Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Entrevista | Vinko Bresan

    Vinko Bresan

    Hace un par semanas llegó a la cartelera española uno de los hitos de la factoría croata del último año. Los niños del cura, toda una sensación en el país adriático, venía acompañada, además por el reclamo de su nominación como mejor comedia en los Premios del Cine Europeo el pasado año. Charlamos con su director, Vinko Bresan, toda una institución.

    Lo primero, felicidades por el éxito de Los niños del cura. ¿Se imaginaba usted algo así, consiguiendo ser la segunda película con mejor recaudación el pasado año?

    No soy un director que considere el éxito comercial cuando hace una película. Desde luego que estoy interesado en que el público entienda el film, creando una historia interesante, que sienta lo que yo sentí al imaginarla. El éxito de los trabajos artísticos, no solo dependen del trabajo en sí mismo, también del momento de su estreno. Los niños del cura se estreno en pleno y crudo debate en Croacia sobre la educación del uso del condón en los centros. Ese hecho funcionó como gran promoción para la película.

    Teniendo en cuenta este hecho, ¿cómo fue recibida la película en su país a nivel público y estamental?

    En líneas generales, la recepción fue excelente, con grandes llenos en los cines croatas durante varios meses. La reacción de la Iglesia de mi país, sin embargo, fue extraña. Pensaba que lucharía con su mayor y poderosa arma: ignorándola. Días después de su estreno, la portada de los periódicos de Croacia uno de los sumos sacerdotes definía la película como un trabajo de gays, lesbianas y comunistas. Si me preguntas qué soy de los tres, yo te digo que lesbiano.

    Cambiando de tema; una de las cosas que más me llama la atención es la forma en que, incluso cuando la trama se vuelve más difícil, con situaciones muy dramáticas, el tono cómico está todavía presente, sin sacrificar la profundidad dramática de ciertos momentos, especialmente algunos que se producen en el clímax. ¿Cómo concibe usted la simbiosis de la comedia y el drama? Es difícil conseguir este equilibrio y su película lo consigue perfectamente. ¿Cómo saber dónde colocar la línea para que la crítica no se convierta en burla?

    La respuesta a esta pregunta se ha quedado en mi ciudad natal. Nací en Sibenik, una pequeña ciudad en la costa del Adriático, donde se fomenta un humor muy muy específico. El humor en mi ciudad natal es también una forma de vida. La gente de allí, están compitiendo por ser el más divertido. Por supuesto, todo tiene que ser parte de un juego social y no está permitido humillar a nadie. Es por eso que me acerco al humor a través de temas difíciles y dolorosas en todas mis películas, porque es simplemente mi forma de pensar, de sentir.



    Reconozco que tengo problemas para comprender algunas de las motivaciones del protagonista. Toma decisiones cuestionables que parecen impulsadas por el egoísmo, los celos y la necesidad de reconocimiento; incluso acondicionando la vida de otros de manera drástica, como en la escena de la elección del padre, con los tres candidatos disponibles que han dormido con la joven estudiante. Eso me lleva a preguntarme ¿cuál es su percepción, en lo personal, de las decisiones de tu personaje?

    El personaje de Don Fabijan para mí es muy complejo. No creo que lo haga sea por vanidad o afirmación personal. Él honestamente cree que está haciendo lo correcto, que él trabaja para dar servicio a Dios, porque él sinceramente quiere ayudar a la gente a no vivir en pecado; es por eso que está perforando condones. Don Fabijan olvida que manipula a la gente y que las personas son criaturas con defectos. Cuando se da cuenta de lo que ha hecho llega el remordimiento. Justo el momento de la selección del novio es el giro empieza a perder el control de la situación. Es consciente que el fascista oculto se está apoderando del control real.

    Pese a su intensidad cómica, existe un intenso diálogo con algunos de los temores de la sociedad croata. Temas como el racismo o el excesivo poder eclesiástico aparecen de forma subrayada en determinados momentos. Creo que es uno de los puntos más poderosos en la película. ¿Cómo es la situación en Croacia con el control de la natalidad y cómo la gente percibe la lucha entre el cristianismo y la ortodoxia, que es también una de las claves de su película?

    Por desgracia, el primitivismo es la ideología dominante no sólo en Croacia, sino en todo el mundo. El conflicto del catolicismo y la ortodoxia se reduce, de forma desgraciada, a un conflicto entre croatas y serbios. La fe no es más que un instrumento al servicio de la política. Y en lo que se refiere al conservadurismo dominante, lo cierto es que el último referéndum en mi país se llevó a cabo con el fin de cambiar el artículo constitucional donde el matrimonio es exclusivamente una relación entre el hombre y la mujer. No todo está perdido.

    Sabiendo que la obra original de Mate Matisic es puramente dramática, ¿cómo fue el proceso de adaptación? ¿Cuál ha sido el cambio más importante de la obra original, aparte del tono?

    La propuesta de Mate Matisic está llevada a cabo en una ciudad más grande. En una gran ciudad sería imposible controlar la venta de condones. Eso sólo es posible en la isla de la película donde tan sólo hay un quiosco de prensa y una farmacia. Pero lo más importante es que decidimos hacer una comedia, porque era la mejor manera de trasladar al público cinematográfico la historia de un clérigo que perfora condones.

    ¿Tuvo alguna referencia presente  durante el proceso? ¿Alguna película o director en particular?

    Nada en particular, todo lo almacenado en mi subconsciente. A grandes rasgos con el género de comedia mediterránea.

    ¿Tiene nuevo proyecto en mente? ¿Aceptaría una oferta del Reino Unido o Estados Unidos, si ésta llegara?

    Estoy trabajando en un nuevo guión, de nuevo con Mato Matisic. Me gustaría aceptar el proyecto si me siento que tengo algo que decir al público con esa película.

    Gracias por su tiempo y su atención. Estaremos atentos a sus próximos trabajos.


    entrevista: Gonzalo Hernández.
    traducción: Emilio Luna.
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]