Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    9 películas lucharán por el Óscar de habla no inglesa

    Ida

    Polonia y Suecia, mano a mano por el Óscar

    Seminalistas por el Óscar 2015 a la Mejor Película de Habla No Inglesa.

    Si hay una categoría atractiva en los Óscar es la dedicada a la producción foránea. Principalmente, por el extraño criterio de los académicos, auténticos devoradores de favoritos y outsiders. A sus ojos, poco importan Cannes, Berlín, Venecia, San Sebastián o los EFA; una mirada endogámica donde temática, duración y estilo se debe acercar al canon anglosajón. En los Óscar no hay lugar fijo para experimentos, auteurs o enfant terribles. Sí, en cambio, para eminencias y actores estrella que retornan a sus naciones de origen otorgando ese plus de interés. Dicho esto, no se puede tildar de desacertado el primer corte del apartado anunciado esta semana, con los nueve títulos que buscarán esos cinco huecos de febrero en Los Ángeles. Ida (Polonia), Leviatán (Rusia) y Fuerza mayor (Suecia), parecían las fijas de la temporada; y los pronósticos se han cumplido. La cinta de Pawel Pawlikowski es la gran favorita, por calidad y por palmarés –que contiene 5 Premios del Cine Europeo, FIPRESCI en Toronto, y los máximos galardones en Londres y Gijón— pero no hay que perder de vista a Fuerza mayor, de Ruben Östlund, que se ha hecho fuerte entre la crítica. Los otros dos lugares restantes están abiertos a cualquier tipo de opción. Aparentemente, una de las sensaciones del año, Relatos salvajes (Argentina), debería formar de la partida. La ganadora de Karlovy Vary, la sensacional Corn Island, es, también, una posibilidad muy válida. Igual que la representante de Estonia, Tangerines, nominada al Globo de Oro. Sendas propuestas retratan de diferente modo el conflicto georgiano-abjasio. Completan la terna de nueve, la representante de Países Bajos, Lucia de B. (que en breve estará en EAM de la mano de Andrés Tallón), la estupenda Timbuktu (Mauritania), una de las mejores obras de la pasada edición de Cannes, y, la venezolana Libertador, biopic de Simón Bolívar encabezado por Édgar Ramírez.

    Argentina: Relatos salvajes, de Damián Szifrón.
    Estonia: Tangerines, de Zaza Urushadze.
    Georgia: Corn Island, de George Ovashvili.
    Mauritania: Timbuktu, de Abderrahmane Sissako.
    Países Bajos: Lucia de B., de Paula van der Oest.
    Polonia: Ida, de Paweł Pawlikowski.
    Rusia: Leviatán, de Andrey Zvyagintsev.
    Suecia: Fuerza mayor, de Ruben Östlund.
    Venezuela: Libertador, de Alberto Arvelo.

    Las ausencias

    Casi tan protagonistas como las elegidas. Este año destaca la no-elección de Mommy, de Xavier Dolan; Dos días, una noche, de los hermanos Dardenne; y, Sueño de invierno, de Nuri Bilge Ceylan. En el caso de la primera, se veía venir. Los premios de la crítica y los Globos de Oro ya la habían ignorado. Aún le queda al joven cineasta canadiense para hacerse un nombre kilómetros más abajo. Para Estados Unidos, Almodóvar solo hay uno. Sorprende un poco más la ausencia de Dos días, una noche, básicamente porque su protagonista tiene muchas opciones de entrar en la sección de Mejor actriz principal. El alegato laboral de los hermanos belgas, sin embargo, tenía pocas chances de calar en la ortodoxia norteamericana. Lo mismo ocurre con la verbosidad que desprende la obra de Nuri Bilge Ceylan, Palma de Oro de Cannes. Su más de tres horas son una losa complicada para un espectador acostumbrado a los 120 minutos. Seguramente, el director otomano ni se habrá inmutado ante la decisión. No podemos decir lo mismo del enfant canadiense que ha mostrado su decepción en la red. Otras cintas que pudieran haber formado en el listado final sin provocar recelo eran White God (Hungría), El capital humano (Italia), No quiero volver solito (Brasil), Matar a un hombre (Chile), Saint-Laurent (Francia) o Little England (Grecia). ¿Y España? ¿Qué decir? La película de David Trueba, Vivir es fácil con los ojos cerrados, es más que notable pero no es lo que el académico estadounidense demanda, tampoco ha tenido una campaña potente. La opción era 10.000 km, cine independiente de ejecución original. Habrá que esperar, de nuevo, al director manchego para volver a sentir esos nervios en los aledaños del Kodak Theatre.

    Los tráileres de las nueve preseleccionadas


    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]