Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    SEFF 2014 (VIII) | Críticas: A Pigeon Sat on a Branch Reflecting on Existence & L'Abri

    A pigeon sat on a branch reflecting on existence

    Polos opuestos en los reflejos del ser humano

    Crónica de la octava y última jornada en el XI Festival de Cine Europeo de Sevilla.

    La octava jornada del festival se abrió con Le meraviglie, donde Alice Rohrwacher cerró la terna de mujeres directoras en la Sección Oficial y ofrece una visión de la vida en el campo como último refugio de la negativa al progreso. En medio, la joven Gelsomina y sus ganas de ser una chica normal de su edad. Una bonita fábula que mis compañeros Gonzalo Hernández y Emilio Luna reseñaron a su paso por los festivales de Cannes, donde ganó el Gran Premio del Jurado, y Karlovy Vary, respectivamente. Como curiosidad, destacar la presencia en el reparto de Alba Rohrwacher, también a concurso con su gran trabajo en Hungry hearts. Y no salimos del circuito festivalero de 2014 porque también se ha visto estos días Aimer, boire et chanter, último trabajo del recientemente fallecido Alain Resnais, pope del cine de autoría. De nuevo, Gonzalo Hernández habló de ella a su paso por la Berlinale, donde fue galardonada con el Premio FIPRESCI y Premio Alfred Bauer, que muchos atribuyeron más a premio a toda una carrera. ¿Pensará lo mismo el jurado del SEFF?

    Dentro de la sección Las Nuevas Olas, se presentó la película suiza L'Abri, que a lo largo de varios meses refleja la dura situación de un grupo de inmigrantes llegados a Huémoz-sur-Ollon desde todos los continentes. Existe la esperanza de una vida mejor en un país donde, según se dice en la película, 800 euros no es ni la mitad de un salario. Sin maniqueísmos y con una cámara casi siempre invisible, Fernando Melgar ha hecho un documental conmovedor que ha recibido el recién creado Premio Rosario Valpuesta, que lleva el nombre de la primera rectora de la Universidad Pablo de Olavide, y que el SEFF y la facultad han instaurado para reconocer a cineastas que defiendan los derechos sociales en sus creaciones.

    Volviendo por última vez a la Sección Oficial, ésta se cierra con el último León de Oro de Venecia, estrenado en Sevilla como ya pasara el año pasado, con Sacro CRA, de Gianfranco Rossi. Hablamos de A pigeon sat on a branch reflecting on existence, curiosísima comedia de Roy Andersson con la que cierra una trilogía existencial sobre la condición humana. Lo anodino de nuestras acciones son pasto de extrañeza para el realizador, que ofrece una cinta cerebral y trufada de humor. Un cierre digno para 19 cintas, dos de ellas fuera de concurso, que dan una idea completísima de la realidad (europea y no).

    L'Abri

    L'Abri

    Dirigida por Fernand Melgar.
    Reparto: Documental.
    Suiza, 2014.
    Las Nuevas Olas. No ficción.

    Es difícil no salir de L'Abri tocado. El documental de Fernand Melgar, presente en la sección Las Nuevas Olas, variedad No ficción, pone su foco en una realidad que todos experimentamos diariamente, pero que seguro preferimos evadir. Basta con mirar hacia abajo, fingir que no has oído la súplica desesperada y acelerar el paso. Aquí no. Durante casi dos horas, Melgar nos va a confrontar con la dura realidad de los inmigrantes en Suiza, pero la familiaridad de sus acciones y la variedad de idiomas aquí convocados, incluido el español, da universalidad a la propuesta del director, también director de fotografía. Una propuesta arriesgada porque L'Abri no es una película que anime una platea, pero es necesaria. Muchos dirán que ya vemos cosas así semanalmente en reportajes televisivos, pero lo diferente, que es sustancial, es que el director ofrece una panorámica completa, evita el morbo que podría traer sacar niños en pantalla y es capaz de vertebrar una trama dentro de la historia.

    El refugio al que alude el título está en Suiza y cobra 5 euros por una noche de cama, ducha, cena y desayuno. Durante los meses en que está abierto, cubriendo el invierno y hasta mediados de abril, Melgar seguirá las jornadas en el centro y centrará más su mirada en un grupo de inmigrantes que tratan de salir adelante en una ciudad con inviernos de hasta 11 grados bajo 0. La historia más completa es la de Amadou, que salió de Mauritania, pasó siete años en España y ahora espera un posible trabajo. Pero también está una familia de cinco miembros, una pareja hispanoparlante, los intentos de racionalizar algo tan duro como el acceso de los vagabundos a un centro y las relaciones entre los trabajadores, con un jefe que hay que verlo para creerlo. L'Abri es la crónica de varios fracasos, que parece apuntar un hilo esperanza hasta el demoledor mazazo que nos envía a los créditos. 80/100.

    A pigeon sat on a branch reflecting on existence

    A pigeon sat on a branch reflecting on existence

    En duva satt på en gren och funderade på tillvaron.
    Dirigida por Roy Andersson.
    Reparto: Holger Andersson, Nisse Vestblom.
    Alemania, Francia, Suecia, 2014.
    Sección Oficial.

    Este titánico esfuerzo mental de Roy Andersson, cineasta de muy peculiar y espaciada filmografía, empieza estableciendo el tono de lo que vamos a ver durante poco más de 100 minutos. Una puesta en escena minimalista, intérpretes deliberamente notorios y un humor seco que hay que aceptar o no. Así de sencillo. Esto último se podría aplicar a toda la película, una colección de viñetas humorísticas e insólitas, donde el patrón de la repetición es clave (todas las llamadas telefónicas de la película contienen la misma frase), y se suma y sigue hasta retratar los sentimientos humanos en su tonalidad más triste. Dos destartalados vendedores de artículos de broma, Sam y Jonathan, son los personajes más recurrentes de esta “Paloma que se posó en una rama y reflexionó sobre su existencia”, título que dentro del filme sale de la imaginación de una niña con Síndrome de Down.

    Pasado el inicial desconcierto ante una propuesta tan artificiosa, que de entrada recuerda al cine de Aki Kaurismaki, el espectador se acostumbra a tan particular cadencia, a una división en capítulos harto caprichosa (“3 encuentros con la muerte”, “Homo sapiens”) y a unas ideas radicalmente distintas, pero todas factibles en el mosaico de absurdo que Andersson compone. Si durante parte de la historia el tono era agridulce, Homo sapiens da un giro que corta la risa en un instante y espuela esa reflexión existencial a la que alude el título, hasta el punto de que cuando acaban los chistes, la amargura será lo predominante. El dictamen del director y guionista es más bien negativo, o directamente insoportable para la audiencia no dispuesta a dejarse llevar. A pigeon sat on a branch reflecting on existence es una de esas películas que despertará odios y pasiones, perfecta carne de festival y, ante todo, un ejemplo de que el excéntrico humor nórdico se atreve con todo. 65/100.

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]