o de un acercamiento extraño, indaga en la aburrida cotidianeidad de los protagonistas para romperla a través de situaciones ridículas. Los personajes se ven abocados a los límites de su desgraciada existencia desde lo cómico y lo grotesco, incluso desde la caricatura de sí mismos. La impasividad que demuestran frente a los hechos, y en general frente a la vida, junto su falta de empatía hacia sus propios sentimientos dibujan la ausencia total de identidad. La nitidez en la composición de la escena y del plano y esos tintes grotescos de ridiculización del personaje acercan el resultado al estilo de los Coen, pero con una sensibilidad y un tempo en la contemplación de las situaciones y los personajes totalmente distintas al pulso de los hermanos. Pirselimoglu consigue aunar de manera sutil rasgos del cine clásico, sobre todo en su estructura y en la concepción del guión, con otros del cine contemporáneo para construir una película de múltiples capas que, tal y como comentábamos al principio, le confiere de tantas lecturas y referencias como el espectador quiera.

    Ben O Değilim

    La idea de un juego de espejos o una ida y venida circular entre el cine de antes y el de hoy se materializa de otro modo dentro de la historia a través de sus personajes. La cinta empieza con Nihat observando su propio reflejo en el espejo de su escueta habitación. Aunque Nihat sale de la habitación, su reflejo permanece, inmóvil, como si de otro ente extraño se tratara. Este primer desdoblamiento del personaje, que se produce más bien en el territorio de la alegoría fílmica, sirve como introducción al cambio identitario que llevarán a cabo Nihat y Aysa a lo largo de todo el metraje. Él, por escapar de una vida anodina y buscar algún aliciente más allá del simple deseo sexual, se transformará en el marido de Aysa, encarcelado en la prisión por falsificación de documentos (es decir, por falsear la identidad de un trozo de papel). Ella, también como modo de escape y para continuar con la linealidad de su vida ausente de sobresaltos, acepta y potencia este cambio, funciona como colaboradora necesaria del engaño. A partir de aquí, Pirselimoglu desarrolla todo un lienzo de situaciones que abocan a sus protagonistas a la exploración de una identidad ajena para intentar llegar a conocer quienes son en realidad. La fatalidad y la casualidad dan una vuelta de tuerca al relato, que funciona como una bola de nieve: conforme avanza, su entidad como obra se va haciendo más grande, a la vez que se complica el entramado de relaciones entre los personajes. ¿Quién es quién realmente? ¿Qué hay de mentira y qué de realidad en cada una de sus acciones y decisiones?

    Para rematar este juego, la historia acaba teniendo un elemento circular que nos remite de nuevo a los espejos: el presente se ve reflejado en el pasado, y esta historia de búsqueda (o asimilación) de una personalidad ajena como propia parece no tener fin. Este círculo existencialista remite en sí mismo a la incapacidad de su protagonista de establecer su propia identidad, una con la que se sienta cómodo y que le permita llevar una vida lo menos nimia posible, pero tampoco sin ningún exceso. Algo así como que la solución al problema de la exploración de la identidad sea la única manera de añadir un pelín de adrenalina a nuestras insignificantes vidas. Y con esta premisa, Pirselimoglu consigue crear una película pausada, sensible, tremendamente sugerente y llena de entresijos sorprendentes que nos sirve para descubrir a un autor hasta ahora desconocido en nuestro territorio. | ★★

    Víctor Blanes Picó
    Enviado especial a la XXI edición de L'Alternativa


    Ficha técnica
    Turquía, Grecia, Francia, 2014 Ben O Değilim. Dirección: Tayfun Pirselimoglu. Guión: Tayfun Pirselimoglu. Productoras: Zuzi Film / Bad Crowd / Arizona Productions / Bredok / Coproducers Demirkol / Graal. Producción: Veysal Ipek, Nikos Moustakas, Guillaume de Seille, Irfan & Inci Demirkol, Mustafa Dok, Konstantina Stavrianou. Fotografía: Andreas Sinanos. Música: Giorgos Koumendakis. Montaje: Ali Aga. Sonido: Fatih Aydoğdu. Duración: 124 min. Reparto: Ercan Kesal, Riza Akin, Maryam Zaree, Mehmet Avci, Nihat Alpetkin. Ganadora del premio a la Mejor Película en el XXI Festival de cinde de l’Alternativa.


    Póster: Ben O Değilim
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]