Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    (Alternativa 14) Crítica | Mil soles

    Mille Soleils

    Evasión y reencuentro

    crítica a Mil soles (Mille Soleils, 2013), dirigida por Mati Diop.

    Han pasado cuarenta años desde que Mory y Anta se vieron por última vez en el puerto de Dakar. Los corazones de los jóvenes enamorados fueron separados por culpa de un ataque de pánico del más idealista de ellos. En el apoteósico final del clásico Touki Bouki (1972), Mory se detiene frente al barco con el que había fantaseado con su novia en las calles y playas de Senegal durante años. Antes de salir corriendo, la última estampa que Mory retiene en su retina es la de Anta subiendo por la pasarela del navío que la conducirá hacia París, la ciudad que Mory sólo ha visto en sus mejores sueños. Este desenlace desesperanzador con ecos de Casablanca (1942), y cuya soberbia huida del protagonista podría haber inspirado a Léos Carax en la escena más emblemática de Mala sangre (1986), catapultó a la fama a Djibril Diop Mambéty en 1972, convirtiéndolo en el mayor autor de referencia de la Historia del Cine Africano. Cuatro décadas después de su estreno en el Festival de Cannes, la sobrina del realizador, e hija del célebre músico Wasi Diop, ha recuperado la legendaria historia de amor platónico ideada por Mambéty en Mille Soleils (2013).

    Mille Soleils arranca con la poderosa imagen milenaria de un pastor conduciendo un rebaño de bueyes, aunque en esta ocasión el ganado se pone en peligro al transitar por la actual e industrializada ciudad de Dakar. La citada escena que en Touki Bouki aparecía tanto en el principio como en el desenlace de la película, poniendo un punto y final al romance entre Mory y Anta, en Mille Soleils está protagonizada por Magaye Niang, el actor que dio vida a Mory en el largometraje de Mambéty. Más testarudo y menos utópico, el canoso anciano se ha quedado estancado en la fabricación de su antiguo personaje. Esta vieja gloria del cine vive del recuerdo de Marème Diang, la actriz que interpretó a Anta y que en su imaginación desapareció en el famoso barco de Touki Bouki. A partir de una reposición del film de Mambéty en una concurrida plaza de Dakar, Magaye intenta ponerse en contacto con su amor de juventud, desconociendo que sus acciones revivirán fantasmas de otras épocas. De este modo, la confusión de Magaye entre realidad y ficción permite crear una brecha en Mille Soleils entre el pasado y el presente de Senegal.



    Mille Soleils no es un homenaje ni una variación del clásico africano. El ambicioso mediometraje de Mati Diop es una pieza única que dialoga con la tradición cinematográfica, política y social de Senegal. Patrimonio, Historia y herencia familiar conviven en plena armonía durante los cuarenta y cinco minutos de esta joya del séptimo arte. La directora nacida en la capital francesa expone la misma problemática que inquietaba a su tío en los años setenta: la discrepancia entre huir o quedarse en un territorio que no alberga esperanza para sus habitantes. Si en Touki Bouki Djibril Diop Mambéty esbozó el retrato de dos jóvenes inconformistas que proyectaron un futuro próspero que nunca alcanzaron, Mille Soleils pone de manifiesto el irrealizable reencuentro entre los aventurados que partieron y los cobardes que permanecieron en Senegal. La cúspide del conflicto comunicativo que rivaliza los desertores y los nativos en la filmografía de Mati Diop se halla en Atlánticos, el cortometraje que ayer precedió el visionado de Mille Soleils en el Festival Alternativa. Atlánticos ficcionaliza el nocturno reencuentro y posterior coloquio de tres chicos que se separaron tras el éxodo de uno de ellos. Serigne, el adolescente que en su momento se fugó de Senegal sin despedirse de sus compañeros, intenta justificar la decisión que tomó sin lograr convencerlos. “Pero, ¿qué ves en ese océano?”, pregunta uno de sus amigos. Recuperando la esencia de su tío, la fantástica obra de Mati Diop reflexiona entorno a una áspera incógnita que sólo los emigrantes, o en el caso de la cineasta, los hijos de éstos, llevan años cuestionándose: ¿era necesario huir? |

    Carlota Moseguí
    Enviada especial a la XXI edición de L'Alternativa


    Ficha técnica
    Senegal, 2013, Mille soleils, Documental. Dirección: Mati Diop. Guion: Mati Diop. Productoras: Anna Sanders Films. Presentación oficial: Festival de Lima 2013. Fotografía: Hélène Louvart, Mati Diop. Reparto: Magaye Niang, Wasis Diop, Ben D. Beye, Joe Ouakam, Aissatou Niang Djily Bagdad.


    Mille Soleils póster
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]