Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica en Serie | Extant (Temporada 1)

    Extant (Temporada 1)

    Mi hijo el robot, mi hijo el alienígena

    crítica a Extant (2014-) | Temporada 1

    CBS | 1ª temporada: 13 capítulos | EE.UU, 2014. Creador: Mickey Fisher. Directores: Allen Coulter, Matt Earl Beesley, Holly Dale, Paris Barclay, Dan Lerner, Adam Arkin, Christine Moore, Paul McCrane, Dan Attias, Kevin Dowling, David Solomon, Miguel Sapochnik. Guionistas: Mickey Fisher, Leslie Bohem, Greg Walker, Peter Ocko, Eliza Clark, Vanessa Reisen, Gavin Johannsen. Reparto: Halle Berry, Goran Visnjic, Pierce Gagnon, Michael O´Neill, Grace Gummer, Camryn Manheim, Hiroyuki Sanada, Maury Sterling, Sergio Harford, Brad Beyer, Tyler Hilton, Charlie Bewley, Tessa Ferrer, Jeanette Arnettem, Enver Gjokaj, Annie Wersching. Fotografía: M. David Mullen, M.G. Wojciechowski. Música: Marcelo Zarvos.

    Las críticas de los episodios piloto pueden ser problemáticas, ya que uno se basa en el metraje de presentación de la serie y hace su valoración en base a lo que cree que eso significa, sin saber qué cambios, mejoras o también bajones pueden producirse. El arranque de Extant parecía salido de una maquinaria impersonal, de brillante superficie y hueca fuerza emocional. En la que es su primera experiencia al mando de una serie de televisión, Mickey Fisher (al que se unió como co-showrunner Greg Walker, un guionista cuyo trabajo demuestra sumisión a lo peor de una serie en abierto) creó una historia interesante: tras 13 meses en una misión espacial, una astronauta estéril vuelve a la Tierra embarazada y callándose un extraño suceso que tuvo lugar en la nave. ¿El bebé es alienígena? ¿Molly está loca? ¿Es parte de experimentos del Gobierno? Esas grandes preguntas se unieron a la otra gran trama de la serie, la Inteligencia Artificial en forma de niño robot como progenie del matrimonio Woods. La eterna pregunta del peligro intrínseco del avance de las tecnologías y la maternidad y paternidad como elementos influyentes, ya sea por entorno o por genética. ¿Qué implica ser humano? ¿Qué haría una madre por su bebé? ¿Cómo de importante es el poder de la elección?

    Todos temas interesantes que parecían diluirse en la enésima amalgama de personajes, situaciones, conflictos y giros de guión mil veces vistos, aunque esto era en parte pura apariencia. Tras cinco episodios altamente predecibles, algo cambió para bien y la serie se fue por caminos inesperados y muy estimulantes. Nunca rozó el nivel de la excelencia, pero la cesárea de Molly y la cruzada del matrimonio Woods contra los jefes de la astronauta condujeron la trama por sitios que uno no podría haber adivinado. La odisea de Alan Sparks, casi una trama independiente de potencia emocional, demuestra que el núcleo de la serie está arraigado en la idea de la paternidad como estado inestable, que nos llevará a hacer cualquier cosa. Fisher y sus guionistas logran usar la ciencia ficción como coartada para este cometido, y por ello deben ser destacados. Ese desvío de la trama da pie a unos cuantos capítulos destacables, en los que Molly hace un aliado insospechado y persigue a su bebé alienígena, que puede afectar a la mente humana y así controlarla. Ahí Extant resulta también destacable, en la creación de un villano inquietante, aunque sea por su carácter imparable. Resaltados los mejores aspectos, la serie también incurre en típicos trucos de guión y convencionalismos varios, aunque sin perder nunca un look muy logrado que evidencia un holgado presupuesto. Unos efectos visuales que ayudan a transmitir la sensación de futuro cercano, sobre todo en la trama de Ethan, el niño robot. Su adaptación al mundo y sus subsecuentes cambios plantean pertinentes preguntas sobre los límites de la robótica, aunque suene un poco a déjà vu en algunos de los pasajes de la historia. La inclusión en la historia del ciberterrorismo tambíen suma puntos para una propuesta capaz de esconder bien sus obviedades.

    Extant (Temporada 1)

    Fuera de la familia Woods existe un clásico grupo de secundarios, descritos en mayor o menor profundidad (la Sam de la siempre solvente Camryn Manheim deja de existir tras la amenaza a su hermano) e interpretados con competencia pero poco más. Los peligros de una serie en abierto con una trama tan centrada es que la comparsa de personajes menos importantes tengan historias propias pero desarrolladas a ráfagas. En este sentido el interesante dilema de Yasumoto prometía, pero queda sepultado por el carácter puramente instrumental del personaje y sus cinco ausencias de la temporada. La gran novedad de Extant era el desembarco de la oscarizada Halle Berry en una ficción semanal, en la que también figura como co-productora ejecutiva. La actriz defiende con su talento un personaje decente, con sus contradicciones y claroscuros pero finalmente no memorable. La prueba de que su compromiso con Molly no es total es que Berry le imprime fuerza pero no es capaz de despeinarse. Literalmente, su flequillo no se desmonta ni en el atajo de escenas físicas a las que se somete en estos 13 capítulos. Conforme avanza la temporada, el resto del mundo se va desvaneciendo para dar paso a una suerte de pequeño estudio de personaje centrado en la heroína de la historia. Así, la trama contextualiza la vida de Molly y permite que entendamos sus decisiones, incluso las que pueden resultar más cuestionables.

    Y del poder de la decisión trata el desenlace de la temporada, que no de la historia, cuando Molly vuelva al espacio para evitar la expansión alienígena y sus “hijos” se enfrenten de manera inesperada. Es un cierre inquietante, hermoso en la idea del paradero de Ethan pero que deja preguntas sin responder, allanando el camino para una posible segunda temporada. ¿Esa posibilidad es real? El “no” pesa más que el “sí”, a tenor de los resultados de audiencia y el hecho de que se emitieran dos capítulos dobles, sin ser episodios en partes, para adelantar el desenlace una semana. De ser éste el final definitivo, quedará como una nota pesimista y desdibujada. No debemos olvidar que Extant es parte de un experimento de CBS para tener contenido que emitir en verano, confiando en que temporadas más cortas den mejores resultados artísticos. El problema es que para cuando la serie mejoró, muchos ya habían abandonado la emisión. | ★★ |

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]