Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Recap | American Horror Story: Freak Show (4x08)

    American Horror Story: Freak show (4x08)

    Mentiras que cubren más mentiras

    crítica a Blood Bath (4x08) | American Horror Story: Freak Show.

    FX | EE.UU, 2014. Director: Bradley Buecker. Guión: Ryan Murphy. Creadores: Ryan Murphy & Brad Falchuk. Reparto: Evan Peters, Michael Chiklis, Frances Conroy, Denis O´Hare, Emma Roberts, Finn Wittrock, Angela Bassett, Kathy Bates, Jessica Lange, Naomi Grossman, Grace Gummer, Lee Tergesen, Danny Huston, Chrissy Metz, Jyoti Amge, Erika Ervin, Mat Fraser, Rose Siggins. Fotografía: Michael Goi. Música: Mac Quayle.

    Tras una semana de ausencia debido a Acción de Gracias, el nuevo episodio de Freak show llega con ganas de agitar las cosas. Quizás conscientes del amargo sabor de boca dejado tras unos cuantos capítulos argumentalmente flojos, el co-creador Ryan Murphy ha escrito en este Blood bath una enérgica y a ratos gloriosa (la larga conversación entre Elsa y Ethel es magnífica) entrega que le da la vuelta un poco a la serie. Y que supone la primera ausencia en toda la serie de Sarah Paulson, cuyo personaje es escondido por Ethel para evitar que Stanley la atrape. Quizá la ausencia se haya hecho para agilizar la producción unos días, ya que cada escena con Bette y Dot tarda una media de 15 horas en rodarse. Sin poder evitar algunos de los ya clásicos agujeros de guión (¿Elsa va y vuelve a Miami sin que nadie se percate?), estos 45 minutos de serie comienzan con la habitual exquisitez visual y terminan, de una forma malsana, con el mismo personaje. Malsano es el término perfecto para definir el episodio, que contiene abundantes dosis de violencia y locura, haciendo pensar que la tesis de Freak show no es tanto hablar de la dignidad del marginado sino de lo mucho o poco que puede aguantar una persona antes de perder la cordura.

    Solo así se explica la venganza de varias de las féminas del campamento contra el padre de Penny, inquietante sucesión de escenas muy bien planteadas que documentan el secuestro y tortura del hombre, culminando en la decisión de su hija de mostrarle la misericordia que él no le mostró a ella cuando la convirtió en Mujer Lagarto. Los azares del destino han querido que coincidan en el tiempo las temporadas de American horror story y de The newsroom (2012-2014), con Grace Gummer interpretando papeles opuestos en ambas ficciones. Una muestra del talento de la actriz, que cada vez se afianza más en la industria. Y para actriz talentosa, Angela Bassett, que en estas escenas tiene un sentido monólogo sobre la otredad y sentirse despreciada por la gente. El sentimiento que le ha imprimido hace pensar que no solo Desirée estaba hablando, sino quizá la propia Bassett, en una industria que todavía tiene problemas raciales.

    American Horror Story: Freak show (4x08)

    Lo verdaderamente crucial del episodio se da, cómo no en American horror story, en forma de muertes. Para nuestra máxima sorpresa, y eso que ya lo hicieron en la segunda temporada, dos personajes protagonistas han muerto, asesinados a manos de dos salvajes que querían esconder sus crímenes. Ethel recibe un golpe mortal en forma de cuchillo en el ojo cuando se disponía a matar a Elsa y después suicidarse; y Gloria es disparada en la cabeza por Dandy, aburrido de la moral retorcida de su madre y sus intentos por domar su espíritu. El título del episodio se referencia en esa trama Dandy/Gloria, y es perturbador. Sorprenden las muertes porque quedan todavía cinco episodios, porque se den en el mismo capítulo y porque ambas actrices han sufrido algo así en otras temporadas de esta antología del terror americano. Debe ser un chiste macabro que las cuatro encarnaciones de la gran Frances Conroy estén relacionadas con la muerte (un fantasma que murió de un tiro en el ojo, el Ángel de la Muerte, una bruja quemada viva dos veces, la víctima de un matricidio). Y Kathy Bates ha sido decapitada tanto siendo LaLaurie como siendo Ethel, ya que Stanley y Elsa –guapísima, por cierto– falsean un suicidio de lo más aparatoso, con decapitación incluida.

    Su muerte, unida a la de Ma Petite a manos de Dell, sumen a Jimmy en un estado de desesperación palpable, ahogado en alcohol y sin fe en el proyecto de Elsa que les había vendido la idea del espectáculo como lugar donde estar a salvo del cruel mundo. De hecho, como revela a Ethel ante de matarla, ella es como sus bebés, un ser deforme. Danny Huston se suma al grupo de intérpretes que tienen nuevas encarnaciones de una temporada a otra, dando vida aquí a Massimo Dolcefino, el encargado de hacer las perfectas piernas de madera de Elsa. ¿Quizá también es la voz del psiquiatra de Gloria y Dandy? Massimo puede haber perfeccionado su inglés en 20 años. Que esté en la misma zona que Elsa puede que sea casualidad o no, pero que no se muestre en todo el capítulo hace pensar en revelación sorpresa. El resto del capítulo lidia con las mentiras de todos los personajes, siempre con algo oculto y unas historias preparadas para encubrir sus errores. Regina visita finalmente el hogar de los Mott en busca de su madre, recordemos asesinada por Dandy y enterrada en el jardín. ¿Será la próxima víctima del chico, ya completamente desatado? La última mentira que se quiere tapar es pretender que todo sigue bien en el espectáculo, de ahí que Elsa contrate a Bárbara para ser la Mujer más Gorda del Mundo, con Ima Wiggles como nombre artístico. Un parche temporal que de seguro no tardará en salirle mal a la alemana, aunque para saberlo habrá que esperar al próximo capítulo. | |

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla


    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]