Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Oscars 2015 | Bulgaria apuesta por Bulgarian Rhapsody

    Bulgarian Rhapsody

    24 tentativas, ninguna nominación al Óscar. Tan sólo en 2009, Stephan Komandarev con The World is Big and Salvation Lurks Around the Corner (Светът е голям и спасение дебне отвсякъде), logró pasar el primer corte. A diferencia de su vecina Rumanía, el cine búlgaro crece a fuego lento. Una industria que carece de recursos debido a que las fortunas se invierten en otras materias. De esta manera, sigue anclada en una tercera división que, a corto plazo, parece su lugar definitivo. Este año, con la buena respuesta recibida tanto en Sundance, como Róterdam y Karlovy Vary, parecía que la ópera prima de Maya Vitkova, Viktoria, tenía el terreno expedito para representar a una nación huérfana de posibilidades. Otra opción era la interesante Alienation, de Mirko Lazarov, que había pasado por todo tipo de festivales del circuito independiente europeo. Ambas, propuestas válidas pero con muy pocas posibilidades de imitar, ni siquiera, a Komandarev –que, por otro lado, tampoco era favorito para pasar la primera criba—. Finalmente, ninguna de las dos formará de la partida y será, sorprendentemente, el drama de época, Bulgarian Rhapsody. Un hecho que ha indignado a la prensa búlgara, más que por cuestiones artísticas, porque su director es integrante del comité que debe elegir la representante. Como ven, en todas partes cuecen habas.


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]