Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    9 películas lucharán por el Óscar de habla no inglesa

    Ida

    Polonia y Suecia, mano a mano por el Óscar

    Seminalistas por el Óscar 2015 a la Mejor Película de Habla No Inglesa.

    Si hay una categoría atractiva en los Óscar es la dedicada a la producción foránea. Principalmente, por el extraño criterio de los académicos, auténticos devoradores de favoritos y outsiders. A sus ojos, poco importan Cannes, Berlín, Venecia, San Sebastián o los EFA; una mirada endogámica donde temática, duración y estilo se debe acercar al canon anglosajón. En los Óscar no hay lugar fijo para experimentos, auteurs o enfant terribles. Sí, en cambio, para eminencias y actores estrella que retornan a sus naciones de origen otorgando ese plus de interés. Dicho esto, no se puede tildar de desacertado el primer corte del apartado anunciado esta semana, con los nueve títulos que buscarán esos cinco huecos de febrero en Los Ángeles. Ida (Polonia), Leviatán (Rusia) y Fuerza mayor (Suecia), parecían las fijas de la temporada; y los pronósticos se han cumplido. La cinta de Pawel Pawlikowski es la gran favorita, por calidad y por palmarés –que contiene 5 Premios del Cine Europeo, FIPRESCI en Toronto, y los máximos galardones en Londres y Gijón— pero no hay que perder de vista a Fuerza mayor, de Ruben Östlund, que se ha hecho fuerte entre la crítica. Los otros dos lugares restantes están abiertos a cualquier tipo de opción. Aparentemente, una de las sensaciones del año, Relatos salvajes (Argentina), debería formar de la partida. La ganadora de Karlovy Vary, la sensacional Corn Island, es, también, una posibilidad muy válida. Igual que la representante de Estonia, Tangerines, nominada al Globo de Oro. Sendas propuestas retratan de diferente modo el conflicto georgiano-abjasio. Completan la terna de nueve, la representante de Países Bajos, Lucia de B. (que en breve estará en EAM de la mano de Andrés Tallón), la estupenda Timbuktu (Mauritania), una de las mejores obras de la pasada edición de Cannes, y, la venezolana Libertador, biopic de Simón Bolívar encabezado por Édgar Ramírez.

    Argentina: Relatos salvajes, de Damián Szifrón.
    Estonia: Tangerines, de Zaza Urushadze.
    Georgia: Corn Island, de George Ovashvili.
    Mauritania: Timbuktu, de Abderrahmane Sissako.
    Países Bajos: Lucia de B., de Paula van der Oest.
    Polonia: Ida, de Paweł Pawlikowski.
    Rusia: Leviatán, de Andrey Zvyagintsev.
    Suecia: Fuerza mayor, de Ruben Östlund.
    Venezuela: Libertador, de Alberto Arvelo.

    Las ausencias

    Casi tan protagonistas como las elegidas. Este año destaca la no-elección de Mommy, de Xavier Dolan; Dos días, una noche, de los hermanos Dardenne; y, Sueño de invierno, de Nuri Bilge Ceylan. En el caso de la primera, se veía venir. Los premios de la crítica y los Globos de Oro ya la habían ignorado. Aún le queda al joven cineasta canadiense para hacerse un nombre kilómetros más abajo. Para Estados Unidos, Almodóvar solo hay uno. Sorprende un poco más la ausencia de Dos días, una noche, básicamente porque su protagonista tiene muchas opciones de entrar en la sección de Mejor actriz principal. El alegato laboral de los hermanos belgas, sin embargo, tenía pocas chances de calar en la ortodoxia norteamericana. Lo mismo ocurre con la verbosidad que desprende la obra de Nuri Bilge Ceylan, Palma de Oro de Cannes. Su más de tres horas son una losa complicada para un espectador acostumbrado a los 120 minutos. Seguramente, el director otomano ni se habrá inmutado ante la decisión. No podemos decir lo mismo del enfant canadiense que ha mostrado su decepción en la red. Otras cintas que pudieran haber formado en el listado final sin provocar recelo eran White God (Hungría), El capital humano (Italia), No quiero volver solito (Brasil), Matar a un hombre (Chile), Saint-Laurent (Francia) o Little England (Grecia). ¿Y España? ¿Qué decir? La película de David Trueba, Vivir es fácil con los ojos cerrados, es más que notable pero no es lo que el académico estadounidense demanda, tampoco ha tenido una campaña potente. La opción era 10.000 km, cine independiente de ejecución original. Habrá que esperar, de nuevo, al director manchego para volver a sentir esos nervios en los aledaños del Kodak Theatre.

    Los tráileres de las nueve preseleccionadas


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]