Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Oscars 2015 | The Japanese Dog, la elección rumana

    The Japanese Dog

    No parece el año más propicio para Rumanía. The Japanese Dog (Câinele Japonez-El perro japonés), filme presentado en el Festival de Varsovia y que se pudo ver en España a través del Cineeuropa de Santiago de Compostela, resulta una elección con muy pocas posibilidades de avanzar en la lucha por el Óscar. Ha sido un año bastante mediocre para cinematografía del país de los Carpatos, con muy pocos títulos relevantes y con autores, como Corneliu Porumboiu, abrazando una corriente más experimental. Tudor Cristian Jurgiu, que debuta con este aséptico drama familiar, es el encomendado casi por descartes para conseguir un imposible: la nominación. Tras 31 participaciones, tan sólo una vez Rumanía pasó el primer corte. Fue Cristian Mungiu en 2012 con Más allá de las colinas (După dealuri). Precisamente, el propio Mungiu vivió una de las sorpresas históricas de la categoría al no pasar el primer corte cinco años antes con 4 meses, 3 semanas y 2 días, la mejor película europea de aquel año que demostró el inmaduro criterio de los académicos. El año pasado la academia rumana presentó la sólida Madre e hijo (Pozitia Copilului), ganadora del Oso de Oro en Berlín, pero tampoco fue posible. Rumanía merece esa nominación pero, salvo sorpresa mayúscula, no sucederá esté año. Habrá que esperar a los nuevos trabajos de Cristi Puiu, Florin Serban o, el capitán de la guardia, Cristian Mungiu para armar una candidatura más sólida.

    Al citado Cineuropa asistió nuestra compañera Andrea Núñez, que así valoró The Japanese Dog: «… es lenta, y en muchas secuencias, le falta ángel, duende, carisma o lo que sea la fórmula que dota a las películas de magia y personalidad y sujeta su reminiscencia en el limbo de nuestras memorias. Quizás Tudor Cristian Jurgiu no ha sabido, tras dirigir un par de cortos, dar el salto al largometraje con efectividad y resolución. A resumidas cuentas, constituye una historia sosa a la que, si bien su mejor rasgo es el retrato de los problemas familiares y de la recuperación tras una catástrofe de gran índole como una inundación, le faltan expectativas, nudos y condimentos para configurarse como una propuesta atractiva o cálida capaz de conmover al público».


    Tierra de Dios

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]