Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    (Alternativa14) Crítica | Go Forth

    Go Forth

    Buscando horizontes

    crítica a Go Forth (2014), dirigida por Soufiane Adel.

    Go forth en inglés significa «avanzar, ir hacia adelante». Resulta paradójico, al menos a primera vista, que el primer largometraje documental del director Soufiane Adel centrado en la búsqueda de su pasado y de sus raíces se titule de este modo. Pero no debería sorprendemos si atendemos a una premisa universal que se ha hecho palpable en el cine reciente: debemos mirar al pasado para entender el futuro. No hace falta salir de nuestro país (ni tampoco del cine alternativo que se mueve por circuitos paralelos) para encontrar dos ejemplos claros: El futuro, de Luis López Carrasco, y Árboles, del colectivo Los hijos. Si bien estas dos cintas partían y apuntaban a ideas o premisas sociales y más bien generales, la cinta de Adel parte de su búsqueda personal para intentar establecer también una conclusión general. El problema es que el razonamiento que desarrolla a lo largo de las conversaciones con su abuela carece de toda conexión con el desenlace grandilocuente, desde el punto de vista de la idea que quiere establecer.

    Es la desconexión el mayor problema de Go forth, siendo cada una de sus partes interesante de manera independiente. El primer elemento vertebrador de la película, y puede que el más importante, son las conversaciones con su abuela. Adel la entrevista siempre en un plano fijo mientras ella está sentada en el sofá de su casa de los suburbios de París. El director de origen argelino busca en las historias del pasado de su familia las respuestas a su idiosincrasia y al sentimiento de pertenencia a algún lugar. Sus conversaciones se entienden como una búsqueda de la identidad perdida, o jamás encontrada, de un niño nacido en Argelia pero criado en las afueras de Paris en el seno de una familia con profundas raíces africanas. En este sentido, estos fragmentos constituyen la parte más personal del filme, en la que el metraje se convierte en una terapia personal del director, una especie de tratamiento grabado, un recuerdo familiar para descifrar un pasado irreconocible a nivel personal. En esta historia hay una película en sí, sin necesidad de ninguna floritura ni discurso paralelo, pero que requeriría de un profundo análisis, reflexión e introspección por parte del autor (algo así como lo que hizo Sarah Polley en la genial Stories We Tell).



    En segundo lugar, Adel intenta reforzar su historia con grabaciones antiguas de África, totalmente fuera de contexto, que intenta relacionar con su historia familiar con el continente y con la guerra de Argelia. Y en tercer y último lugar, tenemos el dron. La cámara, colocada sobre uno de estos modernos aparatos voladores, se eleva desde el suelo para ir desde el plano detalle de la tierra o la acera hasta un plano general desde las alturas, buscando el horizonte. ¿Intenta extrapolar su viaje personal desde el pasado con las vistas de un horizonte que se pierde? Puede que sí. Pero el resultado resulta forzado. Suena a utilizar un recurso de manera reiterativa simplemente porque queda bien, a la forma por capricho metida con calzador en el discurso (idea esta que se refuerza por la cantidad de veces que lo utiliza: elimina cualquier sutileza y la convierte en una técnica de relleno). En definitiva, Go forth nos presenta una materia prima potente pero totalmente inconexa, o puede que no demasiado bien hilada. Y más cuando la conclusión a la que se quiere llegar aúna la emancipación social y política del pueblo argelino durante la guerra de independencia de mediados del siglo pasado con la actual emancipación de las clases sociales en su lucha desde los suburbios de París. Puede que haya demasiada paja, que los árboles no dejen ver el bosque o que los escasos 62 minutos de metraje no le permitan consolidar un discurso cohesionado capaz de construir un razonamiento coherente con el desenlace. | ★★ |

    Víctor Blanes Picó
    Redacción Barcelona


    Documental. Francia, 2014, Go Forth. Dirección: Soufiane Adel. Guion: Soufiane Adel. Productora: Aurora Films. Montaje: Jérémy Gravayat. Sonido: Claire-Anne Largeron. Duración: 64 minutos. Intérpretes: Taklit Adel. Presentación oficial: Cinéma du Réel 2014 (Francia).
    Feelmakers

    1 comentarios:

    1. No me gustó mucho la película la verdad... Muy inconexa, aunque hay que reconocerle momentos muy bonitos e interesantes!

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]