Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Recap | True Blood (7x08)

    True Blood (7x08)

    La importancia del pasado

    crítica de Almost Home (7x08) | True Blood (Temporada 7) ★★★

    HBO | EE.UU, 2014. Dirección: Jesse Warn. Guión: Kate Barnow. Creador: Alan Ball. Reparto: Anna Paquin, Stephen Moyer, Ryan Kwanten, Rutina Wesley, Alexander Skarsgård, Chris Bauer, Kristin Bauer Van Straten, Lauren Bowles, Anna Camp, Gregg Daniel, Nelsan Ellis, Noah Matthews, Bailey Noble, Jim Parrack, Nathan Parsons, Adina Porter, Carrie Preston, Deborah Ann Woll, Karolina Widra, Will Yun Lee. Fotografía: Evans Brown. Música: Nathan Barr.

    Con el fin tan cerca, algunas tramas se cierran en este capítulo de True blood, algo superior a los dos últimos pero tampoco un episodio que deje especial poso. La búsqueda de ese “algo” que Tara quería que su madre encontrara no era de carácter sobrenatural ni tenía que ver solo con los efectos del V. Un flashback nos lleva al día en que el padre de Tara abandonó a su familia y la espiral de violencia y alcohol de Lettie Mae (estupenda Adina Porter) tuvo su gran razón. La joven cumplía años y su violento padre llegó a casa antes de tiempo, arruinando su fiesta con Sookie y Lafayette (que ya de joven entendía de estilo). Ese “algo” es una pistola que podría haber acabado con el sufrimiento de la familia Thornton, o haberlos condenado a una vida aún peor. La importancia de esta historia es que la hija perdona a la madre, permitiéndole seguir adelante con su vida. Es la serenidad que da la muerte (experimentada dos veces por Tara) lo que hace que pueda decirle esas palabras a una mujer que le hizo tanto daño. No sé si volveremos a ver a Rutina Wesley en los capítulos restantes, pero si ésta es la despedida de Tara, es un cierre digno. Aunque un servidor hubiera preferido que la vampiresa sobreviviera, todo hay que decirlo. La otra historia que termina es la vida de Violet, que tras contar con todo lujo de detalles cómo iba a torturar a Wade, Adilyn y Jessica, recibe un tiro por parte de Hoyt, evidente estrategema de guión para propiciar el reencuentro con su ex-novia. Hay dos cosas especialmente tristes en la escena de su muerte. Primero, su muerte en sí, porque Violet y Karolina Wydra corroboran que lo que mejor sabe hacer True blood es escribir vampiros psicópatas, cuanto más retorcidos mejor. Segundo, los instrumentos de tortura de la sádica vampiresa son reales, lo que hace pensar que hace siglos la tortura se usaba mucho en las mujeres y con la intención de destrozar su sexo. Terrible.

    Si este Almost home es mejor que el resto es porque es capaz de transmitir una conseguida sensación de nostalgia respecto a los mejores tiempos de la serie. La conversación de Bill y Sookie sobre los planes de Sophie-Anne, la conversación entre Jessica y el desmemoriado Hoyt (Deborah Ann Woll y Jim Parrack siguen teniendo una química estupenda) sobre la pérdida de los progenitores o incluso el cumplido de Jason a los huevos de Big John. Momentos que nos remiten a True blood antes de que el asunto desbarrara en demasiados frentes, presa de las ganas de los guionistas de tocar muchos temas en lugar de concentrar sus esfuerzos en fortalecer las historias. Otra tendencia que vuelve en esta ocasión ha sido la de usar un personaje casi como un espectador de la historia, solo para hacer un comentario sarcástico que divierte a la audiencia y demuestra el sentido del humor de la serie. La reacción de Sookie ante Sarah no tiene precio, así como las pullitas de Pam contra la ex-camarera telepática. Las mentiras de Jessica ante Hoyt no parece que vayan a mantenerse, y es que la atracción natural del humano por la pelirroja vuelve a hacer aparición.

    True Blood (7x08)

    James o la pareja Andy/Holly siguen siendo meras piezas instrumentales en un capítulo que plantea indirectamente la gran pregunta de la Elección. Un vampiro no suele querer morir, y su muerte viene a manos de un factor externo. La enfermedad de Bill hace que el vampiro se encuentre con preguntas que no se ha hecho en más de 200 años. La mortalidad, el legado que deja uno en el mundo, la atracción de la sangre. ¿Merece la pena seguir alimentándose así? Ver como el universo cambia a su alrededor y que el resto está destinado a envejecer y morir, incluida su amada. Eric no se ha estas preguntas, y aún siendo más viejo que Bill no duda un segundo en beber de Sarah, más loca que nunca con sus alucinaciones de Mesías, y tirarla a un lado como un quien termina una lata de cerveza. Es la negativa de Bill, por otro lado altamente previsible, lo que da algo de fuerza dramática al proceso de introspección que lleva viviendo en los últimos episodios y nos lanza a los créditos. | ★★ |

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]