Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Recap | The Walking Dead. Stranger (5x02)

    The Walking Dead. Stranger (5x02)

    ¿Solo Dios perdona?

    crítica a Stranger (5x02) | The Walking Dead | ★★★★ |

    AMC | EEUU, 2014. Director: Davis Boyd, Creador: Frank Darabont, Guión: Robert Kirkman, Tony Moore y Charlie Adlard, Reparto: Andrew Lincoln, Lauren Cohan, Chandler Riggs, Norman Reedus, Steven Yeun, Danai Gurira, Melissa McBride, Chad L. Coleman, Michael Cudlitz, Sonequa Martin-Green, Lawrence Gilliard y Andrew J. West, Seth Gilliam, Alanna Masterson, Fotografía: Michael Edison Satrazemis, Música: Bear McCreary.

    Siempre después de una gran tormenta sobreviene la calma. No Sanctuary fue de los episodios más intensos de la serie, apenas dio tiempo para respiros. Era de esperar que Stranger, lo nuevo de la quinta temporada de The Walking Dead, volviera a poner las cosas en su lugar. No sería justo, ni para nosotros ni para el sheriff y su equipo, una consecución de capítulos así. Necesitábamos un alto en el camino para que nuestros protagonistas retomaran el aliento y sus seguidores ordenaramos la trama que está por venir. Así lo hizo la más reciente entrega de la serie, cuyo foco central se ubicó en un tema recurrente: la reacción ante la llegada de un desconocido.

    Sin un rumbo muy definido, pero con la seguridad de que a Terminus jamás se deberán volver, Rick (Andrew Lincoln) y los suyos emprenden viaje. Después de un breve descanso encuentran a Gabriel Stokes (Seth Gilliam, The Wire), un sacerdote a punto de ser devorado por los zombies. El extraño los conduce a su capilla que pareciera, refugio del religioso desde desatada la apocalipsis. Gabriel esconde algo: ¿por qué todo este tiempo solo?, ¿qué pasó con sus fieles?, ¿fue su iglesia refugio para todos o un mezquino escondite?, ¿pudo más la fe o el instinto humano de sobrevivir? Sin embargo, no había un plan mejor para nuestros protagonistas que seguirlo y al menos pasar la noche en su templo. A fin de cuentas, a estas alturas de la historia, ¿quién no ha cometido un acto del que lamentarse? Así que, primando la lógica desconfianza que ya reina entre los humanos de The Walking Dead, un nuevo miembro se sumó al grupo. El descanso sirvió para que, a propuesta de Abraham (Michael Cudlitz) y el Dr. Eugene (Josh McDermitt), todos decidieran que el próximo objetivo será llegar a Whasington donde pareciera existir toda la logística para una vida mejor.

    The Walking Dead. Stranger (5x02)

    Mientras cae la noche y algunos celebran la aparente calma, la vida cambia para otros. Bob (Lawrence Gilliard) sale de la iglesia y es capturado por Gareth (Andrew J. West). El líder de Terminus no ha muerto (lógicamente, demasiado jugoso personaje como para perder en par de capítulos). Sin su Santuario, anda ahora con un grupo de sobrevivientes buscando la cena que les permita recuperar fuerzas y seguir. Bob ha sido esa cena. En un brillante discurso de fina ironía, Gareth explicita su plan a Bob mientras degusta carne cocinada del pie que le ha sido amputado. Por otra parte, Carol y Daryl son sorprendidos en la noche por un auto a mucha velocidad, que el arquero identifica perteneciente a los secuestradores de Beth (Emily Kinney). Así que deciden subirse a otro vehículo y salir en busca de la chica.

    Para los próximos capítulos ya han quedado claras cuatro líneas argumentales: el camino a Washington; el rescate a Beth; la compañía de Gareth y su equipo de Terminus; y la sombra de Morgan el enmascarado. Stranger no ha sido solamente un episodio de trámite. Para los amantes de la acción también ha complacido. Rick, el reverendo y otros deben salir a buscar alimentos a mediados de la historia y enfrentar un ataque en un sótano inundado. Una breve pero excelente escena, al más puro estilo Waterworld (Kevin Reynolds, 1995) en versión zombie, es construida por los realizadores de la serie, complaciendo a ese público que también exige cada vez más violencia. Sigue bien la serie, Stranger no es No Sanctuary, pero de igual forma resultó un capítulo meritorio que ha dejado muchas puertas abiertas a Rick y los suyos. Nos queda esperar y ver cómo las cruzan en adelante. | |

    Alain Arias Barreto
    Redacción Buenos Aires


    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]