Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Oscars 2015 | Las 83 aspirantes al Óscar a mejor película de habla no inglesa

    Ida, de Pawel Pawlikowski (Polonia)

    Récord de participación. Así se ha cerrado el listado de aspirantes a uno de los premios Óscar más atractivos: el de mejor película de habla no inglesa. La categoría foránea, siempre abierta a sorpresas y grandes descubrimientos, en la edición número 87 de los premios de la academia americana contará con hasta 83 películas inscritas –salvo los habituales descartes por incumplimiento de reglamento—, siete más que el pasado año, el anterior hito del apartado. Para esta entrega, máxima igualdad. Un puñado de cintas, a priori, tienen opciones de llevarse la estatuilla dorada. Mommy (Canadá), Dos días, una noche (Bélgica), No quiero volver solito (Brasil), Relatos salvajes (Argentina), Difret (Etiopía), Corn Island (Georgia), Leviathan (Rusia), Turist (Suecia) y Winter Sleep (Turquía); por recorrido internacional y acogida crítica/popular, son las frontrunners de la carrera. Una relación que encabezaría la gran favorita para EAM: Ida, de Pawel Pawlikowski (Polonia) [imagen], una de las grandes cintas estrenadas en España este curso. Una obra maestra que ha arrasado allá por donde ha pasado (Londres, Toronto, Gijón) y favorita para dominar los EFA (Premios del Cine Europeo).

    En un segundo escalafón estarían las representantes de Dinamarca (Sorrow and Joy), Francia (Saint Laurent), Chile (Matar a un hombre), Grecia (Little England), Mauritania (Timbuktu), República Checa (Fair Play) y, por supuesto, España. No parece el año más propicio para nuestro cine con Vivir es fácil con los ojos cerrados, pero hay que apostar por la ganadora del Goya, un filme con alma que pudiera dar la sorpresa en los próximos meses. Recordar que la competición iniciará con una criba de donde saldrán nueve aspirantes que lucharán por acceder a la final de cinco que se celebrará en la gala de la 87ª edición en Los Ángeles el 22 de febrero. En los próximos días seguiremos desgranando a todas las películas –y el historial de su país— de este extenso listado.

    Afganistán: A Few Cubic Meters of Love, de Jamshid Mahmoudi.
    Alemania: Beloved Sisters, de Dominik Graf.
    Argentina: Relatos salvajes, de Damián Szifón.
    Australia: Charlie's Country, de Rolf de Heer.
    Austria: The Dark Valley, de Andreas Prochaska.
    Azerbayán: Nabat, de Elchin Musaoglu.
    Bangladés: Glow of the firefly, de Khalid Mahmud Mithu.
    Bélgica: Dos días, una noche, de Jean-Pierre y Luc Dardenne.
    Bolivia: Olvidados, de Carlos Bolado.
    Bosnia: With Mom, de Faruk Lončarevića.
    Brasil: No quiero volver solito, de Daniel Ribeiro.
    Bulgaria: Bulgarian Rhapsody, de Ivan Nitchev.
    Canadá: Mommy, de Xavier Dolan.
    Chile: Matar a un hombre, de Alejandro Fernández.
    China: The Nightingale, de Philippe Muyl.
    Colombia: Mateo, de María Gamboa.
    Corea del Sur: Haemoo, de Shim Sung-bo.
    Costa Rica: Princesas Rojas, de Laura Astorga.
    Croacia: Cowboys, de Tomislav Mrsic.
    Cuba: Conducta, de Ernesto Daranas.
    Dinamarca: Sorrow and Joy, de Nils Malmros.
    Ecuador: Silencio en la tierra, de Tito Molina.
    Egipto: Factory Girl, de Mohamed Kahn.
    Eslovaquia: A Step into the Dark, de Miloslav Luther.
    Eslovenia: Seduce Me, de Marko Šantić.
    España: Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba.
    Estonia: Tangerines, de Zaza Urushadze.
    Etiopía: Difret, de Zeresenay Berhane Mehari.
    Filipinas: Norte, The End of History, de Lav Díaz.
    Finlandia: Concrete Night, de Pirjo Honkasalo.
    Francia: Saint Laurent, de Bertrand Bonello.
    Georgia: Corn Island, de George Ovashvili.
    Grecia: Little England, de Pantelis Voulgaris.
    Hong Kong: Golden Era, de Ann Hui.
    Hungría: White God, de Kornél Mundruczó.
    India: Liars Dice, de Geethu Mohandas.
    Indonesia: Soekarno, de Hanung Bramantyo.
    Irak: Mardan, de Batin Ghobadi.
    Irán: Today, de Reza Mirkarimi.
    Irlanda: The Gift, de Tom Collins.
    Islandia: Life in a Fishbowl, de Baldvin Zophoníasson.
    Israel: Gett, The Trial of Viviane Amsalem, de Ronit y Shlomi Elkabetz.
    Italia: El capital humano, de Paolo Virzì.
    Japón: The Light Shines Only There, de Mipo Oh.
    Kirguistán: Kurmanjan Datka, Queen of the mountains, de Sadyk Sher-Niyaz.
    Kosovo: Three Windows and a Hanging, de Isa Qosja.
    Letonia: Rocks in My Pockets, de Signe Baumane.
    Líbano: Ghadi, de Amin Dora.
    Lituania: The gambler, de Ignas Jonynas.
    Luxemburgo: Never Die Young, de Pol Cruchten.
    Macedonia: To the hilt, de Stole Popov.
    Malta: Simshar, de Rebecca Cremona.
    Marruecos: The Red Moon, de Hassan Benjelloun.
    Mauritania: Timbuktu, de Abderrahmane Sissako.
    México: Cantinflas, de Sebastián del Amo.
    Moldavia: The unsaved, de Igor Cobileanski.
    Montenegro: Boys from Marx and Engels Street, de Nikola Vukčević.
    Nepal: Jhola, de Yadav Kumar Batthari.
    Noruega: 1001 Grams, de Bent Hamer.
    Nueva Zelanda: The Dead Lands, de Toa Fraser.
    Países Bajos: Accused, de Paula van der Oest.
    Pakistán: Daughter, de Afia Nathaniel.
    Palestina: Eyes of a Thief, de Najwa Najjar.
    Panamá: Invasión de Abner Benaim.
    Perú: El evangelio de la carne, de Eduardo Mendoza de Echave.
    Polonia: Ida, de Pavel Pawlikowski.
    Portugal: What Now? Remind Me, de Joaquim Pinto.
    Reino Unido: Little Happiness, de Nihat Seven.
    República Checa: Fair Play, de Andrea Sedlácková.
    República Dominicana: Cristo Rey, de Leticia Tonos.
    Rumanía: Japanese Dog, de Tudor Cristian Jurgiu.
    Rusia: Leviathan, de Andréi Zvyagintsev.
    Serbia: See you in Montenegro, de Dragan Bjelogrlic.
    Singapur: My Beloved Dearest, de Sanif Olek.
    Sudáfrica: Elelwani, de Ntshaveni Wa Luruli to.
    Suecia: Turist, de Ruben Östlund.
    Suiza: The Circle, de Stefan Haupt.
    Tailandia: The Teachers Diary, de Nithiwat Tharathorn.
    Taiwán: Bing du (Ice poison), de Midi Z.
    Turquía: Winter Sleep, de Nuri Bilge Ceylan.
    Ucrania: The Guide, de Oles Sanin.
    Uruguay: Mr. Kaplan, de Álvaro Brechner.
    Venezuela: Libertador, de Alberto Arvelo.
    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]