Introduce tu búsqueda

  • Malas calles.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Loyal to the nightmare of my choice.
    «Dunkerque», de Christopher Nolan.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino (Próximamente).

    Crítica en Serie | Married (Temporada 1)

    Married (Temporada 1)

    Retrato pasivo-agresivo del matrimonio

    crítica a Married (2014-) | Temporada 1

    FX | 1ª temporada: 10 capítulos | EE.UU, 2014. Creador: Andrew Gurland. Directores: Andrew Gurland, Jesse Peretz, Jamie Babbit, Huck Bokto. Guionistas: Andrew Gurland, Salamo Levin, Kevin Napier, Sam Sklaver, Jennifer Joyce, Dan O´Keefe, Daisy Gardner. Reparto: Nat Faxon, Judy Greer, Brett Gelman, Jenny Slate, Rachel Eggleston, Raevan Lee Hanan, Skylar Gray, John Hodgman, Paul Reiser. Fotografía: Ben Kasulke, David Lanzenberg. Música: Jeff Cardoni.

    Andrew Gurland se ha propuesto una hazaña considerable para debutar en televisión: una comedia cuyo título ya lo dice todo: la idiosincrasia de la pareja que decide hacer legal su situación sentimental, centrándose en lo que eso conlleva. Married canaliza su atención en diferentes prototipos de matrimonio, incluido el no-matrimonio. Un pequeño grupo de personajes –cuatro fijos, cinco recurrentes– para dar relieve a las subidas y bajadas de las parejas. La buena noticia es que el tono cómico de Married, que es muy divertida para cualquier seguidor del humor cínico, está arraigado en una certera descripción del asunto que trata. Todo rezuma verdad en las discusiones de los personajes, sus dependencias emocionales, los puntos de vista expresados y los diferentes aspectos de su carácter, altamente pasivo-agresivo. Síntoma quizá de 2014, o puede que simplemente resultado de entorno. Un entorno aquí entumecido por distintas drogas o la avalancha de responsabilidades. Gurland y sus guionistas sacan afilada punta cómica de un hatajo de situaciones reconocibles, filtrando rencores varios con amor y planteando preguntas sin respuesta. ¿La familia propia te encadena? ¿A qué edad está bien dejar de perseguir sueños de juventud? ¿No tener sexo con tu cónyuge implica necesariamente el fin del matrimonio?

    La pareja central está formada por Russ y Lina, clásico ejemplo de matrimonio alocado en su juventud, ahora con tres hijas por accidente y dónde ella asume la mayor parte de las responsabilidades, mientras que él es un niño grande estancado en sueños (im)posibles. A su alrededor está Jess, casada “con su padre”, un productor musical de la vieja escuela (un recuperado Paul Reiser, cuyos recursos cómicos contrastan bastante con sus compañeros de reparto); y AJ, divorciado muy amargado y bastante adinerado que pondrá las notas de humor más negro a la función. Como es casi canon en toda comedia televisiva, el reparto es una mezcla de cómicos con intérpretes que han demostrado un registro más amplio, dicho esto sin ánimo peyorativo hacia los cómicos en cuestión. La fascinante y omnipresente Jenny Slate como Jess y Brett Gelman como AJ clavan el humor cínico de sus personajes, pero la única persona capaz de componer uno es Judy Greer como Lina. El talento de Greer es tal que trasciende el estereotipo de su personaje (esposa castrante a su pesar) y hace creíble las interacciones con el oscarizado Nat Faxon, cuyo personaje tiene algunos de los mejores chistes de la temporada pero menos profundidad. Se nota, para mal, que la perspectiva masculina es mayoritaria en la sala de guionistas y en el plantel de directores. Russ tiene más instantes que Lina para explicarnos su postura ante diferentes situaciones, y llega un momento en que la esposa es todo reproches. Married bordea la unidimensionalidad en ocasiones, pero la química Greer/Faxon y su dinámica familiar (las hijas deberían tener más tramas, ya que sus interacciones son muy divertidas) elevan la calidad del asunto.

    Married (Temporada 1)

    Esta decena de capítulos ha logrado ser a la vez el mejor argumento y el mayor enemigo de Gurland para conseguir una segunda temporada. ¿Por qué? Los episodios y sus poco más de 20 minutos de metraje están bien administrados y demuestran las posibilidades argumentales de Married (a destacar una subtrama de Uncool (1.4) donde Russ y su jefe tratan de cobrar por su trabajo de los miembros de una fraternidad), pero a la vez evidencia que la serie no tiene una potente trama central que seguir. ¿Se van a divorciar Russ y Lina? No. ¿Qué será de Jess y Shep? ¿Pondrá AJ su vida en orden? Al final de la temporada no nos interesa especialmente esto, y lo que nos llevamos es un enriquecedor recorrido por situaciones muy creíbles con las que un matrimonio trabajador de clase media debe lidiar. Pasadas por el filtro de la comedia más salvaje (la subtrama del piloto con la depiladora, la reunión con el antiguo compañero de trabajo de Russ, la cita de juegos), pero igualmente identificables. Unido esto al escaso seguimiento mediático de la serie, sus nada espectaculares audiencias y su carácter discreto, aunque de notable calidad, la posibilidad de una nueva tanda parecía difícil. Lo mejor es que la ha conseguido, prueba de que toda serie tan buena y pertinente merece más tiempo para contar sus historias, y una oportunidad más para corregir desajustes. | ★★ |

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla



    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Esto no es una crítica. Convenimos en llamarlo cuaderno de viaje por darle algún nombre a un texto que, en los esquemas que habitualmente manejamos al escribir sobre cine/TV, no encaja en ninguna categoría definida. Evitaremos cualquier sentencia evaluativa escudándonos en que estamos hablando de una obra que no hemos visto en su totalidad, si bien esta excusa oculta también un acto de pura comodidad...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos...».

    Classics

    Trailers

    [12][Trailers][slider3top]