Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    (Alternativa 14) Crítica | Mil soles

    Mille Soleils

    Evasión y reencuentro

    crítica a Mil soles (Mille Soleils, 2013), dirigida por Mati Diop.

    Han pasado cuarenta años desde que Mory y Anta se vieron por última vez en el puerto de Dakar. Los corazones de los jóvenes enamorados fueron separados por culpa de un ataque de pánico del más idealista de ellos. En el apoteósico final del clásico Touki Bouki (1972), Mory se detiene frente al barco con el que había fantaseado con su novia en las calles y playas de Senegal durante años. Antes de salir corriendo, la última estampa que Mory retiene en su retina es la de Anta subiendo por la pasarela del navío que la conducirá hacia París, la ciudad que Mory sólo ha visto en sus mejores sueños. Este desenlace desesperanzador con ecos de Casablanca (1942), y cuya soberbia huida del protagonista podría haber inspirado a Léos Carax en la escena más emblemática de Mala sangre (1986), catapultó a la fama a Djibril Diop Mambéty en 1972, convirtiéndolo en el mayor autor de referencia de la Historia del Cine Africano. Cuatro décadas después de su estreno en el Festival de Cannes, la sobrina del realizador, e hija del célebre músico Wasi Diop, ha recuperado la legendaria historia de amor platónico ideada por Mambéty en Mille Soleils (2013).

    Mille Soleils arranca con la poderosa imagen milenaria de un pastor conduciendo un rebaño de bueyes, aunque en esta ocasión el ganado se pone en peligro al transitar por la actual e industrializada ciudad de Dakar. La citada escena que en Touki Bouki aparecía tanto en el principio como en el desenlace de la película, poniendo un punto y final al romance entre Mory y Anta, en Mille Soleils está protagonizada por Magaye Niang, el actor que dio vida a Mory en el largometraje de Mambéty. Más testarudo y menos utópico, el canoso anciano se ha quedado estancado en la fabricación de su antiguo personaje. Esta vieja gloria del cine vive del recuerdo de Marème Diang, la actriz que interpretó a Anta y que en su imaginación desapareció en el famoso barco de Touki Bouki. A partir de una reposición del film de Mambéty en una concurrida plaza de Dakar, Magaye intenta ponerse en contacto con su amor de juventud, desconociendo que sus acciones revivirán fantasmas de otras épocas. De este modo, la confusión de Magaye entre realidad y ficción permite crear una brecha en Mille Soleils entre el pasado y el presente de Senegal.



    Mille Soleils no es un homenaje ni una variación del clásico africano. El ambicioso mediometraje de Mati Diop es una pieza única que dialoga con la tradición cinematográfica, política y social de Senegal. Patrimonio, Historia y herencia familiar conviven en plena armonía durante los cuarenta y cinco minutos de esta joya del séptimo arte. La directora nacida en la capital francesa expone la misma problemática que inquietaba a su tío en los años setenta: la discrepancia entre huir o quedarse en un territorio que no alberga esperanza para sus habitantes. Si en Touki Bouki Djibril Diop Mambéty esbozó el retrato de dos jóvenes inconformistas que proyectaron un futuro próspero que nunca alcanzaron, Mille Soleils pone de manifiesto el irrealizable reencuentro entre los aventurados que partieron y los cobardes que permanecieron en Senegal. La cúspide del conflicto comunicativo que rivaliza los desertores y los nativos en la filmografía de Mati Diop se halla en Atlánticos, el cortometraje que ayer precedió el visionado de Mille Soleils en el Festival Alternativa. Atlánticos ficcionaliza el nocturno reencuentro y posterior coloquio de tres chicos que se separaron tras el éxodo de uno de ellos. Serigne, el adolescente que en su momento se fugó de Senegal sin despedirse de sus compañeros, intenta justificar la decisión que tomó sin lograr convencerlos. “Pero, ¿qué ves en ese océano?”, pregunta uno de sus amigos. Recuperando la esencia de su tío, la fantástica obra de Mati Diop reflexiona entorno a una áspera incógnita que sólo los emigrantes, o en el caso de la cineasta, los hijos de éstos, llevan años cuestionándose: ¿era necesario huir? |

    Carlota Moseguí
    Enviada especial a la XXI edición de L'Alternativa


    Ficha técnica
    Senegal, 2013, Mille soleils, Documental. Dirección: Mati Diop. Guion: Mati Diop. Productoras: Anna Sanders Films. Presentación oficial: Festival de Lima 2013. Fotografía: Hélène Louvart, Mati Diop. Reparto: Magaye Niang, Wasis Diop, Ben D. Beye, Joe Ouakam, Aissatou Niang Djily Bagdad.


    Mille Soleils póster
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]