Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Cinema Roxy

    Cines Roxy

    En plena resaca de la que ha sido una fantástica quincuagésimo novena edición de la Seminci, empiezan a aflorar los recuerdos recientes. Y entre películas bien hiladas, reencuentros con los amigos y conversaciones en el café, hay uno constante, uno que se repite como patrón ineludible en la memoria de aquellos festivaleros que se acercan a la ciudad de forma única durante la semana del certamen. Una ausencia que por suerte o por desgracia los vallisoletanos ya tenemos un poquito más superada, la de los difuntos Cines Roxy. Emplazados en un bello edificio estilo art decó, que fue construido para ese propósito, han sido hasta su desaparición uno de los símbolos de la cultura local. ¿El motivo de su desaparición? La poca rentabilidad económica que argumentan los empresarios que desde la distancia confunden sentimientos con números. Cómo no, un Casino es más rentable y dadas las circunstancias atrae más gente últimamente.

    El cortometraje que les quiero presentar, que fue finalista del emblemático Notodofilmfest además de haber sido presentado públicamente en la reciente edición de la Seminci, forma tan solo un pequeño apéndice a tan largo recorrido de casi ochenta años. Una despedida que bien debiera valer para que nos replanteemos el modelo de sociedad en la que queremos vivir. Porque por desgracia esto no es un hecho aislado, y aunque aquí estemos hablando del caso extremo de un casino, que a bien seguro perderá la intención de glamour inicial y acabará siendo una gran sala de tragaperras, en otras ciudades como Madrid o Barcelona se cierran pantallas para dar paso a tiendas multinacionales del textil, franquicias de comida rápida, o megalómanos gimnasios. Me despido deseándoles que disfruten estas pequeñas pinceladas, que las disfruten y que les indignen, porque aunque el género en el que se enmarca el cortometraje es el de documental, quizás sea más acertado hablar de drama, de tragedia griega si me permiten la hipérbole.


    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]