Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Cannes.
    Cobertura de la 70ª edición.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    Bajo la máscara de la tolerancia.
    Déjame salir, de Jordan Peele.

    (Alternativa 14) Crítica | Después de la generación feliz

    Després de la generació feliç

    A vueltas con la infancia

    crítica a Después de la generación feliz (Després de la generació feliç, 2014), dirigida por Miguel Ángel Blanca.

    Tras la genial Your lost memories, la expectación por ver el nuevo trabajo de Miguel Ángel Blanca era máxima. La primera película del vocalista de Manos de topo, rodada a cuatro manos junto a Alejandro Marzoa, fue toda una revelación, algo extraordinario y fresco en el panorama independiente del cine español. Sin embargo, Després de la generació feliç se queda estancado en el campo del experimento musical audiovisual volviendo a explotar el potencial narrativo de los videos domésticos olvidados. El producto está más bien ideado para un performance en directo que combine los vídeos y la música, como ya hicieron en varias salas (como la barcelonesa Apolo) a finales del año pasado. Puede que el experimento debiera haberse quedado ahí, puede que su exhibición desde un planteamiento convencional (entiéndase, un patio de butacas lleno de público que ha pagado su entrada) no sea el mejor modo de presentar un ensayo de estas características. Aun así, Després de la generació feliç no es una obra vacía. Blanca la dota de contenido, y sus conclusiones ponen los pelos de punta.

    La película parte de un acontecimiento que sorprendió al propio director. Xesco Boix, aquel cantante de música infantil que invitaba a los niños a disfrutar de la vida y aseguraba que el porvenir era maravilloso, acabó suicidándose a mediados de los años 80. El mismo que nos pintaba un mundo de colores, que nos hablaba de la felicidad, de gallos que hacían kirkiriki, gatos que hacían miau y patos que hacían cuac mientras los alimentaba en el jardín, ese mismo acabó sus días superado por la propia vida que describía. ¿Qué les podría deparar el futuro a estas pobres criaturas que disfrutaban con las letras de las canciones infantiles y crecían soñando con los mundos que describían? Con este planteamiento, la película se construye en tres frentes: por un lado, las imágenes de vídeos domésticos sin dueño conforman el mapa visual de una generación; por otro, las versiones musicales de los clásicos infantiles adaptados por Joan Colomo, Za! y Sara Fontán junto con la banda sonora de Internet 2 crean la atmósfera extraña, psicodélica e incluso insana que esta exploración de los miedos de la infancia requería; por último, el triangulo se completa con la historia que se intenta dibujar a través de la voz en off y que nos habla de las tragedias de una familia en la que el padre era músico de canciones infantiles, la madre era una bruja y los niños fueron abandonados en el bosque. La unión de estos tres vértices nos empuja a hacernos una pregunta diabólica: ¿fue nuestra infancia realmente tan feliz?

    Després de la generació feliç

    Si en Your lost memories las imágenes de los vídeos domésticos se ponían al servicio de la ficción para reforzar la narración y como un elemento indispensable de ella, en Després de la generació feliç son el punto de partida, junto con la música, desde el que se crea una historia a base de pequeños diálogos que nos hace reflexionar sobre le significado de la infancia y su construcción en el subconsciente. De ahí que la película se defina como una «home movie musical». La música no se entiende sin la imagen ni la imagen sin la música. Y sin ellas, no existiría la pequeña historia que las acompaña. La indivisibilidad de estos tres frentes dota de un discurso a la película que se deja entrever entre líneas. Y es que no se trata de desdeñar el trabajo de Blanca en este film, ni mucho menos. Nuestros recuerdos de infancia, olvidados en vídeos domésticos perdidos, nos hablan de las promesas perdidas de la infancia, de la articulación de la imagen como foto fija de la superficie del instante que oculta todas las dudas y miedos que hay debajo. Lo mismo ocurre con las canciones. Su armoniosa melodía y sus letras ideales esconden tras su fina capa de felicidad un mundo oculto de desesperanza que aflora con la adaptación que hacen de ellas los músicos que participan en la película. Por ello, hay un fondo más que interesante en la película de Blanca. Després de la generación feliç nos habla del irremediable destino de infelicidad que nos esperaba tras ese mundo de color de rosa que nos dibujaban las canciones infantiles. Puede, entonces, que lo que ocurra es que el resultado final se acerque más a un experimento videomusical y su visualización resulte más cómoda en el entorno de una exposición artística o de un performance que sentado cómodamente en un butaca con las luces apagadas, aunque sea en el marco de la programación de un festival de cine independiente. | ★★

    Víctor Blanes Picó
    Enviado especial a la XXI edición de L'Alternativa


    Ficha técnica
    España, 2014, Després de la generació feliç. Dirección: Miguel Ángel Blanca. Guión: Miguel Ángel Blanca. Música: Joan Colomo, Sara Fontán, Spazzfrica Ehd, Internet 2. Productora: Boogaloo Films.


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]