Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica en Serie | Orphan Black (Temporada 2)

    Orphan Black (Temporada 2)

    Y tú, ¿de quién eres?

    crítica a Orphan Black (2013-) | Temporada 2 | ★★★★ |

    BBC America | Canadá, EE.UU, 2014. 2ª temporada: 10 capítulos. Creadores: Graeme Manson & John Fawcett. Directores: Graeme Manson, John Fawcett, T.J. Scott, David Frazee, Ken Girotti, Brett Sullivan, Grant Harvey. Helen Shaver. Guionistas: Graeme Manson, John Fawcett, Alex Levine, Chris Robets, Russ Cochrane, Karen Walton. Reparto: Tatiana Maslany, Skyler Wexler, Jordan Gavaris, Dylan Bruce Kevin Hanchard, Inga Cadranel, Maria Doyle Kennedy, Evelyn Brochu, Kristian Bruun, Inga Cadranel, Michael Mando, Josh Vokley, Matt Frewer, Andrew Gilles, Michel Huisman, Drew Davis, Millie Davis, Ari Millen. Música: Trevor Yuile. Fotografía: Aaron Morton.

    Concluía la primera temporada de Orphan Black con mucho estruendo, torrentes de aplausos hacia el derroche interpretativo de Tatiana Maslany, varios frentes abiertos, y un cliffhanger de probabilidades desoladoras: Sarah Manning gritaba desesperada el nombre de Kira desde su ventana tras un punto de inflexión trágico. Todos nos quedábamos con la boca abierta y con la necesidad de reordenar tanta complejidad argumental y, además, cierto poso de debate interno acerca del libre albedrío, el individualismo y de cómo el ambiente modela nuestras personalidades. Con la cabeza en las calles de Toronto, nos preguntábamos con avidez que sería en la próxima entrega de los tejemanejes y conspiraciones del poderoso instituto DYAD, los chantajes de la fría y proclonada Rachel, los remordimientos de Allison tras el asesinato por omisión de ayuda a su vecina y ex amiga Ansley, o los arrebatos venideros de la sanguinaria Helena. ¿Quién estaba en el hemisferio del bien y en el hemisferio del mal? ¿A cuál pertenece la misteriosa y opaca Siobban, la dulce pero cambiante Delphine Cormier, el inescrutable Paul, o las labores policiales divergentes de DeAngelis y Art Bell? Difícil de divagar entre demasiados neoevolucionistas hambrientos de implantación tecnológica, proletarianos que creen conocer los fecundos designios de su Dios severo y el puñado de científicos que patentan y monitorizan a nuestro querido clone club. Sin mediar ningún salto temporal, comenzaba esta segunda temporada, que como pequeño apunte para los más curiosos del género sci-fi, tomó prestadas para los títulos de cada episodio nombres de obras de Francis Bacon. Con muy pocas respuestas todavía, pero sí multitud de preguntas in crescendo sobre la mesa, esta tanda de capítulos arrancaba con una velocidad menos trepidante que su antecesora pero las personalidades de los clones sobriamente interpretados por Tatiana Maslany bien definidas, centrándose más en profundizar en ellas, arrojar un poco de luz sobre los hilos que componen la jugosa tela de araña argumental y otorgar dimensión a aquellas piezas más secundarias del puzle. Desde el principio la diversión y el conflicto estaban asegurados, logrando superar en profundidad y calidad incluso, aunque no en ritmo, a la primera hornada.

    Orphan Black (Temporada 2)

    Conforme avanza la temporada, encontramos diferentes subtramas divergentes, y combinaciones de personajes muy interesantes, como el protagonizado por la entrañable Alison, esa madre futbolera de los suburbios con tendencia a empinar el codo y Felix, el acaramelado chapero de gran corazon que libra a sus amigas de bastantes desgracias y las salva cuando se hallan al borde del abismo. La neurótica Alison aumenta su protagonismo, y su ácido matrimonio mitad pasional mitad abocado al fracaso con Donnie, (un personaje que no deja de girar y evolucionar), así como su contacto con el mutilado Vic durante su estancia en la clínica de desintoxicación darán lugar a grandes momentos de comicidad dentro de este thriller dramático. Conoceremos a Cal, padre de Kira y ecologista con habilidad para las argucias informáticas que se convertirá en una importante ayuda para Sarah, que verá en una cabaña en el bosque un alentador exilio temporal. También podremos echar un ojo al adorable padre de Rachel, Ethan Duncan, creador de la secuencia que definió a las clones y tendremos noticias, mediante una foto raída, del misterioso proyecto LEDA, la iniciativa militar que años atrás constituyó el origen primigenio de los experimentos. Sin olvidarnos de Tony, un clon transexual que además de tirarle los trastos a Felix busca con ahínco a la difunta Beth Childs para dejarle un mensajito de aviso. Cosima, la clon más nerd y tierna, procura desentrañar la ingeniería genética inversa para curar la enfermedad autoinmune que parece estar matándola, mientras su novia Delphine confunde al espectador con una actitud ambigua y, en ocasiones. desconcertante.

    A los gélidos objetivos del doctor Leekie se suma otros antagonistas muy diferentes; los anacrónicos y radicales proletarianos, que a través de su espeluznante culto religioso raptan a Helena y pretenden fecundarla en contra de su voluntad, en el seno de un rancho donde una pareja intenta desvincularse de las ideas de un padre autoritario. ¿Más frentes abiertos? Seguro que sí. Y puede que alguna desaparición inesperada, reconciliaciones, amistades encuentros sexuales y el futuro que late bajo la lente de algún microscopio. No se asusten, si es que Orphan Black da más de sí con cada capítulo, y en esta entrega la comedia negra y el humor inteligente adquieren todavía mayor presencia junto al hilo argumental básico, ese torbellino que hibrida ciencia, fe, autodeterminismo, maternidad y profundidad psicológica. Al final, la ciencia-ficción en si misma se emplea más como excusa y colchoneta para la trama que como trama misma, pues podemos llegar a la conclusión de que el hecho de que sean clones no es tan importante como las diferencias de personalidad entre ellas y cómo aúnan fuerzas entre si para lograr la supervivencia. El absurdo como trampolín, el drama de trasfondo y la estrecha afectividad que establecemos con Sara, Cosima, Alison, Felix y Helena son el motor que nos alimenta como espectadores, puesto que la amalgama de sensaciones, sean rabia, ternura, coraje, empatía o lástima que este fantástico club de clones nos comunica episodio a episodio, son el principal valor añadido al misterio científico y las revelaciones.

    Orphan Black (Temporada 2)

    Parodiando la clásica frase de la periodista Samanta Villar, no es lo mismo contarlo que vivirlo. Por eso, hay que vibrar de tensión, de risa y de ira con Orphan Black, y luego me cuentan. Tatiana Maslany, maravillosa de nuevo, vuelve a prodigarse en un desfile de cabelleras y acentos (incluso acentos imitando acentos, todo un bucle interpretativo); regresaremos a espacios de sobra conocidos como el ático o el laboratorio pero añadiremos a nuestra lista unos cuántos lugares, enemigos y dilemas nuevos. Dilemas genéticos, trascendentales, amorosos y morales, porque el cóctel viene variado. Además, un diente, una jeringuilla, el gatillo de una pistola o unas cerillas se convertirán en elementos trascendentes que tardaremos en olvidar, porque Orphan Black es una caja de sorpresas, una cadena de muñecas clónicas no tan parecidas como se pueda creer. Valientes, fabulosas, divertidas y llenas de problemas. Seguro que tú también tienes tu favorita. | ★★ |

    Andrea Núñez-Torrón Stock
    redacción Santiago de Compostela


    Feelmakers

    14 comentarios:

    1. Es agotador leer un texto compuesto por frases cortas. Tampoco está de más mojarse un poco más y argumentar lo que se defiende. Se habla mucho de cómo la crítica aborda este tipo de películas, pero no se aporta nada al análisis en concreto. La ambigüedad de esta crítica no me dice nada. Es obvio que la edad de oro del western pasó (hace ya más de 60 años...). El hecho de mencionarlo como dato aislado es redundante. Creo que lo que se vive ahora, no es una reinvención, sino una reivindicación lógica por un género cinematográfico muy crítico y metafórico de la sociedad contemporánea. Sobre gustos no hay nada escrito, no me importa que se le den 3 o 2 estrellas. Pero hay que argumentar, de lo contrario, Qué sentido tiene el texto? A mí personalmente me pareció una película maravillosa, que utiliza el tema de la locura como metáfora de la mujer emancipada. No mencionaré nada de la fotografía, pero desde luego, veo oportuno dedicarle más de 10 palabras (dos de las cuales son el nombre del director de fotografía, y otra su nacionalidad...)

      ResponderEliminar
    2. Buenas tardes Ford. Gracias por el comentario. Me hago acopio de tus sugerencias y apuntes, me servirán para mejorar.

      ResponderEliminar
    3. Ford, no lo comenta como hecho aislado (hablo del Western como género pretérito), más bien como axioma de este nuevo cine encargado en derrumbar cimientos y empeñado en hacer algo "nuevo" que, evidentemente, no lo es. Creo que deja bastante claro lo negativo y positivo del filme. No nos olvidemos que es una crítica no un ensayo.

      ResponderEliminar
    4. Pues por eso mismo, como es una crítica debería existir un mínimo de argumentación, no únicamente la subjetividad del escritor. Hay una crítica (I felt like love) que también tiene 3 estrellas, pero da motivos más que suficientes para entender esa puntuación. Opina y argumenta. Aquí se da un breve repaso por algunos apartados técnicos y de edición, y se divaga demasiado. Pero esto es solo la opinión de un humilde lector. Creo que el western sí está de moda (al contrario de lo que se dice en la crítica). Cada vez son más los directores que intentan el resurgir de un género que es uno de los pilares más importantes del cine.
      Por otro lado, ¿Qué quiere decir con que algunos colonos eran europeos? ¿De dónde iban a ser si no? Y el sueño americano obviamente llego mucho después de la colonización, por lo que colonos en busca del sueño americano es un anacronismo.

      ResponderEliminar
    5. ¿Colonos? Pues, según libros de Historia, de Europa, Oceanía, Asia... Lo último es buscarle los tres pies al gato. Es tu opinión y muy respetable, además.

      No es la única opinión de The Homesman en la web. Puedes echar un vistazo a la opinión de Gonzalo Hernández en su crónica de Cannes.

      Un saludo.

      ResponderEliminar
    6. Que me aspen si hubo algún asiático en la colonización americana! Estamos hablando de masacres españolas, no escondamos la mano. Pero sí, no es cuestión de buscarle los tres pies al gato.
      Me ha parecido más acertada la crítica de cannes, también de 3 estrellas.

      ResponderEliminar
    7. En Norteamericana sí. Lo que pasa es que estás incluyendo aquí a todo el territorio descubierto. Medio mundo se inclinó en busca de una oportunidad. Asiáticos incluidos. Otra cosa es lo que se encontraron cuando llegaron y dónde terminaron. Listo queda. Un saludo.

      ResponderEliminar
    8. Una serie super atrapante e interesante. Me gustó muchísimo y me dejó con muchisimas ganas de ver los próximos capítulos, tanto es así que empecé a leer los libros de la saga para adelantar un poco :)
      Hermosos paisajes, muy buena recreación, buena fotografía, buenos actores, y una serie emocionante, qué más se puede pedir?

      ResponderEliminar
    9. Te contesto por alusiones Ford. En mi opinión mi texto es
      susceptible de ser revisado, analizado y corregido. Como cualquier escrito. En ese sentido estoy abierto a consejos, sugerencias y demás. No
      obstante creo que en mi critica dejo claro que es una película disfrutable que va de más a menos. Mi argumento se basa, principalmente, en su deriva sentimental. Creo que lo que me ha
      gustado y lo que no queda patente. ¿Podría haber profundizado más en algunos aspectos? Sin duda. Por ejemplo fue una decisión personal citar solo de pasada a Rodrigo Prieto, o dedicarle tan solo línea y media a Hilary Swank. Podría haberles brindado un párrafo a cada uno de ellos.

      Respecto al puntillismo de los colonos, yo pequé de ambiguo pero siento decirte que estás
      equivocado. Grosso Modo: los colonos en Estados Unidos pertenecen a varias etapas. Las primeras incursiones fueron de españoles. Pero el mayor impacto vino por parte del colonialismo europeo, en su mayoría británicos. La etapa de la conquista del oeste, la mayoría de los colonos eran nativos americanos de origen europeo, pero americanos al fin y al cabo. También hubo colonos asiáticos, cifra casi insignificante. A lo que yo me
      refería con colonos europeos es a que eran nativos del Viejo Continente, emigrantes de primera generación.

      En lo que a lo de sueño americano se refiere, el concepto
      fue acuñado por un historiador en los años treinta. Soy consciente de que pertenece a otra época, pero lo utilicé deliberadamente. Las raíces del significado de “sueño americano” se enmarcan en los años de la conquista del
      Far West y me parecía apropiado su uso para evidencia lo que quería decir.

      Por último, entre las masacres ocasionadas por los españoles a raíz del mal llamado Descubrimiento de
      América no se encuentran las realizadas en Estados Unidos. Donde el papel de agente exterminador fue recogido por británicos, irlandeses, flamencos, polacos, suecos, alemanes y sus descendientes.

      Quería justificar esta última parte, sin acritud, porque soy historiador. Gracias nuevamente por tus comentarios, de verdad.
      Buen día.

      ResponderEliminar
    10. Jajaja! Esa necesidad de cerrar la réplica con un “soy
      historiador” ha dejado tu credibilidad a la altura del betún. Desde luego que
      lo eres, con el tiempo que has tardado en contestar te ha dado tiempo a desempolvar
      bien los apuntes de historia
      norteamericana, eso ya es una tarea historiadora en sí misma. Pese a ello, no
      engañas a nadie. Tú estás equivocado, aunque te duela aceptarlo con dignidad.
      Si debemos ser los lectores los que demos por supuesto que tus incoherencias
      son intencionadas… vamos listos. Efectivamente la parte norteamericana fue
      conquistada por los británicos (6º de EGB), pero tú serás probablemente de la LOGSE…
      Así que la incoherencia de poner (Algunos eran europeos) que era mi crítica
      inicial, sigue patente, lo de los españoles ha sido por referenciar a los
      colonos originales. Por otra parte, por mucho que lo repitas, lo de en busca
      del sueño americano, no tiene ningún sentido para el contexto de esta película.
      Lo único que haces es quitar credibilidad a tus palabras. Ahora bien, nadie
      exige que un crítico de cine sea un entendido en todo sobre lo que rodea el
      contexto de la película sobre la que escribe, pero desde luego que si te
      hubieras informado para escribir la crítica como lo has hecho para responderme,
      te habría quedado un escrito mucho más consistente.

      Ya que estás explicando tus errores, ¿puedes explicar
      también este?: “Como decía en el párrafo
      anterior, la tendencia vigente, en lo que a crítica de western se refiere, es
      la de negar la mayor.” ¿La mayor qué?

      Gracias, un saludo

      ResponderEliminar
    11. Jajaja! Esa necesidad de cerrar la réplica con un “soy
      historiador” ha dejado tu credibilidad a la altura del betún. Desde luego que lo eres, con el tiempo que has tardado en contestar te ha dado tiempo a desempolvar
      bien los apuntes de historia norteamericana, eso ya es una tarea historiadora en sí misma. Pese a ello, no
      engañas a nadie. Tú estás equivocado, aunque te duela aceptarlo con dignidad.
      Si debemos ser los lectores los que demos por supuesto que tus incoherencias son intencionadas… vamos listos. Efectivamente la parte norteamericana fue
      conquistada por los británicos (6º de EGB), pero tú serás probablemente de la LOGSE…
      Así que la incoherencia de poner (Algunos eran europeos) que era mi crítica inicial, sigue patente, lo de los españoles ha sido por referenciar a los
      colonos originales. Por otra parte, por mucho que lo repitas, lo de en busca del sueño americano, no tiene ningún sentido para el contexto de esta película.
      Lo único que haces es quitar credibilidad a tus palabras. Ahora bien, nadie exige que un crítico de cine sea un entendido en todo sobre lo que rodea el contexto de la película sobre la que escribe, pero desde luego que si te hubieras informado para escribir la crítica como lo has hecho para responderme, te habría quedado un escrito mucho más consistente.

      Ya que estás explicando tus errores, ¿puedes explicar
      también este?: “Como decía en el párrafo
      anterior, la tendencia vigente, en lo que a crítica de western se refiere, es
      la de negar la mayor.” ¿La mayor qué?

      Gracias, un saludo

      ResponderEliminar
    12. Jajaja! Esa necesidad de cerrar la réplica con un “soy
      historiador” ha dejado tu credibilidad a la altura del betún. Desde luego que lo eres, con el tiempo que has tardado en contestar te ha dado tiempo a desempolvar
      bien los apuntes de historia norteamericana, eso ya es una tarea historiadora en sí misma. Pese a ello, no
      engañas a nadie. Tú estás equivocado, aunque te duela aceptarlo con dignidad.
      Si debemos ser los lectores los que demos por supuesto que tus incoherencias son intencionadas… vamos listos. Efectivamente la parte norteamericana fue
      conquistada por los británicos (6º de EGB), pero tú serás probablemente de la LOGSE…
      Así que la incoherencia de poner (Algunos eran europeos) que era mi crítica inicial, sigue patente, lo de los españoles ha sido por referenciar a los
      colonos originales. Por otra parte, por mucho que lo repitas, lo de en busca del sueño americano, no tiene ningún sentido para el contexto de esta película.
      Lo único que haces es quitar credibilidad a tus palabras. Ahora bien, nadie exige que un crítico de cine sea un entendido en todo sobre lo que rodea el contexto de la película sobre la que escribe, pero desde luego que si te hubieras informado para escribir la crítica como lo has hecho para responderme, te habría quedado un escrito mucho más consistente.
      Ya que estás explicando tus errores, ¿puedes explicar
      también este?: “Como decía en el párrafo
      anterior, la tendencia vigente, en lo que a crítica de western se refiere, es
      la de negar la mayor.” ¿La mayor qué?
      Gracias, un saludo

      ResponderEliminar
    13. Por cierto, "puntillismo" es relativo a una corriente pictórica. Por lo que tampoco entiendo lo que has querido decir con
      "Respecto al puntillismo de los colonos", pero seguro que es muy interesante tu teoría

      ResponderEliminar
    14. Amén. Has hecho de una crítica constructiva algo sin sentido. No voy a jugar a "a ver quién la tiene más larga".

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]