Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    San Sebastián 2014 | Séptima jornada. Críticas: 'Tigers', 'Murieron por encima de sus posibilidades', 'Basilio Martín Patino. La décima carta', 'Relatos salvajes' y 'Lasa y Zabala'

    Julia Pollán

    La 'bombita' del día

    Crónica de la séptima jornada de la 62ª edición del Festival de San Sebastián

    Una de las primeras señales que un festival está cerca de su conclusión proviene de la habitación donde te hospedas. Y no por su desorden (inherente, según cada uno) sino por el duro apego a la cama. Élla sabe que la necesitas más que nunca y hace todo lo posible porque no la abandones. En ese momento, con medio cerebro desconectado puede, aún, una responsabilidad que espera el feedback por el trabajo bien hecho. En un día como hoy, sin duda, el refuerzo es negativo y el perro de Pávlov se iría a jugar a la pelota sin pensarlo demasiado. Y es que levantarse con las últimas obras de Danis Tanovic y/o Pablo Malo ha sido un golpe bajo que, aunque siempre alerta, nunca te esperas. Cine con mosca en la esquina, con actores perdidos y con ideas que buscan malinterpretar. Ambas, dos causas judiciales de importante interés. Ambas, dos despropósitos, ahora sí puedo decirlo, indignos de cualquier festival. Llegan tarde, llegan mal.

    Y más con el recuerdo perenne de Magical Girl, presentada en la mañana, que, como era de esperar, ha dejado huella en el respetable. Los componentes del equipo se han dado un baño de multitudes previo a la presentación. Entre esos profesionales reconocidos, asomaba la cabecita de una joven que emociona en la primera parte del largometraje de Vermut. El mundo ha sido suyo durante dos horas. A tanto no llegó Isaki Lacuesta, el enfant terrible del cine vasco. Ni siquiera salió de puerto. Murieron por encima de sus posibilidades fue la gran decepción del día. Un carrusel de bizarradas, válido, como mucho, para una noche de borrachera. Algo para lo que también pudiera funcionar Relatos salvajes, pero por razones muy diferentes. Todo un carnaval de violencia y humor que logra que su dos horas se pasen en un suspiro. El momento emotivo del día lo trajo el documental dedicado a Basilio Martín Patino. Más que por su factura, por su personaje, todo un símbolo viviente de nuestro de cine.

    Tigers

    Tigers

    Dirigida por Danis Tanović.
    Reparto: Emraan Hashmi, Geetanjali, Danny Huston, Khalid Abdalla.
    India,Francia, 2014
    DONOSTIA ZINEMALDIA | COMPETICIÓN

    De esos polvos… | Se esperaba con recelo el viaje de Danis Tanovic a Pakistán, más cuando sus mejores obras (En tierra de nadie, Cirkus Columbia, La mujer del chatarrero) han encontrado a la musa de la originalidad siempre en terreno local. El motivo de Tigers, más que interesante. Por desconocido, principalmente, ya que se asocia a la multinacional referida a connotaciones amables y edulcoradas, valga la licencia. Estamos ante el mal uso, no reseñado, de la famosa leche de fórmula en los países en vía de desarrollo. Los componentes de este producto, mezclado con aguas no potables, provocan una combinación que resulta mortal en neonatos. Un leitmotiv demasiado sugerente como para no trasladarlo al cine, pero que en manos de Tanovic se convierte en un panfleto con numerosas contradicciones. Algo que generará algún fuego artificial; pero poco más. El problema principal reside en la forma con la que describe el cineasta bosnio a ese idealista ex vendedor que intenta derrumbar a un gigante de forma torpe casi inane. Especialmente llamativa es una escena-flashback-repetición (por llamarlo de alguna manera) que intenta sobreexplicar un pequeño detalle del protagonista en cuestión. A partir de ella, nada de que lo cuenta su narrador resulta creíble. Tanovic salta de cliché en cliché para mostrarnos bondadosos artificieros de la salud y malvados capitalistas, y, claro, con demasiadas reiteraciones en el discurso. Tigers es átona e, incluso, desagradable en su forma. Populismo –como demuestra el enorme ovación a su final, la más grande del festival— exacerbado, cine de sobremesa para mayores de 65 años. No hay lugar para la decepción, por otro lado. Tanovic siempre avisa. 13|100. | ★★★ |

    Murieron por encima de sus posibilidades

    Murieron por encima de sus posibilidades

    Dirigida por Isaki Lacuesta.
    Reparto: Raúl Arévalo, Imanol Arias, Bruno Bergonzini, Àlex Brendemühl.
    España, 2014
    DONOSTIA ZINEMALDIA | FUERA DE COMPETICIÓN

    Era una de las propuestas más esperadas por el festival. Y el trompazo ha sido de órdago. Vaya por delante que hay que recalcar que Isaki Lacuesta merece todo el respeto posible. Y no ganado junto a la polémica Concha de Oro por los Pasos dobles, sino a base de valentía, con ejercicios undergrounds que buscan implicar al público, levantando conciencias sin la habitual moralina. Empero, Murieron por encima de sus posibilidades, aún con su interesante punto de partida, es un naufragio en toda regla, muy difícil de digerir. Queda claro tras el fundido a negro que el cineasta vasco busca provocar, por encima de cualquier otro aspecto. Y al filme le pesa esa gana de trascender, rellenándolo de referencias y apostando por una demagogia casi insultante. Atiborrada de cameos, un montaje bastante abrupto nos acerca, una vez más, a la crisis galopante que vivimos. Nada de lo que ocurre en pantalla resulta original o con un atisbo de chispa. Sólo una conjunción de ocurrencias bastante poco acertadas, que funcionan como camino de un final absolutamente deplorable que buscara reventar/molestar al espectador con unas escenas que rebosan hemoglobina. Un sinsentido que suena a burla al espectador. Una afrenta pendiente intentando ser saldada. Una absoluta pérdida de tiempo. 01|100. | ● abyecta |

    Basilio Martín Patino. La décima carta

    Basilio Martín Patino. La décima carta

    Dirigida por Virginia García del Pino.
    Reparto: documental.
    España, 2014
    ZABALTEGI

    Durante la proyección de interesante y clarividente documental de Virginia García del Pino sobre el gran Basilio Martín Patino, se me vino a la cabeza la obra de Julián Franco Lorenzana titulada Rescatando sombras. Lo hizo porque su tono –claramente documental— y su justificación resultan similares. No es otro que aplicar algo de luz a episodios o datos siempre abrigados por la sombra. También, por esa factura algo pedestre –montaje basto, uso de la música poco acertado o la coincidencia rótulos-conversaciones— que indica que Cronos apretó con vehemencia dejando poco espacio al pulimento. Pero, por otra parte, ese no es el foco. La forma es un matiz secundario, lo que importa es el centro de la toma. Allí, aparece un entrañable, y cada vez más desmemoriado, anciano, símbolo de la libertad artística e ideológica. Y no hablo de algo vano. Estamos ante la amenaza del garrote vil, de la muerte por no abrazar a un régimen que deshidrató a un pueblo todavía en el limbo. García del Pino nos traslada a las ideas y razones de filmes como Nueve cartas a Berta (1966) y la clandestina Queridísimos verdugos (1977), crónicas de la España inhóspita y oscura. Obras claves de un talento único, un ejemplo atemporal del cine sin ligaduras. Prueba de ello llega minutos antes del cierre. Un esclarecedor epílogo con los comentarios del propio Martín Patino sobre la Coronación de Felipe VI el pasado 19 de junio. Las herencias, los herederos. | sin calificar |

    Relatos salvajes

    Relatos salvajes

    Dirigida por Damián Szifrón.
    Reparto: Ricardo Darín, Darío Grandinetti, Leonardo Sbaraglia, Érica Rivas.
    Argentina, 2014
    PERLAS

    Ya mi compañero Gonzalo Hernández nos habló desde Cannes de esta locura llamada Relatos salvajes, el gran éxito del cine argentino del año. Un políptico inspirado en Cuentos asombrosos (1985-87), serie de televisión de Steven Spielberg, que crítica, divierte y apasiona. No es fácil dentro de este formato episódico encontrar una homogeneidad cualitativa. Y el mérito de Szifrón es conseguirlo con una facilidad natural. Es por ello, que sus dos horas de metraje circulen a velocidad terminal, dejando con ganas de más… de ese penúltimo capítulo que provoque la última carcajada. El cineasta argentino, con la excusa, no deja títere con cabeza: política, funcionariado, sociedad y pareja. Todo un pack al servicio de un espectador henchido del humor más negro e inteligente. Un impacto tal como el de las Midnight Madness de los ochenta pero con bastante más coherencia y recursos. De entre todos los segmentos, el que interpreta Ricardo ‘Bombita’ Darín es el más iluminado. Por tono, por ritmo, por resolución. Como el actor bonaerense, circulan en pantalla las mejores versiones de Leonardo Sbaraglia, Darío Grandinetti o la sorprendente Érica Rivas, protagonista de una de las bodas más hilarantes del cine reciente. Nada tiene sentido según la perspectiva de Szifrón, o quizá sí. Este mundo loco, siempre patas arribas. Que el caos lo ordene. 84|100. | |

    Lasa y Zabala

    Lasa y Zabala

    Dirigida por Pablo Malo.
    Reparto: Unax Ugalde, Francesc Orella, Oriol Vila, Jon Anza.
    España, 2014
    DONOSTIA ZINEMALDIA | FUERA DE COMPETICIÓN

    No era difícil abarcar, con un material tan jugoso como el de Lasa y Zabala (2014), una crónica que hubiera examinado, de manera fría y analítica, con la distancia propia de un ente omnisciente que sólo deja constancia de los hechos para que el espectador sea el que formule su sentencia, el famoso caso del 83 en torno al asesinato por parte de la policía de dos jóvenes etarras. Sin embargo, y como es habitual en este tipo de creaciones, se desvía por la senda más cómoda y zafia, la de dramatizar los hechos sin pudor, ofreciendo unas perspectivas sesgadas y condicionadas por un maniqueísmo político que paraliza cualquier mínimo intento de dar entidad a la situación o a los personajes. Pablo Malo carece de capacidad analítica, o mejor dicho no le interesa, pues no sólo se toma licencias para enfatizar el melodrama de la víctima y la nula moralidad del villano, sino que se muestra incapaz de ensamblar una narración que no necesite del recurso constante del apostillado con fecha y lugar a costa de un montaje caótico, aunque dinámico. Nos movemos de atrás hacia delante sin demasiada lógica, y sólo al final parece que hay cierto orden, pero los condicionamientos son demasiados. El director alterna los testimonios con secuencias que ilustran lo ocurrido, pero son escenas que en sí mismas son terriblemente manipuladoras, pues imponen a golpe de martillo la constante depravación de unos, para que el público no se olvide en ningún segundo de hacia quién debe dirigir sus simpatías. Todo apuntalado con unos diálogos que en los juicios se vuelven cómicos, por burdos. Reales, sí, pero sin ninguna verosimilitud cinematográfica. El error grave es esa mirada llena de opacidades y tonterías, obcecada en el subrayado moral (por obvio que sea en este caso), pues no era necesario con un material así. Se menosprecia la suficiencia del espectador de ejercer su propio juicio, y, en eso, Laza y Zabala es culpable de todos los cargos. | ★★★ | por Gonzalo Hernández.

    Emilio Luna
    Enviado especial a la 62ª edición del Festival de San Sebastián


    Rueda de prensa: Relatos salvajes



    Rueda de prensa: Magical Girl



    Rueda de prensa: Tigers

    Feelmakers

    2 comentarios:

    1. Me encantó la crítica a Relatos Salvajes, la película es brutal y excelente. Fui al cine a verla casi sin saber de que se trataba y alli me encontre a sala llena aplaudiendo cada capitula, la intro y riendo a carcajadas! Vaya sorpresa!

      ResponderEliminar
    2. ¿Esta semana no hay reseñas de los films que se estrenan? Esperando la crítica de The Drop!

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]