Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Oscars 2015 | Hoje eu quero voltar sozinho, representante brasileña

    Hoje eu quero voltar sozinho

    La propuesta de Brasil en la competición por las cinco plazas de Mejor Película de Habla no Inglesa de los próximos premios de la Academia de Hollywood se trata de The way he looks, traducción anglosajona de su título original: Hoje eu quero voltar sozinho, dirigida por Daniel Ribeiro y basada en su propio cortometraje de 2010, de título similar: Eu Nâo Quero Voltar Sozinho. Esta obra dramática nos habla de temas universales como el amor adolescente, la superación de la discapacidad y la búsqueda de la identidad sexual, y viene tras hacerse con buenas críticas y premios en festivales. Su joven protagonista es Leonardo (Guilherme Lobo), un adolescente ciego que se niega a ser sobreprotegido por sus padres y que busca disfrutar de las experiencias que la vida le brinda, como conocer a Gabriel, un chico nuevo que despertará en él nuevas sensaciones. Brasil espera con esta elección de cariz emocional volver a lograr una nominación a los Óscars, hecho que no sucede desde 1999, con el filme Estación Central de Brasil, de Walter Salles. Este largometraje supondría la quinta candidatura con fortuna del país sudamericano, y sus posibilidades vienen respaldadas por premios con el FIPRESCI de la sección Panorama en la Berlinale, el Teddy a la Mejor Película o el Premio del Público a la Mejor Película del Fesitval Internacional de Cine Gay y Lésbico de San Francisco. ¿Regresarán los brasileños al ruedo de nuevo?

    De Hoje eu quero voltar sozinho habló nuestra compañera Andrea Núñez en estos terminos: ...un ejercicio cinematográfico fresco, liviano, original, tierno y para que negarlo, muy bonito, sin llegar a resultar ridículo, empalagoso o aburrido en ninguno de sus pasajes. Destaca sobre todo por ese cariz intimista tan natural presente a lo largo de todo su transcurso, y por el carisma indiscutible de su actor protagonista, que nos conduce a su habitación blanca y clara para desnudar sin miedo sus propias emociones. [crítica]

    Nominaciones de Brasil

    O pagador de promessas (El pagador de promesas), de Anselmo Duarte (1962).
    O quatrilho (El cuarteto), de Fábio Barreto (1996).
    O que é isso, companheiro? (Cuatro días de septiembre), de Bruno Barreto (1998).
    Central do Brasil (Estación Central de Brasil), de Walter Salles (1999).

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]